EVO-ARCE TRIPLICARON LA DEUDA EXTERNA: China recibió contratos con un cuarto de la deuda y además se le debe 1,800 MM $us

95

A junio de 2020, la deuda externa pública de Bolivia asciende a $us 11.300 millones y representa el 28,4% del Producto Interno de Bruto (PIB). En los últimos 14 años se incrementó un 244%, pese a ello el BCB asegura que la deuda es sostenible y existe espacio para un endeudamiento responsable frente a la crisis.

De $us 3.285 millones registrados en 2006, la deuda se incrementó a $us 11.300 millones a junio de la presente gestión, según el último Informe de Política Monetaria (IPM), presentado el pasado mes por el Banco Central de Bolivia (BCB).

Los desembolsos netos de deuda externa al sector público en el primer semestre de 2020 fueron menores que en 2019. De acuerdo a criterios internacionalmente aceptados, el saldo de la deuda externa pública del país es sostenible en términos de solvencia y liquidez, asegura el ente emisor boliviano.

Al sexto mes del año, el ratio de la deuda externa pública de mediano y largo plazo (MLP) como porcentaje del PIB representó 28,4%, por debajo de los umbrales de carga de deuda referenciales de organismos internacionales como el Banco Mundial y el FMI (40% del PIB).

Por ejemplo, la deuda pública de Italia en el mismo período llegó a  representar el 158,9% de su PIB, en el caso de Estados Unidos alcanzó el 131,1% y en China el 64,9%.

El ratio de la deuda pública externa boliviana en relación a las exportaciones de bienes y servicios alcanzó a 139,1%, por debajo del umbral de 180%. Igualmente, el indicador de liquidez que relaciona el servicio de la deuda respecto del valor de las exportaciones alcanzó a 10,1%, por debajo del umbral referencial (15%), destaca el BCB.

Estos valores, al ser inferiores a los indicadores internacionalmente definidos, muestran que la deuda externa pública de Bolivia es sostenible y existe espacio para un endeudamiento responsable.

PAGOS

Los desembolsos externos en los primeros seis meses del año llegaron a $us260 millones, que descontado el servicio de deuda realizado durante el periodo determinan transferencias netas negativas de $us148 millones; monto inferior a las transferencias netas registradas en el primer semestre de 2019 (positivas $us193 millones).

Durante el periodo no se logró realizar la emisión de bonos soberanos como estaba previsto en la Ley del Presupuesto y quedaron pendientes de desembolso recursos programados por organismos multilaterales para apoyar a los países en el contexto de la pandemia, se explica en el informe de política monetaria.

FLEXIBILIZACIÓN

El Banco Centra de Bolivia asegura que las iniciativas de financiamiento internacional ofrecen ventanillas de liquidez para enfrentar los problemas sanitarios y económicos emergentes del COVID-19.

Estas iniciativas provienen principalmente del FMI, CAF, Banco Mundial, BID y Fonplata. En este contexto, los directorios de estos organismos internacionales, conscientes de las enormes necesidades de los países, flexibilizaron las condiciones para el financiamiento que provee recursos fundamentales para la atención de la emergencia sanitaria, proyecto de redes de seguridad social de emergencia, apoyo a poblaciones vulnerables, apoyo anticíclico para la emergencia generada, apoyo a la sostenibilidad de las pequeñas empresas y fortalecimiento de las redes de salud.

CRISIS

En un medio de una crisis económica provocada por la pandemia y las cuarentenas aplicadas, una variable importante para reducir los impactos externos son las reservas internacionales, pues son utilizadas para asegurar la estabilidad monetaria de un país y sobre todo es considerado un indicador para las clasificadoras de riesgo internacionales cuando evalúan la deuda soberana de un país.

En ese contexto, en el primer semestre de 2020, las Reservas Internacionales (RIN) de Bolivia se mantuvieron estables. Al 30 de junio de 2020 las reservas alcanzaron un saldo de $us 6.272 millones, levemente por debajo de las RIN al cierre de 2019.

Este valor equivale a 15,8% del PIB, casi 7 meses de importación de bienes y servicios, y cubre más de 5 veces los pasivos de deuda externa de corto plazo, informa el BCB.

En consecuencia, el saldo de las reservas internacionales se mantuvo estable y al cierre del semestre se situó dentro del rango aceptable de acuerdo con criterios internacionales y la deuda externa es sostenible en términos de solvencia y liquidez.

Ante este panorama, el BCB se constituyó en la primera fuente de liquidez tanto del sector público como del sistema financiero.
LA DEUDA CHINA

Bolivia tiene cuatro principales acreedores: el BID, con 3,738 millones de dólares; la CAF, que cobra intereses comerciales por 3,496 millones de dólares; China, con 1,891 millones de dólares; y, los tenedores de bonos por 1,500 millones de dólares.

La deuda con el Eximban de la China representa el 13,4 % de los 184 convenios de préstamos firmados  por el gobierno de Evo Morales y su ministro de Finanzas, Luis Arce y autorizados por la Asamblea Legislativa. 

China desembolsó 1,042 millones de dólares y tiene pendiente otros 849 millones de dólares, dando un total de 1,891 millones de dólares, monto que lo convierte en el principal acreedor bilateral.

La deuda china sirvió para financiar la importación de maquinaria en mal estado de ese mismo país y para contratos abultados con  empresas chinas para la construcción de tres proyectos carreteros que permanecen estancados.

Además, Bolivia obtuvo créditos del BID, la CAF, FONPLATA y del propio BCB para financiar otros proyectos ejecutados también por  empresas chinas. 

CRÉDITOS PARA IMPORTACIONES CHINAS

El gobierno anterior se prestó de China para comprar de ese mismo país lo siguiente :

  • Maquinaria pesada para el Batallón de Ingeniería, 44 millones de dólares. Llegó chatarra o equipo incompleto. 
  • Equipo y maquinaria, 6,9 millones de dólares. 
  • Aviones, por 44 millones de dólares. 
  • 6 helicópteros que no pudieron echar cuelo, por 112 millones de dólares. 
  • Satélite Tupac Katari, que  sirvió poco y que su vida útil está por terminar, por 251 millones de dólares. 
  • Perforadoras YPFB de la CAMC  que llegaron en condición de chatarra, por 64 millones de dólares. 
  • Equipos de seguridad ciudadana, 55 millones de dólares. 

CONTRATOS CAMINEROS

Las carreteras más caras del mundo fueron adjudicadas a empresas chinas con crédito chino y sin licitación. Las tres siguen empantanadas: 

  • Rurrenabaque- Riberalta, por 492,4 millones de dólares. 
  • Doble vía El Sillar, 362 2 millones de dólares. 
  • El Espino- Charagua-Boyuibe, 396.1 millones de dólares. 

También el Eximban otorgó 396 millones de dólares para la planta del Mutún.

OTROS CRÉDITOS PARA EMPRESAS CHINAS

Bolivia financió con recursos propios del BCB y se prestó de terceros, otros 2,259 millones de dólares para financiar proyectos ejecutados por empresas chinas gracias a adjudicaciones sin licitación. 

  • Crédito CAF por 191 millones de dólares para el tramo San Borja- San Ignacio de Moxos, por 191 millones de dólares, adjudicado a la empresa china Harzone Industry Corp. 
  • El BID concedió 92 millones de dólares para el tramo Montero-Yapacani, adjudicado a la Synohidro. 
  • El BCB prestó 553 millones de dólares para que la Synohidro construya la Hidroeléctrica de Ivirizú. 

En proyectos carreteros, las empresas Chinas se llevaron contratos por 2,700 millones de dólares, tal como detalla el siguiente cuadro, publicado en Inversiones Latinoamericanas, en una nota de Juan Pablo Neri. 

EL BCB FINANCIÓ A LA CAMCE   

También el BCB otorgó algo más de 500 millones de dólares para que la china CAMC  se adjudique 6 contratos, entre ellos : una fábrica de cloro y potasio de 178 millones de dólares, Misicuni II por 138 millones de dólares; y la Planta azucarera de San Buenaventura, que no funciona, por 265 millones de dólares.

Esta empresa, gestionada por la ex novia del presidente, Gabriela Zapata, obtuvo un total de 7 contratos y solo  uno, el de las perforadoras para YPFB, estuvo financiado con crédito chino, tal como mencionamos antes.

Las 16 barcazas y dos remolcadores chinos  que nunca llegaron al país se anotan como pérdida del Ministerio de Defensa que mediante la Empresa Naviera de su dependencia pagó por adelantado 30 millones de dólares.

El DRAGÓN HAMBRIENTO

En total, el gobierno de Evo Morales contrajo deudas por  3,265 millones de dólares para beneficiar a proveedores y empresas chinas. De ese total, solo 1, 891 millones de dólares provienen de créditos del Eximban de la China.

A ésto se agrega que Bolivia llena sus mercados con productos chinos gastando  2,000 millones de dólares en importaciones, es decir el doble de la deuda, en tanto que  las exportaciones son insignificantes, son cuatro veces más chicas que la deuda contratada. MAIB –  AP.

Cabildeo Digital