Gobierno reactivará investigaciones sobre muertes de Urresti y esposos Andrade

48

El Gobierno anunció el miércoles que reactivará las investigaciones de las muertes de Christian Urresti y de los esposos Andrade, teniente David Andrade y de su esposa Graciela Alfaro, además del tráfico de droga por las hermanas Terán, en la actualidad libres, afines a Evo Morales que renunció a la Presidencia en noviembre por fraude electoral.

“El caso de Margarita Terán y sus hermanas se va a reabrir, el caso de Urresti se va a reabrir, el caso del teniente Andrade se va a reabrir y vamos a investigar”, anunció el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, en declaraciones a radio Panamericana.

Sostuvo que el Gobierno será “implacable” con los jueces y fiscales que incumplan la norma y aseguró que la presidenta Jeanine Áñez tiene “toda la moral” para reabrir esos procesos porque no tiene vínculos con el narcotráfico.

Los tres casos involucran a cocaleros del trópico de Cochabamba antes y durante el gobierno de Evo Morales (2006-2019). El Comité Cívico de Cochabamba declaró un paro para el 11 de enero de 2007. Entonces la población salió en movilización por calles cochabambinas y tuvieron un encontronazo con grupos de choque de cocaleros y dejaron sin vida a Cristián Urresti que entonces tenía 16 años.

Entonces, la capital valluna vivió una de las etapas más violentas de su historia, cuando cientos de cocaleros tomaron las instalaciones de la exPrefectura, pidiendo la renuncia de Reyes Villa lo que enfureció a los ciudadanos cochabambinos que salieron a las calles en defensa de la autoridad.

El segundo involucra a las hermanas de una dirigente afín al MAS, Margarita Terán, detenidas con droga y que después fueron liberadas. Juana y Elba Terán, hermanas de Margarita, fueron detenidas con 146 kilogramos de cocaína el 2008 y fueron liberadas luego de 99 días de permanecer detenidas, pagando una fianza de 150 mil bolivianos. Margarita es una líder del Chapare y tras la liberación de sus hermanas volvió a aparecer de manera cercana al entonces presidente Evo Morales en actos públicos.

Al respecto, Murillo advirtió que “hoy no le digo al juez o al fiscal, la Margarita Terán o las hermanas Terán, son pues de mi partido, suéltalas nomás con 140 kilogramos de cocaína que les has encontrado, no molestes, hermano, yo te voy a hacer un favor el día de mañana. No, yo no voy decir a nadie eso”.

El último caaso está relacionado con las muertes del teniente de Policía David Andrade, de 26 años, y de su esposa Graciela Alfaro, de 19, después de haber sido secuestrados por cocaleros del trópico cochabambino. Las investigaciones de entonces señalaron que el oficial de policía murió por un picotazo en el cráneo y que a su esposa le cortaron los senos y la violaron antes de matarla. En el mismo hecho de sangre también murieron los sargentos Gabriel Chambi y Silvano Arroyo.

En agosto de 2016, el exsenador del MAS y exasesor de Evo Morales, Filemón Escobar (hoy fallecido), recordó que Morales participó en una reunión de 200 personas en Villa Tunari, donde se habría resuelto el asesinato de los esposos Andrade, en octubre del año 2000.

«En reunión de más de 200 personas se resolvió el asesinato de los Andrade (…) en Villa Tunari», dijo entonces Escobar vía telefónica al programa Cabildeo de la periodista Amalia Pando en radio Líder. Pando preguntó: «¿estaba Evo Morales?» y Escobar respondió: «él presidió la reunión, con la Margarita Terán (cocalera), los más radicales».

El ministro Murillo advirtió el miércoles que “aquel juez que tenga un narcotraficante o un terrorista y no proceda como debe proceder, le vamos a abrir un juicio, y aquel fiscal que no cumpla, le vamos a seguir un juicio”, reconociendo que “hay gente que tiene sus tintes azules, hay, por supuesto, pero saben perfectamente, y lo hemos demostrado cuando han hecho escapar a la gente involucrada en el fraude, dos fiscales han ayudado y ahora están en la cárcel, en eso somos y vamos a seguir siendo implacables”.

Pagina Siete.