Plácido está con psicólogo, su familia niega que le den de alta pronto y le lee la Biblia

El cocalero yungueño Plácido Cota, el hombre de 30 años que es sinónimo de milagro y que se salvó tras sufrir un accidente con dinamita que le costó una de sus manos, escucha que le leen la Biblia y continúa evolucionando. No obstante, según su familia, todavía el proceso para que lo den de alta es largo.

Viviana, su hermana, afirmó, en contacto con OPINIÓN, que si bien la recuperación de Plácido avanza, “es falsa” la versión que ha sido compartida en las pasadas horas, misma que apuntaba a que en una semana más podrían darle el alta médica.

“Desmentimos la situación, porque está con cuidados delicados. Las heridas que sufrió son intensas. Es por eso que queremos desmentir esa noticia (…). Aún está en una sala aislada. Su recuperación durará más de un mes”, estimó la familiar.

El cocalero, que el 8 de agosto quedó herido de muerte al calor del conflicto de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) y experimentó daños en su organismo, es visitado por pastores de la Iglesia Evangélica y sus familiares suelen leerle la Biblia, al lado de la cama que ocupa en el Hospital Arco Iris.

“Siempre estamos leyéndoselo la Biblia, invitamos a pastores para que vengan a hablarle. Estamos agradecidos con Dios”.

Debido a que la situación que atraviesa es muy difícil, Plácido cuenta con apoyo psicológico. Su familia tiene la instrucción de no mencionarle nada sobre lo que le ocurrió. “Tenemos prohibido tocar el tema por indicaciones de los médicos. Nos damos formas para animarlo”.

Los seres queridos del cocalero, padre de dos niños de 10 y 7 años, entienden que su vida ha dado un giro completo. Agradecen a Dios, en primera instancia, y a los galenos que tomaron a Plácido de la mano.
Opinion

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más