De $us 300 a 1.000 van tarifas que cobra Patana en San Pedro

1

En el penal de San Pedro, la renta por una celda sin baño es de 300 dólares y, si tiene uno privado, sube a 500. Además, cada quiosco genera 1.000 dólares al mes. El exalcalde de El Alto Édgar Patana recauda alrededor de 10.000 dólares al mes, porque tiene 15 habitaciones y cuatro tiendas en alquiler, denunciaron reos.

“Patana tiene unas 15 celdas y cuatro quioscos de jugo, sándwiches, cafetería, y tiendas bazar. Él recauda como 4.500 dólares sólo en celdas y otros 4.000 dólares en los puestos, cada una, 1.000. Debió haber invertido unos 150 mil dólares en comprar esas propiedades, pero ahora gana aproximadamente 10.000 dólares cada mes”, reveló a Página Siete una fuente que pidió mantener su identidad en reserva por seguridad.

El 20 de septiembre, los reclusos de esa cárcel enviaron una carta a la Defensoría del Pueblo, en la que denuncian que, sólo en el sector Posta, Patana tiene bienes en alquiler. Entre celdas, puestos de jugos, abarrotes y “tiendas” de ropa, tiene un patrimonio de 300 mil bolivianos.

“Recordemos que el señor Patana entró a la cárcel por enriquecimiento ilícito el año 2015 y no se pudo recuperar el dinero robado (…), Édgar Patana tiene más de 300 mil bolivianos en la cárcel de San Pedro, sólo en la sección Posta, sin contar lo que debe tener en la sección población”, reveló la misiva.

Los cuartos que alquila son de tres por seis metros. Los ingresos más altos se generan de las tiendas. Si se venden, su precio puede ser de 10.000 dólares, reveló una investigación de Página Siete.

“Son de dos por dos metros, pero los alquila a 1.000 dólares mensuales”, detalló la fuente. Agregó que todo incrementa de precio dentro del penal. Por ejemplo, una botella de Coca cola de dos litros que afuera vale ocho boliviano, adentro, vale 18 bolivianos. Un huevo que usualmente cuesta 50 centavos, se vende a 1,50 bolivianos.

“Cada puesto son sólo tres mesitas de plásticos. En la cárcel sólo vende la gente de Patana. Él maneja la asociación de comerciantes”, destacó. Además del alquiler y la alimentación, los presos deben pagar un “seguro de vida” que se incrementa, según “autoridades” del penal.