Las frutas y verduras del subsidio cuestan más que en el mercado local

“Una papaya mediana me costó 12 bolivianos”, contó una madre que con factura en mano mostró que el kilo de esa fruta tiene un costo de seis bolivianos. “En el mercado habría pagado cinco bolivianos”, dijo. No es la única. Los reclamos por sobreprecios de varios de los productos del subsidio, en especial de las frutas y verduras, son los más recurrentes.

El kilo de frutilla se vende a 33 bolivianos cuando en los mercados se puede encontrar a la mitad de ese precio. El kilo de limón está a 4,5 bolivianos, pero en el exterior una bolsa de aproximadamente tres kilos por seis. El kilo de sandía del subsidio se da en 24 bolivianos cuando en las calles se vende entre tres y cuatro bolivianos el mismo peso.

En las verduras pasa lo mismo. El kilo de tomate en el subsidio vale 7,50 bolivianos, pero en el mercado está a cinco. Otra de las beneficiarias comentó que por dos kilos de zanahoria pagó 12 bolivianos. “La libra cuesta dos bolivianos en el mercado, por esta cantidad habría pagado entre ocho y nueve bolivianos”, dijo. El kilo de arveja es de Bs 20.

El kilo de carne de pollo está entre 16 y 17 bolivianos cuando en el mercado se vende entre 13,50 y 14 bolivianos. El kilo de carne de res molida en el subsidio está a 67 bolivianos, pero en los centros de abasto la “especial sin grasa” vale 36 bolivianos.

“Lo que más me llamó la atención fue comprar un surtido de frutos secos. La bolsa -que contenía maní, habitas y otros- vale 20 bolivianos cuando en la calle la dan a cinco. Me dieron dos bolsas. Me dicen que este incremento se debe a que nos dan con factura, pero eso sólo debería incrementar un 13% y no tanto”, contó a Página Siete una tercera beneficiaria.

El paquete del subsidio tiene un valor de 2.000 bolivianos. 1.500 se entregan en productos selectos como leche, avena y miel en oficinas del Servicio de Desarrollo de las Empresas Públicas Productivas (Sedem) de la calle Jaimes Freyre. Los restantes 500 bolivianos pueden ser canjeados por productos frescos como verduras, frutas y carnes que se venden en los supermercados y puntos habilitados por el Sedem en Villa Fátima de La Paz o El Alto.

“Recibimos chía y linaza. Estos granos se consumen una cucharada sopera de 15 gramos aproximadamente al día. No creo que las mamás coman todos los días linaza en sus casas, los niños se aburren. Además, hay amaranto, cañahua y cebada, se supone que todo eso debemos alternar. Terminamos el mes con productos que sobran y al siguiente -otra vez- recogemos lo mismo”, cuestionó otra de las madres beneficiarias.

Las primeras denuncias surgieron en un “radiodocumental” de Radio Deseo, conducido por María Galindo, de Mujeres Creando.

Ante las denuncias, la gerente Sedem, Fátima Pacheco, negó ayer -en una conferencia de prensa- los sobreprecios en los productos del subsidio.

Puso como ejemplo tres artículos. Dijo que la lata de dos kilos de leche en polvo se da en Bs 118, pero en el mercado 1,8 kilos está a Bs 129. Indicó que dan el yogur probiótico a Bs 14 y en el comercio está a 15,50. Añadió que entregan el queso a 35 cuando afuera está a 47.

“El pueblo boliviano debe saber que todos estos productos llegan al mismo precio a nivel nacional. Son 40 puntos de distribución que tenemos en el país. Llegamos con brigadas móviles hasta los pueblos indígenas con los mismos precios, no hubo ningún incremento”, afirmó.

Pacheco agregó que los “estándares de calidad” de los proveedores son altos.

Fuente: Pagina Siete.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más