Proliferan escuelas clandestinas para capacitar en tratamientos estéticos

10

“No necesitas nada más que ser bachiller”, respondió una mujer desde el otro lado del teléfono. Ella explicó que este documento es el único requisito para inscribirse a un curso de estética corporal. La capacitación comenzará en los próximos días y tiene una duración de nueve meses.

La mujer detalló que el curso consta de cinco módulos, en cada uno, el alumno podrá aprender desde nutrición hasta el uso de aparatos para moldear el cuerpo. Las clases se dictan tres días a la semana por cuatro horas. El precio de toda la capacitación es de 1.500 dólares.

La publicidad de este curso se promociona a través de las redes sociales. “Atención La Paz: ¿Te gustaría ser esteticista? Obtén la titulación internacional de estética corporal”, reza la propaganda. Así operan las escuelas clandestinas que ofertan una serie de capacitaciones en tratamientos invasivos de belleza.

Cientos de cursos de estas escuelas ilegales se ofertan en línea en los nueve departamentos del país, incluso hay otros que hasta ofrecen la capacitación vía online. Uno de los expositores y profesores de este tipo de clases era Santos Jaime Castro, más conocido como el Manos de Tijera, que fue enviado a la cárcel hace diez días.

Según las organizaciones de esteticistas, en Bolivia proliferan estos institutos y operan en “una tierra de nadie” porque no hay una regulación o normativa que controle estos espacios. Ante esa situación, las autoridades del Ministerio de Educación alertan a las personas que tengan cuidado con estos centros ilegales.

Página Siete ingresó a las redes sociales para buscar estos cursos y en menos de 15 minutos encontró 10 institutos clandestinos. Estos centros ofrecen capacitaciones para moldear el cuerpo, aplicar botox, realizar un microblading con efecto 3D (técnica del trazado de cejas), yesoterapia, tratamiento de acné, envejecimiento, aumento de labios y estética nasal.

Estas escuelas ilegales enseñan además cómo aumentar los glúteos y cómo colocar plasma. Dan clases también de técnicas de iluminación de piel y emparejamiento del color de la piel, entre otros. Todos estos cursos se dictan sin aval del Ministerio de Educación, pero todos prometen certificados internacionales que son de dudosa procedencia.

De acuerdo con el director general de Educación Superior Técnica Tecnológica del Ministerio de Educación, Edgar Pary, “en Bolivia no tenemos institutos de estética legalmente establecidos”. Ante esa situación, la autoridad advirtió a la población no dejarse engañar con estos centros. “Por más que les ofrezcan cursos cortos de capacitación o actualización. Todo debe tener Resolución Ministerial de Educación. Otro no sirve”.

Para la presidenta de la Asociación de Esteticistas de Bolivia (Asoesbo), Pamela Peredo, estos cursos proliferan en Bolivia porque operan como en una “tierra de nadie”, ya que nadie controla a los centros ilegales que forman a gente en ese ilícito. Aseguró que “ocurren denuncias de un mal servicio e incluso algunas personas sufrieron deformaciones por un mal procedimiento”.

Peredo explicó que una persona que se forma en el rubro de la estética debe ser necesariamente médico. “Es una especialidad dentro de la medicina, no cualquier peluquero o un simple bachiller puede ejercer a esta profesión. Se está jugando con la vida de las personas”, sostuvo.

La representante del sector contó que ningún instituto puede dar estos talleres porque en Bolivia la estética no está reconocida como “una práctica formal”.

Según las normas nacionales, los ministerios de Salud y Educación son las instituciones que deben regular este tipo de formación en el país. “Si se reconoce esa formación, entonces se regulará esta práctica porque así se identificará a los profesionales idóneos para ejercer la estética”, comentó.

“Pedimos por mucho tiempo al Ministerio de Salud que se trabaje en una norma para regular esos servicios. Ahora por fin nos abrieron las puertas”, puntualizó. Lamentó que la Asamblea Departamental de La Paz no convocó al sector para trabajar en la ley departamental de regulación y funcionamiento de centros de medicina estética en La Paz. La norma fue aprobada en grande y en detalle en los primeros días de junio. Luego fue derivada al Ejecutivo para su promulgación.

La norma, impulsada por el asambleísta Gustavo Torrico, regula el ejercicio de estos profesionales ya que indica que todos los médicos formados en estética en el exterior pueden ejercer este oficio en el país. La propuesta busca cubrir un vacío legal para regular estos espacios.

El parágrafo II del artículo sexto de la norma prohíbe que cualquier instituto relacionado a la especialidad de cosmetología, pueda impartir en su malla curricular materias relacionadas a la medicina estética. “Eso es porque hay muchos institutos que ofrecen formación en un par de meses en esa área y eso no es correcto”, dijo Torrico.

El asambleísta indicó que busca la promulgación de la norma con la nueva mesa directiva de la Asamblea Departamental de La Paz. Dijo que espera que sea el próximo jueves ya que el gobernador Félix Patzi no promulgó la norma hasta la fecha.

Sostuvo que tiene la esperanza de que la propuesta sea impulsada por el Ministerio de Salud para que se convierta en una ley nacional. “Esperamos una reunión”, dijo.

Los cirujanos plásticos decidieron presentar una representación a la Asamblea Legislativa Departamental para evitar que la norma sea promulgada. “No puede ser que se avale esta profesión, cuando la estética no es considerada en ninguna parte del mundo como una especialidad y para ejercer esa profesión debe ser avalada de esa forma”, puntualizó el cirujano plástico, Marcelo Uriarte.

pagina Siete.