FmBolivia
Radio FmBolivia

Experto plantea que Bolivia y Chile realicen estudio integral del Silala

67

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Tras haber finalizado la fase de alegatos orales y en espera de un fallo por parte de la Corte Internacional de Justica (CIJ), en el juicio por el estatus y uso de las aguas del Silala, presentado por Chile en contra de Bolivia, el analista en asuntos internacionales Andrés Guzmán Escobari planteó la posibilidad de aprovechar el acercamiento y la afinidad ideológica entre ambos Gobiernos para realizar un estudio integral a todo el sistema del Silala, pericias que aún no fueron efectuadas.

El experto sostiene que se debe aprovechar la coyuntura política entre ambos países y promover la realización de estudios mutuos sobre todo el sistema de las aguas en disputa, esto de forma paralela al fallo que pueda emitir La Haya.

“Lo que ambos países deberían hacer, aprovechando además la coyuntura favorable en términos de afinidades ideológicas entre gobiernos, es realizar un estudio integral de todo el Silala porque eso no se ha hecho, hasta ahora no existe ese estudio y lo han reconocido en la corte los chilenos”, manifestó Guzmán en declaraciones a EL DIARIO.

Recordó que durante los interrogatorios a los expertos presentados por Chile, los representantes del vecino país aceptaron no haber solicitado una visita al territorio boliviano para complementar los estudios que respaldaron su demanda.

“El estudio que han hecho los chilenos es solo de su lado, de la frontera, y eso obviamente no se aproxima ni siquiera medianamente a la realidad, la parte más sustancial de los acuíferos está en Bolivia. Entonces los dos gobiernos deberían acordar la elaboración de una investigación mancomunada”, planteó el especialista.

Guzmán puntualizó que estas investigaciones serían externas a lo que eventualmente pueda determinar la CIJ y se acercarían más a un acuerdo sin ningún tipo de intervención por parte de alguna instancia de justicia internacional, “cercano a un acuerdo político entre ambos gobiernos antes de un fallo”, indicó el experto destacando que de esta forma se establecerían los verdaderos porcentajes y la cuantificación del recurso en disputa.

FALLO PENDIENTE

Sobre el fallo, aún pendiente, el analista Andrés Guzmán sostiene que existen dos escenarios extremos en que la Corte puede determinar inclinar su veredicto en favor de alguno de los estados litigantes, en todo caso, de favorecer a Bolivia, se reconocería la existencia del flujo mejorado artificialmente y esto conduciría a obligar una negociación entre Estados.

“En el mejor de los casos, lo que podemos esperar es que la corte diga que existe un flujo artificial y de esa manera se reconozca a Bolivia el porcentaje que le corresponde por ser copropietario del cauce del Silala y un adicional que es la parte artificial que es el agua que no llegaría a Chile de no ser por los canales”, afirmó, puntualizando que este sería el mejor de los escenarios para el país.

Por otro lado, un fallo que favorezca a Chile, conllevaría negar todo tipo de negociación y reconocer el derecho que tiene este país a usar este recurso en su totalidad, como ocurre en la actualidad, sin la obligación de negociar una compensación, como pide Bolivia.

Estas características extremas llevan al especialista a adelantar que La Haya optará por una decisión “intermedia” en la que se inste a los Estados litigantes a dialogar para alcanzar un acuerdo para el uso equitativo de este recurso y se aborde el tema de posibles compensaciones.

“Lo que parece que va ocurrir es que la corte indique que no existe un flujo artificial y Bolivia puede desmantelar los canales tal como Chile sugirió, y en ese caso se desarrollen negociaciones en las que ambos países alcancen un acuerdo para establecer cómo se va manejar el Silala y las respectivas compensaciones, siendo este un resultado intermedio”, sostuvo.

CUESTIONAMIENTOS

En relación a los cuestionamientos y criticas desatadas en el país por causa de la posición boliviana sobre reconocer que el Silala se constituye, en la actualidad, en “un curso internacional de agua singular con caudales superficiales aumentados artificialmente”, Guzmán sostiene que fue lo más sensato dejar de insistir en la posición de negar la existencia de un curso internacional que discurre hacia el país vecino. “No habría sido inteligente insistir en algo que no es verdadero” e ir en contra de la evidencia científica sobre la naturaleza de las aguas.

“Yo creo que se ha hecho bien en reconocer la evidencia científica sobre la naturaleza de las aguas porque es algo que está a la vista y efectivamente las aguas corrían de manera natural antes de las canalizaciones. Los canales no han desviado el agua sino que han aumentado el caudal, en tanto, es nomas un curso de agua internacional”, afirmó.

Finalizó destacando que el equipo jurídico del país ha tratado de obtener un beneficio o sacar algo positivo de los estudios realizados y sustentar la defensa bajo argumentos técnico-científicos, sin embargo, lo más cuestionable de esta controversia es la forma en que se provocó su inicio, mediante amenazas a un Estado.

“Lo que nunca debió haberse hecho es provocar o amenazar con una demanda para finalmente llegar a la corte, en un caso que jamás debió resolverse de esta forma”, sostuvo.

En marzo de 2016, el entonces presidente Evo Morales, anunció que el país acudiría a la CIJ para denunciar que Chile estaba “robando aguas”.

“Hemos decidido, como un país pacifista, que vamos a acudir a La Haya para que Chile respete nuestras aguas del Silala en el departamento de Potosí. Estamos con la legalidad, estamos con el derecho internacional; sin embargo, ayer Chile mediante una autoridad nos responde, nos dice que no, que es un río internacional”, manifestó Morales en su discurso por el Día del Mar.

Tras estas declaraciones, Chile efectivizó una demanda ante La Haya en junio de 2016 y en agosto de 2018 Bolivia respondió con una contrademanda.

FASE DE ALEGATOS

La fase de alegatos orales se desarrolló en la primera quincena de abril de este año, en esta etapa del juicio los profesionales que representan a cada país expusieron sus argumentos para sustentar sus posiciones.

La demanda chilena pide que la Corte declare al Silala como un “curso de agua internacional”, que fluye desde Bolivia y exige se le otorgue derechos iguales sobre este recurso transfronterizo.

Como respuesta, las contrademandas bolivianas solicitan a la Corte declarar que Bolivia tiene pleno derecho sobre los canales instalados en su territorio.

También se solicita a la Corte declarar que Bolivia tiene derecho sobre el flujo mejorado que producen las obras hidráulicas instaladas en su territorio y se aclara que Chile no tiene ningún derecho sobre este flujo porque no se ha suscrito acuerdo alguno.

La tercera contrademanda solicita a la Corte determinar que si Chile, quiere continuar beneficiándose de este flujo mejorado a costa de la canalización instalada en Bolivia, debe negociar un acuerdo que incluya una compensación, a fin de conservar estos canales que generan un perjuicio a los humedales del Silala, protegidos por la Convención de Ramsar.

Durante las audiencias orales en este proceso, las representaciones de ambos países destacaron que sus oponentes hayan reconocido ciertos puntos de sus demandas como la aceptación de que el Silala es un curso de carácter internacional o que Chile reconozca el derecho soberano de Bolivia sobre las obras de canalización en su territorio, además de estar de acuerdo con su desmantelamiento.

Ante este panorama, el especialista consultado por EL DIARIO, adelantó que el único punto a definirse es la tercera contrademanda de Bolivia sobre las negociaciones que incluyan una compensación.

Fuente: El Diario.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas