15% del doble aguinaldo: hay quejas por oferta limitada de productos y precios altos

Después de cinco meses de la implementación del pago 15% del doble aguinaldo, los beneficiarios denuncian oferta limitada de productos, precios altos y problemas técnicos con la billetera electrónica, al momento de hacer las compras. En los puntos de venta autorizados para este beneficio señalan que la lista de artículos disponibles vienen desde las proveedoras y que los problemas técnicos son atendidos por la Agencia de Gobierno Electrónico y Comunicación (Agetic), encargada de la parte tecnológica.

Página Siete recorrió varias sucursales de supermercados y tiendas de zapatos habilitadas para la atención de los trabajadores para verificar las denuncias de la población y constató diferencias de hasta cinco bolivianos en los precios por un mismo producto.

“El apoyo a la industria nacional es una gran medida a la que creo que nadie puede oponerse, el problema es que uno no se siente correspondido. No encuentras variedad en la oferta de nuestras empresas, como si hubieran puesto a disposición solo lo que les conviene o lo que tienen de remate. En los alimentos no es tanto pero si vas por las tiendas Bata o Manaco vas a ver qué tipo de calzados puedes adquirir con tu doble aguinaldo”, manifestó Ronald F. uno de los usuarios del 15%.

El 19 de febrero, el director de la Agetic, Nicolás Laguna, indicó que las ventas con la billetera móvil llegaron a 64,5 millones de bolivianos y que hasta ese momento, 230 mil personas habían habilitado la aplicación para hacer las compras del doble aguinaldo en sus móviles.

Hasta abril -según datos proporcionados por la ministra de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Nélida Sifuentes- los pequeños, medianos y grandes productores vendieron alrededor de 200 millones de bolivianos en productos destinados al segundo aguinaldo. Dijo que 1.200 empresas eran proveedoras.

“La app se bloqueó”

En puertas del supermercado de Emapa en la avenida Camacho de La Paz, hay un letrero que pide a los compradores verificar el funcionamiento de la aplicación del doble aguinaldo antes de ingresar. Los usuarios reportan que esta herramienta presenta varios problemas y nadie les da una solución.

“Mi app estaba funcionando bien pero de repente ya no reconocía mi contraseña y se bloqueó. Resulta que habían subido una actualización y como no la descargué mi cuenta dejó de funcionar. Arreglé el problema dos días después pero por pura suerte porque las líneas habilitadas por la Agetic, nunca contestaron para atenderme”, afirma Ximena Chalco.

Asegura que no es la única con el problema, la cuenta de su esposo se bloqueó por el simple hecho de cambiar de aparato telefónico. “Los de su trabajo se lo desbloquearon, pero no sé cómo”.

No es la única queja, otros usuarios señalan que para reactivar su cuenta la app les pide un código que debe llegar a su celular en un mensaje que en algunos casos llegó más de cinco días después. Otros denuncian que el sistema “se cae” y deben esperar para pagar hasta media hora.

Página Siete solicitó a la Agetic información sobre la plataforma tecnológica y los problemas reportados por los usuarios. Aún se espera la respuesta.

Zapatos nacionales con muy poca variedad

“Solo puede llevar con el segundo aguinaldo los zapatos que tienen la etiqueta de ‘hecho en Bolivia’”, señala una de las vendedoras de una de las sucursales de Bata y Manaco. “La lista viene desde la empresa”, contesta ante la pregunta si habrá modelos más surtidos en otras agencias. “En todas va a encontrar lo mismo”, insiste.

En todas sus agencias los modelos disponibles para el 15% del doble aguinaldo se limitan a calzados tipo escolares, zapatillas abiertas y tipo mocasín y zapatos deportivos “fuera de moda”. Los calzados montañeros, industriales o de moda no están disponibles.

“Ahora que está lloviendo y se acerca el invierno quería comprar botas, botines o por lo menos zapatos cerrados con taco para ir a la oficina, pero sólo se puede comprar los tipo balerinas y mocasines. En las ferias del doble aguinaldo hay modelos más bonitos pero sus precios han subido considerablemente”, lamenta Verónica M. en una sucursal de Bata en el centro de la ciudad.

“Han habilitado prácticamente todas sus líneas porque hay de Marie Claire, Bubble Gummers y hasta Weinbrenner, pero sólo en los modelos más simples. Los bonitos nos dicen que son importados”, cuenta otra compradora.

Para diferenciarlos, los zapatos que si pueden ser adquiridos con la billetera móvil tienen unas etiquetas adicionales a los del fabricante, que lleva el sello hecho en Bolivia. Si bien tienen en esta seña, no todos llevan el precio, situación que genera confusión en los clientes.

Como dijo la vendedora, los modelos se repiten en todas las sucursales, por lo menos en las que están en el centro de la ciudad. Para los compradores las ferias y otras tiendas de calzados completamente hechos en Bolivia tienen más variedad. Pero también ven como desventaja que son más costosos.

Diferencia en los precios en un solo producto

Los beneficiarios señalan que los precios de los alimentos e insumos del hogar en los supermercados habilitados son mayores a los de los mercados populares. Añaden que hay diferencia de costos en un mismo producto de acuerdo al centro de abasto.

“Los precios son más caros que en el mercado, incluso entre supermercados hay diferencia. La caja de 12 bolivianos de avena Princesa en el Ketal estaba unos 21 o 24 bolivianos si no me equivoco y en Emapa estaba más barato”, afirmó una beneficiaria. “En Fidalga este producto cuesta 19 bolivianos”.

Otro de los problemas es que ciertos productos de las empresas proveedoras no están en las listas del doble aguinaldo. Los usuarios se encuentran con la sorpresa directamente en cajas y se ven obligados a dejar el producto o a pagarlo en efectivo.

“Alcé varios productos de Delizia y PIL que tenían la marca de doble aguinaldo pero cuando la cajera los tickeó el sistema lo ha rebotado y justo eran los que se supone que eran más costosos, los otros pasaron normal. No sé si es error del supermercado, del sistema del doble aguinaldo o es que las empresas proveedoras escogen lo que les conviene vender. No debería ser así ya que igual estamos pagando, no es que son gratis o subencionados”, comentó un comprador en la sucursal de Fidalga de la calle Comercio.

El mismo reclamo se repite en Ketal. Este es uno de los comercializadores con más puntos de ventas y productos habilitados.

Desde esta empresa señalaron que esta situación sale de sus manos ya que la lista de productos habilitados para ser comprados con el segundo aguinaldo está fijada en el sistema de la Agetic, dependiente del Gobierno. Cuando identifican este problema la empresa notifica a la estatal para pedir que se incluya el producto rechazado por ser parte del stock de producción nacional, pero la solución llega hasta tres o cuatro semanas después. Mientras tanto los clientes continúan sin poder comprar estos insumos.

Otro de los problemas que reportó este supermercado se refiere a plataforma informática. La falencia se daba tanto en el sistema para los cajeros como en las aplicaciones de los clientes.

Pagina Siete.