Mohammed Mostajo, de tener un perfil bajo a restringir acceso a sus RRSS

Ya no se puede acceder a su página pública de Facebook y usuarios manifestaron que fueron “bloqueados” cuando, a través de Twitter, cuestionaron al embajador.

El nombre del embajador de Ciencia y Tecnología Mohammed Mostajo-Radji reapareció en la palestra pública hace pocos días cuando se conoció que publicó un artículo sobre el uso del plasma hiperinmune contra la Covid-19. Sin embargo, en coincidencia con la difusión del paper llovieron las quejas de usuarios que indican que fueron “bloqueados” por el embajador luego de que lo cuestionaran vía Twitter.

Mostajo, de ser activo en sus redes sociales, en las que informaba sobre reuniones o compras de insumos y equipos para la lucha contra la pandemia, pasó a tener el perfil bajo, luego de que estallara el caso respiradores. Su último post en su página pública de Facebook data del 17 de mayo, cuando “aclaró” el proceso de compra de equipamiento e insumos para combatir la Covid-19.

No obstante, en los últimos días, su nombre volvió a la palestra pública cuando se conoció que el embajador había publicado Los tratamientos con COVID-19 a base de plasma en países en desarrollo presentan un alto riesgo de una epidemia de VIH, un artículo científico que escribió junto con el especialista Leonardo Ferreira.

En ese estudio se concluye, entre otros detalles, que, a diferencia de los químicos, como la hidroxicloroquina, que sólo pueden dañar al individuo que los toma, la terapia de plasma puede poner en peligro comunidades enteras.

“En resumen, la terapia de plasma convaleciente es prometedora como un tratamiento transitorio de emergencia para pacientes críticos con Covid-19. (…) En escenarios de escasa capacidad de prueba de patógenos transmitidos por la sangre, pocas regulaciones impuestas y desinformación generalizada y estigma de la enfermedad, la terapia de plasma convaleciente no regulada puede convertirse en una receta para una nueva epidemia de VIH en el mundo en desarrollo”, se lee en el artículo.

En ese documento, Mostajo figura como Embajador de Ciencia, Tecnología e Innovación, Ministerio de Relaciones Exteriores, y se hace referencia, además, a la Misión Permanente de Bolivia ante las Naciones Unidas, Nueva York (EEUU).

Más allá de ese detalle, el artículo fue interpretado por más de uno como una postura que va en contrasentido de las varias campañas que hay en Bolivia sobre la donación de plasma para sanar a pacientes con Covid-19.

Amilcar Barral, diputado de Unidad Demócrata, agrupación a la que representa la presidenta Jeanine Añez, criticó duramente a Mostajo.

“Nosotros haciendo hasta leyes para el otorgamiento de plasma y salvar vidas, instituciones públicas, privadas, negocios y demás, dando incentivos a los que donen plasma hiperinmune y éste viene a meter la pata”, tuiteó el legislador.

Entre el domingo y el lunes, varios usuarios en la red Twitter indicaron que cuando consultaron a Mostajo por los 500 respiradores, fueron “bloqueados” por el embajador. Los tuits de la autoridad están protegidos y sólo los “seguidores aprobados” pueden ver los mensajes.

El 1 de abril, Mostajo informó: “Hasta el momento, lo más difícil ha sido encontrar 500 ventiladores que no solamente cumplan todos los requisitos de la OMS pero también funcionen en altura (…). Los hemos encontrado y los ventiladores estarán llegando las próximas semanas”.

Cuatro dias después, el 5 de abril, Mostajo indicó lo siguiente al respecto: “Veo algunas publicaciones de prensa que me atribuyen la compra de los ventiladores. Esto no podría estar más lejos de lo correcto. (…) Es correcto reconocer que esto fue un trabajo en equipo y mi función fue solamente hacer que las cosas fluyan. No me interesa llevarme las cámaras, me interesa que todos trabajemos por el país”.

De igual forma, la página pública de Facebook en la que el embajador difundía información sobre la lucha contra la Covid-19 ya no se encuentra con el buscador de la red social. En esa página estaban registrados datos como cuando el 20 de marzo Mostajo anunció su decisión de volver a Bolivia para la lucha contra la Covid-19.

A contramano de aquello, en Twitter crearon una cuenta falsa en la que el administrador responde a los usuarios que le plantean interrogantes. “Estaré respondiendo todas sus preguntas siempre y cuando sean preguntas sin faltarme el respeto”, se lee en un tuit fijado.

Página Siete intentó contactarse con el embajador Mostajo para tener una contraparte. Sin embargo, no se tuvo éxito.

Página Siete

Los comentarios están cerrados.