Oficialismo y abogados: jurisprudencia avala sucesión, no comunicado del TCP

14

El oficialismo y abogados consideran que la jurisprudencia y la Constitución Política del Estado (CPE) avala la sucesión que permitió a Jeanine Añez asumir la Presidencia y no el comunicado que emitió el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) el 12 de noviembre de 2019.

“La sucesión se basó en la declaración constitucional 003/2001, que es la que presentamos en el debate de las mesas de pacificación que se instaló en la Universidad Católica y luego la hicimos pública. El TCP sacó un comunicado y en él dijo que efectivamente era cierto y esa declaración daba base a la sucesión para la presidenta Jeanine Añez”, explicó el constitucionalista Luis Vásquez, quien jugó un rol importante en la etapa de la sucesión.

Tal aclaración surge después de que el magistrado Petronilo Flores declarara que el comunicado del TCP sobre la sucesión de Añez no es vinculante.

“Es un comunicado que no tiene ninguna relevancia jurídica. El Código Procesal Constitucional solamente reconoce como vinculante las sentencias constitucionales plurinacionales, las declaraciones constitucionales y los autos constitucionales. Ese comunicado no es vinculante”, declaró el tribuno el jueves ante la Comisión de Justicia Plural de Diputados.

La declaración constitucional referida establece lo siguiente: “Frente a una sucesión presidencial, originada en la vacancia de la Presidencia de la República, ocasionada por la renuncia del jefe de Estado y no a un acto de proclamación, no requiriendo de ley ni de resolución congresal para que el Vicepresidente asuma la Presidencia, sino que conforme al texto y sentido de la Constitución el Vicepresidente asume ipso facto la Presidencia”.

Vásquez comentó que en 2001 se hizo la consulta al TCP, institución que emitió la declaración citada. “En 2001 planteamos una consulta al TCP (…), que emitió una declaración constitucional en la que afirma que el Gobierno, en ningún minuto, puede dejar un vacío de poder y la sucesión constitucional se aplica sin la necesidad de votación o ley. Sólo por el hecho de estar en el orden de sucesión constitucional, y si le toca, debe asumir la Presidencia”, afirmó.

El diputado oficialista Gonzalo Barrientos afirmó que en la crisis del 20-O se actuó conforme a las leyes. “La CPE establece la sucesión constitucional; ésta se la produjo y no se necesitaba ningún fallo. Lo único que se hizo, a través del comunicado del TCP, es establecer que se operó con base en la Constitución y, por tanto, tenemos una Presidenta”, manifestó.

El ministro de Justicia, Álvaro Coimbra, tuiteó: “La sucesión de la presidenta fue efecto de la crisis que generó el monumental fraude que llevó adelante Evo Morales. El comunicado del TCP fue un pronunciamiento oficial del ente que interpreta la CPE y que dio línea sobre la salida constitucional”.

Sin embargo, el diputado del MAS Víctor Borda cuestionó la legalidad del mandato de Añez. “Si se sacó un comunicado sin valor legal, tenemos que preguntarnos bajo qué argumento han emitido ese comunicado y si carece de eficacia jurídica, entonces, ese interinato -hasta la promulgación de la ley que admite la prórroga- sería ilegal, nulo de pleno derecho y todos los actos tendrían que ser nulos”, afirmó el legislador.

Evo Morales aprovechó los dichos del magistrado Flores para criticar a Añez. “El comunicado utilizado por la autoproclamada no tiene ningún valor legal”, dijo.

Punto de vista
José Antonio Rivera Constitucionalista

“La sucesión fue constitucional”

Es un comunicado para recordar que existía una declaración constitucional donde el TCP orientó, en el 2001, sobre cómo realizar la sucesión constitucional. En ninguna parte del comunicado dijo que la sucesión debe ser a la actual Presidenta y fue uno general de cómo debe aplicarse la sucesión.

La sucesión constitucional de la señora Jeanine Añez fue absolutamente constitucional y correcta. No existe ningún vicio de nulidad o infracción de la Constitución porque es de conocimiento público que el expresidente Evo Morales presentó su renuncia.

Ese mismo día, la presidenta de la Cámara de Senadores y su primer vicepresidente también renunciaron. La renuncia de Morales debía ser tratada en la Asamblea Legislativa y antes de que suceda eso, el expresidente decidió -por voluntad propia- dejar el país. Por ello, se produjo la cesación de mandato y se activó inmediatamente la sucesión constitucional, que está regulada. Por lo tanto, es plenamente constitucional y legal la asunción al cargo de presidenta de Añez.

Pagina Siete.