K’ara K’ara y otros nueve focos de conflicto presionan al Gobierno

El conflicto en K’ara K’ara, al sur de Cochabamba y al menos otros nueve focos de descontento en cinco departamentos, presionan al Gobierno en plena emergencia sanitaria por el Covid-19. Las demandas de los grupos enfrentados son diversas, desde el levantamiento de la cuarentena, hasta la renuncia de autoridades.

El Alto, Ivirgarzama, Cajuata, Eucaliptus, Bermejo, Riberalta, Montero, Yapacaní y la cárcel de Palmasola, son algunos de los lugares en los cuales se han presentado protestas, marchas o bloqueos en los últimos días y semanas y en algunos de estos, también se presentaron enfrentamientos con las fuerzas de orden.

En K’ara K’ara, el más intenso de los conflictos actuales, desde el lunes, los vecinos mantienen cerrado el ingreso al botadero, rompiendo así la cuarentena por el coronavirus. Los pobladores piden que se atienda sus demandas, entre ellas la de flexibilizar esa medida y la realización de las elecciones nacionales.

Adicionalmente, los pobladores también han demandado acceso al agua potable, el cierre del botadero que atiende a la ciudad de Cochabamba y la renuncia de la presidenta Jeanine Añez y el ministro de Gobierno, Arturo Murillo.

Estas últimas dos demandas, han dado a la protesta un caríz político de acuerdo a las autoridades, quienes han acusado al ex presidente Evo Morales y a su candidato presidencial, Luis Arce, de estar detrás del conflicto.

Si bien se ha avanzado en el diálogo entre los pobladores y el Gobierno, con la intervención de autoridades municipales y departamentales, el conflicto continúa.

Otro de los puntos de conflicto importantes se presentó a principios de mes en El Alto, donde manifestantes apedrearon buses y ambulancias que llevaban a personal médico, las demandas fueron la realización de elecciones en un plazo de 90 días, el levantamiento de la cuarentena y la vuelta al trabajo de diversos sectores.

La protesta derivó el pasado domingo en el bloqueo de algunas vías, el cual fue controlado, sin embargo, el descontento se mantiene y existen amenazas de que este se reactive.

Al igual que en K’ara K’ara, el gobierno acuso a los grupos en conflicto de tener móviles políticos.

Otras protestas se llevaron a cabo en el Chapare cochabambino, donde la policía regresó después de casi 5 meses de ausencia y fue expulsada y readmitida en los últimos días de abril.

En Ivirgarzama, en el corazón del trópico, pobladores bloquearon la carretera entre Cochabamba y Santa Cruz pidiendo el paso de combustibles para región, la realización de elecciones y la renuncia de algunas autoridades.

En Montero, uno de los municipios más afectados por el Covid-19, los médicos protestaron por la falta de insumos médicos, la falta de un laboratorio y pidieron acelerar la conclusión y habilitación del Hospital de tercer nivel de la región.

Pagina Siete

Los comentarios están cerrados.