Expertos estiman que regiones recibirán 53% menos por las bajas ventas de gas

13

Debido a las menores ventas de gas y la caída en los precios internacionales del petróleo registrada en semanas pasadas, expertos estiman que las regiones y universidades reciban alrededor de 53% menos de lo presupuestado en el Presupuesto General del Estado (PGE 2020).

Para 2020 se presupuestó, inicialmente, un monto de 9.777 millones de bolivianos por IDH y Regalías, considerando un precio del barril de petróleo proyectado de 51,37 dólares.

“Realizando una proyección hasta fin de año, se estima que los beneficiarios de la renta petrolera percibirán cerca de un 53% menos de los ingresos que estaban presupuestados en el PGE 2020”, señaló el experto en hidrocarburos de la Fundación Jubileo Raúl Velásquez.

De acuerdo con el experto, esta reducción se da por un conjunto de factores, como la caída de precios del petróleo, la reducción de los volúmenes demandados por Brasil por debajo de lo presupuestado y la crisis mundial por la pandemia del coronavirus.

“Un primer elemento a considerar es que el PGE para el año 2020 consideraba un precio promedio del barril de petróleo (Bbl) de 51,2 dólares/Bbl, y un volumen de exportación promedio de gas natural al Brasil de 19 millones de metros cúbicos por día (MMmcd). Sin embargo, como se ha visto en este primer semestre, la cotización internacional del barril de petróleo está muy por debajo y si bien en mayo el precio ha tenido una recuperación, alcanzando un promedio de 35 dólares/Bbl, todavía muy lejano del valor estimado en el PGE”, señala Velásquez.

Otro de los elementos que considera el experto es el fin del contrato de exportación de gas a Brasil en diciembre pasado, por lo cual se firmó una adenda que, según declaraciones de Herland Solíz, expresidente de YPFB, establecía un volumen máximo de entrega de 20 MMmcd y un mínimo de 14 MMmcd.

“Desde enero de este año YPFB y Petrobras Brasil están en el proceso de cierre del contrato (previsto en la cláusula 12 del contrato) y para ello el 6 de marzo se suscribió una adenda al contrato que sin embargo no fue hecha pública, aunque de acuerdo a declaraciones del entonces presidente de YPFB se establece un máximo de 20 MMmcd y un mínimo de 14 MMmcd, lo que de por sí muestra que será muy difícil de cumplir la estimación de 19 MMmcd considerada en el PGN 2020”.

Como tercer elemento, Velásquez cita la reducción de volúmenes exportados a Brasil durante los meses de marzo, abril, mayo y lo que va de junio, por menos de los 14 MMmcd establecidos en la adenda.

“Un tercer elemento a tomar en cuenta es el reciente anuncio de Petrobras Brasil, invocando fuerza mayor a raíz del coronavirus, de reducir los volúmnes de gas demandados, lo que pone en evidencia el descuido en la gestión de mercados de gas natural por parte de las autoridades a cargo del sector, que obliga a reducir la presión en los pozos en producción pudiendo poner en riesgo varios reservorios”.

Por su parte, el especialista en hidrocarburos Bernardo Prado indica que aún es muy pronto para conocer los efectos de la reducción de volúmenes demandados por Brasil en los ingresos de las gobernaciones, municipios y universidades por concepto del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) y regalías. Sin embargo, estimó que los ingresos por exportación de hidrocarburos se reducirán a 1.500 millones de dólares en 2020, cerca de la mitad de lo recibido en 2019 (3.000 millones de dólares) y la cuarta parte de lo recibido en anteriores años, cuando estos ingresos llegaron a los 6.000 millones de dólares.

“En este momento estamos exportando gas con precios del anterior semestre; entonces, los precios siempre llegan con un semestre de retraso, así que va a ser difícil cuantificar con precisión cuánto va a significar esta caída. Sin embargo, en años pasados estábamos recibiendo ingresos de entre 5.000 y 6.000 millones de dólares por exportación, el año pasado hemos llegado a los 3.000 millones de dólares, aproximadamente y este año yo estimo que vamos a estar alrededor de los 1.500 millones de dólares”, explicó.

Prado señala que la demanda de Brasil se ha estado reduciendo desde el año pasado, hasta en un 50% en volumen, por lo que los ingresos se reducirán aún más teniendo en cuenta la caída de los precios del barril de petróleo, mientras que, en el caso de Argentina, si bien se está tratando de cumplir con los volúmenes máximos y mínimos estipulados en la última adenda del contrato (entre 10 y 11 MMmcd en verano y entre 16 y 18 MMmcd en invierno).

“En el caso de Brasil, los volúmenes se han reducido en aproximadamente un 50%, así que deberíamos esperar un 50% menos de ingresos, si los precios se hubieran mantenido, pero los precios han caído, así que los ingresos se van a disminuir en un porcentaje mayor. Con Argentina lo mismo, Argentina está intentando cumplir la adenda, pero los porcentajes, los volúmenes han bajado, por dos razones, si hablamos por este periodo, es porque la industria ha parado, los sectores han parado y la demanda también, pero más allá de eso, la demanda de gas ya estaba bajando porque ellos han encontrado otras alternativas como el Gas Natural Licuado (GNL), que hasta hace algunos años era muy caro y que ahora ya se ha ido equilibrando”, explicó.

Pagina Siete

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More