Policía abandona Yapacaní tras el hostigamiento permanente de gente que atentó contra antenas

El comandante provincial de Ichilo, Franklin Villazón, informó que anoche los miembros de la Policía se retiraron nuevamente del municipio de Yapacaní luego que fueron hostigados por grupos de personas, que horas antes destruyeron cuatro antenas de comunicación.

«Luego de haber realizado un análisis y luego de haber informado al Comando General y al Comando Departamental, se ha tomado la decisión de nuevamente abandonar el municipio de Yapacaní, es así que en este momento ya nos encontramos o hemos trasladado el Comando Provincial de Ichilo a la localidad de Santa Fe», dijo.

La autoridad policial detalló que inicialmente los grupos violentos se movilizaron ayer desde muy temprano, en inmediaciones de la plaza principal de Yapacaní, departamento de Santa Cruz, exigiendo a la Alcaldía la eliminación de las antenas.

Ellos hicieron ese pedido «porque piensan que la tecnología 5G estaría produciendo la pandemia y provocando los decesos en este municipio (sin embargo, el Ministerio de Obras Públicas reiteró que no existe ninguna antena de este tipo en el país). Se intentó dialogar y hacerles entender de que el tema del COVID-19 es una infección, pero mucha gente se resiste a creer en ello», lamentó Villazón, en entrevista con Cadena A.

Es así que -según la autoridad policial- después de las 15.00 los manifestantes se dieron a la «tarea delincuencial de dirigirse hacia las antenas de comunicaciones para realizar actos vandálicos de terrorismo».

«Han destruido cuatro antenas de comunicación en diferentes barrios. La Policía ha sido rebasada, si bien nosotros hemos estado en todo momento tratando de dar el debido resguardo y protección a la propiedad, tanto pública como privada, hemos visto que la turba enardecida ha procedido a quemar estas antenas y nosotros no pudimos resguardar», lamentó.

Posterior a ase hecho, un grupo se dirigió a la Unidad Operativa de Tránsito porque creían que en ese lugar se encontraba alguna persona aprehendida o arrestada.

De ese modo, «hasta altas horas de la noche hemos sido hostigados permanentemente con uso de petardos, piedras, palos y con llantas encendidas. Por lo cual, se ha tomado la decisión de abandonar ese municipio», reiteró el jefe policial.

Yapacaní es uno de los municipios más conflictivos donde permanentemente la Policía es atacada por grupos de manifestantes.

/EC/ABI

Los comentarios están cerrados.