16.000 empleados de surtidores de GNV corren riesgo de perder sus trabajos.

87

La Asociación Nacional de Comercializadores Privados de Hidrocarburos (Asosur Nacional) se declaró en emergencia y crisis financiera tras verse perjudicados económicamente por la emergencia sanitaria y cuarentena ante covid-19 en el territorio.

El representante del sector en Cochabamba, Diego Ferrufino, solicitó apoyo del Gobierno y aseveró que 16.000 empleados vinculados al área en 800 estaciones de servicio corren riesgo de perder sus trabajos.

“Tuvimos que priorizar el pago de salarios ante cualquier otra obligación es motivo por el que realizamos dos solicitudes a autoridades del sector”.

Los surtidores solicitan diferimiento de pagos de la totalidad de las facturas de comercialización de GNV de los meses de marzo, abril y mayo, “considerando el periodo de la cuarentena”, y eliminación de la multa por potencia no consumida de energía eléctrica en el mismo lapso, “la imposibilidad de venta no es por decisión nuestra, sino por el confinamiento al que ingresó el país”.

Ferrufino afirmó que la coyuntura actual pone en riesgo la continuidad de las empresas del sector y vaticina el despido de alrededor de 16.000 empleados, por lo que pidió a las autoridades del Ministerio de Hidrocarburos, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y Ministerio de Energía señalar día y hora de reunión para que los comercializadores privados puedan exponer sus solicitudes.

FIDES COCHABAMBA