La Paz repunta en manufactura pese a burocracia y contrabando

9

La manufactura del departamento de La Paz muestra un repunte y una tasa de crecimiento que se sitúa por encima del promedio de Bolivia, pese a la burocracia y el contrabando que afectan en mayor medida a la actividad paceña.

“En los últimos 12 años (de 2006 a 2018), la tasa de crecimiento promedio del PIB de la industria manufacturera de La Paz llegó a 4,99%, cuando la tasa de crecimiento promedio de la industria manufacturera de Bolivia alcanzó a 4,87%”, reportó la Cámara Departamental de Industrias de La Paz (Cadinpaz).

La institución hizo notar que si bien la industria paceña mostró crecimiento, también resultó afectada por el contrabando y la “tramitología” del sistema, como dos de los factores que más inciden en la actividad.

“El masivo contrabando y el comercio informal de productos manufacturados; el incremento gradual de los costos salariales; la excesiva cantidad y costos en dinero y tiempo en trámites ante instancias públicas nacionales y subnacionales; la alta presión fiscal (costos impositivos) y la falta de incentivos fiscales regionales y nacionales son frenos al proceso de industrialización de La Paz”, informó Cadinpaz.

Desde hace 12 años, la participación de la industria manufacturera paceña respecto de la industria manufacturera nacional se mantuvo estable en 22,6%.

Los principales sectores industriales de La Paz, que aumentaron su grado de participación respecto de la industria nacional, fueron bebidas y tabacos, textiles, productos de madera y productos de minerales no metálicos e industria farmacéutica.

Los obstáculos de la industria

“La gobernabilidad es uno de los factores más importantes al momento de calificar a una ciudad en su facilidad y apertura para hacer negocios y definir su competitividad. Es justamente esta variable la que ha situado a La Paz entre las peores ciudades de Latinoamérica en cuanto a su competitividad”, informó la revista América Economía en su reportaje Con el futuro en juego, de su edición de junio.

El informe habla del “laberinto de la administración de La Paz”, un gobierno municipal con “exagerada burocracia”, que hace de los trámites un “verdadero infierno” para los ciudadanos.

La publicación detalla que algunos de los trámites más comunes y “engorrosos” que deben afrontar los paceños son de catastro, permiso de construcción y fraccionamiento, en las que se advierte que “la dirección de patrimonio urbano del municipio actúa de forma arbitraria y dictatorial” y que las zonas de valoración homogénea están tan mal asignadas que un predio puede pagar 10 veces más el valor que paga su vecino en impuestos.

A pesar de esas dificultades, la participación de La Paz por concepto de impuestos llegó al 23,7% en la gestión pasada, según reporte del Instituto Boliviano de Comercio Exterior.

Pagina Siete.