Restricciones obstaculizan desarrollo industrial paceño

7

Las principales restricciones que enfrentan la industria manufacturera paceña y nacional son el contrabando y el comercio informal que compiten en forma desleal y desigual con los emprendimientos formalmente constituidos en la sede de Gobierno, señala el informe de la Cámara Departamental de Industrias La Paz (Cadinpaz).

En 1999, el contrabando en Bolivia se estima que alcanzó a 1.000 millones de dólares y en 2017 llegó a alrededor de 2.300 millones de dólares. Una sustantiva porción de los productos manufactureros que llegan de afuera de forma ilegal y se comercializa en el mercado paceño en desmedro de la producción local con sello “Hecho en La Paz”.

Otra de las restricciones que experimenta la industria paceña y boliviana son los altos costos de los trámites en entidades públicas, que de acuerdo a estudios presentados en la Pre Cumbre Industrial, alcanzan por unidad económica a Bs 20.593 en forma anual y demandan entre 90 a 240 días a cada empresa.

Asimismo, el incremento de los costos laborales y la baja productividad laboral en La Paz y en Bolivia restan competitividad a la industria local en beneficio de las importaciones industriales legales y del contrabando. El país ocupa el quinto lugar entre 10 países en Sudamérica con el salario mínimo más alto y ocupa el último lugar en productividad laboral. El resultado es la pérdida de competitividad de la industria boliviana y paceña frente a otros países.

La alta presión fiscal en Bolivia y por ende en La Paz, también reducen la competitividad de la industria paceña frente a los productos importados. Bolivia ocupa el quinto lugar como país en Sudamérica con mayor presión fiscal. La presión fiscal e alcanza a 17,7 % por encima de Argentina, Colombia, Perú, Ecuador y Paraguay, de acuerdo al Viceministerio de Política Tributaria.

Finalmente, no existen mayores incentivos fiscales (tributarios, aduaneros, trámites, mercados) que impulsen la actividad industrial en La Paz. La Ley de Promoción de Desarrollo Industrial de El Alto de 2004 no tiene los resultados esperados y el Parque Industrial de Kallutaca aún no cuenta con la infraestructura industrial adecuada.

Los industriales aguardan que el sector público emita normas que otorguen tratamiento preferencial para la importación de bienes de capital industrial y así impulsar el crecimiento del sector.

El Diario.