Cochabamba, «Tierra bendita», celebra efeméride con cientos de obras, inversiones y ofrendas que impulsan su desarrollo

15

Con un exuberante y multifacético paisaje ubicado 2.574 metros sobre el nivel del mar en el centro de Bolivia, el departamento central de Cochabamba, «Tierra bendita», celebra los 209 años del Grito Libertario del 14 de septiembre 1810 repleto de obras gubernamentales que impulsarán su desarrollo, ofrendas y desfiles alegres y multicolores y la expectativa por la elección de su plato bandera entre decenas de exquisiteces gastronómicas.

Es que esta región, con casi dos millones de habitantes y una temperatura promedio de 28 grados centígrados, tiene mucho que festejar, porque comenzó su mes aniversario acompañado por el presidente Evo Morales, quien gobernó durante casi diez días desde sus municipios y garantizó más de 300 millones de bolivianos para fomentar su crecimiento.

«En el aniversario del departamento de Cochabamba desear muchas felicidades, desear mucho éxito a todas nuestras autoridades y los movimientos sociales, (…) son tantas obras, (pero) eso no es regalo de Evo, sino la unidad del pueblo», enfatizó el mandatario en el cierre de los actos protocolares de la efeméride regional.

La celebración está en curso con anuncios importantes porque el Producto Interno Bruto departamental, según el Ministerio de Economía, registró un crecimiento promedio anual de 4,4% entre 2006 y 2018, impulsado por una inversión pública ejecutada por el Gobierno nacional que llegó a los 6.700 millones de dólares.

«La Llajta» querida, como también se la conoce, recibió, además, alrededor de 2.000 millones de dólares por concepto de renta petrolera, en 13 años, así como 200.000.000 de bolivianos en infraestructura y equipamiento para el sistema regular de educación y 1.561 millones de bolivianos en la ejecución proyectos en el marco de los programas «Mi Agua» y «Mi Riego» para democratizar el acceso de agua potable para 1,5 millones de habitantes.

Por si fuera poco, el Gobierno nacional invirtió 1.591 millones de dólares desde 2006 a la fecha en la construcción de 597 kilómetros de carreteras y más de 4 mil millones de bolivianos en la atención en salud, por citar algunas políticas destinadas a fortalecer el desarrollo de «La Llajta» y sus habitantes.

«Son obras de gran magnitud y de gran importancia para Cochabamba», resaltó el gobernador Iván Canelas, entusiasmado por los cientos de obras e inversiones estatales efectuadas en esta «Tierra bendita» como él la cataloga a viva voz.

El júbilo no se hizo esperar porque la población de la ciudad de Cochabamba se vistió de gala con casas embanderadas y calles repletas de coloridos y alegres desfiles cívicos, estudiantiles y militares, junto con ofrendas a la Pachamama y emotivas ceremonias religiosas, ferias gastronómicas y eventos de baile y música tradicional.

La celebración proseguirá este domingo con el anuncio del «Plato bandera de Cochabamba», que será escogido entre cinco de las propuestas culinarias regionales más abundantes y exquisitas, el silpancho, el pique macho, el falso conejo, el chicharrón y el p»ampaku, que hacen que tenga sentido la frase popular que reza: «El qochalo no come para vivir, sino que vive para comer!

Ws/vic/ ABI