Princesa Mako de Akishino de Japón visita Bolivia

15

La princesa Mako de Akishino, integrante de la familia imperial de Japón visita Bolivia para conmemorar los 120 años de la llegada del primer grupo de migrantes japoneses a Sudamérica en 1899. La personalidad de la realeza nipona fue recibida y homenajeada por el gobierno central y la Alcaldía. Hoy visita Santa Cruz.

Su alteza imperial, Mako de Akishino, tiene 27 años. Es la sobrina mayor del actual Emperador de Japón Naruhito y la primera hija del príncipe Fumihito (hermano del actual emperador) y su esposa Kiko, príncipes herederos de Japón. Es hermana mayor de la princesa Kako, y del príncipe Hisahito.

Mako llega a Bolivia tras cumplir con una visita protocolar en el Perú, donde también celebró la llegada de los primeros japoneses al vecino país. Llegó ayer a la ciudad de La Paz donde fue recibida con honores militares a cargo de los Colorados de Bolivia.

Rindió homenaje con una ofrenda floral que colocó ante los restos del Mariscal Andrés de Santa Cruz y Calhumana, acompañada del canciller Diego Pary en la plaza Murillo.

Tras ese acto, ingresó, junto con el canciller al histórico Palacio Quemado, para posteriormente pasar al nuevo palacio del Órgano Ejecutivo donde sostuvo una reunión bilateral con el presidente Evo Morales.

En el encuentro, el Jefe de Estado y la princesa Mako destacaron las relaciones estrechas entre ambos estados desde hace más de 100 años.

Posteriormente, almorzó con Morales y se trasladó hasta el Jardín Japonés. También visitó la línea verde de Mi Teleférico donde realizó un recorrido para apreciar la belleza de la ciudad de La Paz y en horas de la tarde fue declarada “Huésped Ilustre” por el Gobierno Municipal de La Paz.

Desde la tarde de este martes, la princesa Mako realizará una intensa agenda en Santa Cruz donde visitará las comunidades conformadas por inmigrantes japoneses.

La visita de este personaje de la realeza nipona tuvo muchas restricciones para los medios de comunicación con reglas que prohibían como no adelantarse al paso de la princesa, o tomar fotos cuando ella esté comiendo o bebiendo. No concedió entrevistas.

El Diario.