$us 11 mil MM por importación de combustibles según IBCE

21

Durante el periodo del gobierno de Evo Morales la compra de diésel y gasolina para cubrir el déficit de combustibles en el mercado nacional representó más de 11.000 millones de dólares, según un informe del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

En el 2005, los recursos que se destinaron para la compra de combustibles alcanzaron los 190 millones de dólares, y el volumen también siguió la misma tendencia, hasta llegar a los 1.555 millones en 2019.

Las importaciones de combustibles tuvieron un crecimiento vertiginoso, pasaron de 300 mil toneladas en el 2005 a superar los 2 millones de toneladas en el 2019, es decir 586 % en términos porcentuales, a su vez pasó de 190 millones de dólares a 1.555 millones, siendo un incremento de 719 %.

El diésel y la gasolina son los principales productos de importación en Bolivia. El 2019 la importación de diésel alcanzó un nuevo récord sumando 992 millones de dólares, siendo los principales proveedores Argentina con una partición del 31 %, seguido de Chile con el 27 % y Suiza con 13 %.

La importación de gasolina alcanzó un nuevo récord con 563 millones de dólares, teniendo como principales países de origen a Argentina con una participación sobre el total del 28 %, Rusia con 11% y Singapur con 10 %.

ETANOL

Los precios altos del petróleo en el mercado internacional aumentaron el valor de los carburantes, y favoreció a la venta de gas a mercados de Argentina y Brasil.

Sin embargo, el crecimiento del parque automotor en el mercado nacional, incluido los autos “chutos”, provocaron mayor demanda de combustibles, gasolina y diésel.

Por esa razón se incrementó la demanda de combustibles, y a pesar de que está prohibido vender a vehículos indocumentados, se lo hace de forma normal en el área rural.

Por esos motivos, las ex autoridades del sector de hidrocarburos, a sugerencia de los empresarios agroindustriales de Santa Cruz, incursionar en el etanol y reducir las compras.

Pese a que se firmó un acuerdo para la provisión de 150 millones de litros en 2019 a un precio de 0,72 dólares el litro, no se pudo alcanzar la meta, ya que en una ceremonia en septiembre pasado el exvicepresidente Álvaro García Linera dijo que no se podría alcanzar la meta y que la compra estaría bordeando los 120 millones

La suma que debía pagar a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) por los 150 millones de litros de alcohol anhidro, alcanzaba a 106 millones de dólares, a cuatro ingenios (Unagro, Guabirá, La Bélgica y Aguaí).

Sin embargo, la pasada gestión ya se tuvo reclamos por parte de los proveedores, ya que exigían a las autoridades nacionales cumplir el contrato de compraventa, y exigieron adquirir el etanol.

Y a pesar de todos los beneficios indicados por las autoridades y empresarios, la demanda no se incrementó, y por ello congeló la adquisición del insumo para la gasolina.

Pese a esa señal, las nuevas autoridades del sector de hidrocarburos ratificaron el acuerdo y anunciaron profundizar la penetración del etanol al mercado nacional.

En una conferencia de prensa realizada hace una par de semanas, el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, anunciaba que se hará uso de toda la capacidad de las refinerías para la provisión de combustibles, y con esto señaló que se procesaría petróleo importado.

A pesar de las buenas intenciones para bajar los recursos destinados a la importación de combustibles, la situación no cambia y más bien tiende a agudizarse.

El Diario.