Transportistas desacatan cuarentena en cuatro vías

Cuatro avenidas, las más importantes en la urbe alteña, como Juan Pablo, II, 6 de Marzo, Laja y Bolivia, son las vías por las que con mayor frecuencia circulan los motorizados del servicio público y privado, vulnerando las normas preventivas de la cuarentena.

Desde hace más de dos meses atrás, el transporte urbano sindicalizado en muy pocas oportunidades pudo respetar las normas de la cuarentena, vulnerando de esta manera las restricciones que significa la época de la pandemia que se vive en el país y el particular en la urbe alteña, donde minibuses y algunos vehículos circulan por estas vías consideradas las más grandes.

En cuanto a la avenida Juan Pablo II, una vía de una longitud inmensa, debido a que existe todavía la prolongación que significa su continuación desde la Ex Tranca de Río Seco, hacia la zona de San Roque, abarcando varios distritos como la 6, 5, 4 y 7, donde la circulación de motorizados de estos dos sectores nunca ha podido parar de forma total.

De la misma forma la avenida Laja, un sector de importante intersección entre varios distritos como el 14, 11, 4 y 9, con una circulación importante del transporte interprovincial y urbano, por la población de Laja y Desaguadero, donde por el número de habitantes que tiene cada uno de estos 4 distritos, existe la necesidad de transportarse, lo cual es aprovechado por los minibuseros sindicalizados.

Mientras que la avenida 6 de Marzo, de la misma forma un sector de constante vulneración por parte de los transportistas urbanos e interdepartamentales, donde en el primer caso las faltas que cometen los operadores de minibuses, comienza desde el sector de Ventilla, Puente Velas, y la Ex Tranca de Senkata, donde el riesgo de contagio del coronavirus, de la población es constante, por el número de personas que circulan por estas zonas.

Muchos de los vehículos del sistema urbano realizan sus recorrido a pesar de las prohibiciones, hacia la Ceja y viceversa, sin que nadie pueda parar esta faltas que cometen los choferes sindicalizados, además de no cuidar la salud de sus pasajeros, corren el peligro de llevar en cualquier momento un contagio del coronavirus a sus hogares.

La avenida Bolivia, que también abarca varios distritos como el 2, 3, hasta llegar al Distrito 4, es un sector de mucha circulación, donde en esta época de la cuarentena muy pocas veces se ha podido advertir una vía vacía, debido a la constante vulneración de las normas de la cuarentena.

Uno de los problemas que la población alteña ha podido advertir en todas estas oportunidades, es la falta de control policial, militar y del propio municipio, vías que por su extensión, en muy pocas oportunidades pudo tener un control que pueda posibilitar sanciones drásticas a los que vulneran las restricciones de circulación que están todavía están en vigencia.

Muchas fueron las oportunidades en que los habitantes de estas zonas lograron hacer llegar sus quejas ante las autoridades de estas tres instancias, pero poco o nada lograron hacer para poner orden y sancionar a los transgresores de estas normas.

Durante todo este tiempo un 95 % de estos motorizados del servicio público como aquellos del transporte privado, nunca lograron cumplir con otra de las condiciones de la restricción como es la bioseguridad, donde de acuerdo con la denuncia de los mismos habitantes de todas estas zonas, lo choferes no llevan barbijo, guantes y otros implementos de aseo, así como la limpieza de sus motorizados, actitud reprochada, de forma continua por los mismos usuarios, quienes en muchas de las ocasiones prefieren no exigir estos requisitos a los conductores a causa de la actitud agresiva que siempre les ha caracterizado.

Es por esta razón que los usuarios desconfían de los compromisos de los choferes, ante una eventual reanudación de actividades y el peligro de masivos contagios dentro de los minibuses.

El Diario

Los comentarios están cerrados.