Don Mario, Ana, Carmen y otras víctimas del bloqueo de oxígeno

36

“Por favor, hagan pasar a los carros cisterna con oxígeno, les pido de todo corazón, no sean malos… no sean tan malditos…”, con la voz entrecortada, don Mario Limachi grabó ese pedido el martes. Horas después, sus pulmones sucumbieron ante el virus y la falta de oxígeno. El insumo no llegó -ni a él ni a cientos de enfermos- a causa de los bloqueos.

Ana (nombre convencional) falleció por falta de oxígeno el 6 de agosto, el mismo día que dio a luz a un niño sanito en el Hospital Boliviano Holandés de El Alto. Carmen perdió la vida en el Hospital Bracamonte de Potosí esperando un anticoagulante, vital para su tratamiento, que se demoró por el cierre de caminos.

Son apenas tres de las víctimas mortales que no pudieron vencer el coronavirus por la falta de oxígeno, fármacos o insumos.

Hace una semana, el Gobierno denunció ante el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que 31 personas habían fallecido en tres ciudades por falta de oxígeno, que no llegó a causa de los bloqueos. Doce días después, no hay datos ni listas oficiales de los decesos por esta causa.

Esta semana en La Paz el hospital La Portada reportó el fallecimiento de dos pacientes debido a falta de oxígeno. También se supo de la muerte de al menos dos personas en San Buenaventura; pero aún no hay datos confirmados por el Servicio Departamental de Salud (Sedes).
Recién nacidos prematuros precisan oxígeno para vivir.
Foto:Patricio Crooker

Un hombre bueno

Albañil de oficio, don Mario Limachi era un hombre “bueno, trabajador y honesto”, según define la cirujana cardiovascular Ericka Pérez Albrecht. Ella lo atendió en sus últimas horas y luchó sin éxito por conseguir el oxígeno que podía salvarlo.

“Me contacté con don Mario la noche del lunes y ya no podía ni hablar. Era obvio que necesitaba oxígeno e internación probablemente en terapia intensiva”, cuenta la doctora Pérez quien empezó a buscar el insumo en redes internas y públicas.

La especialista, junto con varios colegas, organiza desde hace varios días campañas para adquirir cilindros de oxígeno y repartirlos en los hospitales paceños. “Pero se acaban rápido y no llegan a los pacientes que están en sus domicilios”, lamenta ahora pensando en don Mario.

Tras muchos afanes, logró conseguir un cilindro; sin embargo, no halló dónde cargarlo. “Llamamos a todas las empresas que dan el servicio pero ninguna tenía oxígeno. Una incluso me mandó fotos de sus camiones detenidos en el bloqueo”, cuenta.

El martes, Pérez encontró a Limachi, de 65 años, en el cuarto en el que vivía con su esposa. “Estaba muy mal pero insistía en grabar e hizo un video largo, con reflexiones profundas, del que sólo publiqué la última parte”.

En ese segmento -que se ha hecho viral en las redes sociales- don Mario pide “de todo corazón” a los bloqueadores “que no sean malos”, que dejen pasar los cisternas. Habla con dificultad, se asfixia, le falta oxígeno.

“Ojalá esas sus últimas palabras sirvan para salvar otras vidas”, sentencia la doctora .
El oxígeno en terapia intensiva es vital para evitar el colapso de los pacientes de Covid-19.
Foto:Carlos Sánchez / Página Siete

Se fue el día que dio a luz

El 6 de agosto, Día de la Patria, el Hospital Boliviano Holandés reportó su primera baja a causa de falta de oxígeno que no llegó al nosocomio por los bloqueos.

“Una paciente de 27 años falleció por falta de oxígeno y esta muerte se podía haber evitado. El paro cardiaco se produjo porque el nivel de oxígeno bajó a un 30% que es un nivel crítico; ella debía tener entre 80% a 90% para continuar con vida y no pudimos suministrarlo”, contó Michael Eduardo, el intensivista de turno que atendió a la mujer .

Ana -su verdadero nombre se guarda en reserva a pedido del personal del hospital- falleció el mismo día en que dio a luz a un bebé saludable. “Era paciente de la unidad de Ginecolobstetricia y sospechosa de Covid”, confirmó Herlan Murillo, subdirector del hospital.

El insumo más preciado

En ese nosocomio, como en todos los del departamento, el oxígeno se ha convertido en el insumo más preciado.

“Estamos rotando los balones y esperando al proveedor que no puede llegar por el bloqueo. Hemos tenido felizmente ayuda de familiares que han traído el insumo y hemos tenido que racionalizar las reservas”, explica José Huayta, director del Hospital del Norte en El Alto.

En el centro departamental de referencia Covid, el oxígeno es vital para los pacientes . “Si un enfermo con pulmones dañados no recibe oxígeno puede colapsar en una hora; primero viene un paro respiratorio y después la muerte”, recalca el director del nosocomio que hasta ayer atendía a 20 pacientes en terapia intermedia y 11, en intensiva.

Pero la carencia no sólo afecta a los centros Covid. En el Hospital de la Mujer de La Paz una veintena de bebés prematuros dependen del oxígeno para que funcionen las incubadoras que los mantienen con vida. “Un bebé puede fallecer en 20 minutos si no recibe el oxígeno que necesita”, comenta Hugo Tejerina, director de la unidad Neonatología del nosocomio.

“Estamos en emergencia por oxígeno. No perdimos a ninguno de nuestros bebés pero estuvimos cerca. Gracias a la población que ha donado cilindros. Pero las reservas sólo durarán cuatro días y ya no tenemos plan B porque todos los que nos podían ayudar, ya lo han hecho”, alerta el médico que, como sus colegas, ha tenido que duplicar turnos ante las bajas por el virus.

La alerta se extiende también al norte paceño. Desde el hospital de Caranavi alertan que las reservas de oxígeno de agotan. “Tenemos 10 pacientes en terapia intensiva por Covid pero también están otros casos como neonatos”, informa Henry Mamani, director del nosocomio de referencia en la región.

Ayer mandaron una ambulancia que debe sortear varios puntos de bloqueo para llegar a La Paz donde, esperan, pueda abastecerse de oxígeno y llevar los cilindros a Caranavi. “También necesitamos medicamentos e insumos, si no ¿qué vamos a hacer?”, lamenta el médico.

Su pesar es el de cientos de familias que ven impotentes que pese a sus esfuerzos no consiguen oxígeno para sus seres queridos. “Estoy buscando un botellón para mi papá pero es casi imposible encontrarlo”, lamenta un familiar.

Medicamentos retenidos

Cuando Carmen, de 65 años, contrajo coronavirus en Potosí su familia se alertó. “Ella presentó un resfrío y de pronto empeoró”, cuenta su sobrina. Pronto hubo tres enfermos en la casa y uno de ellos con diabetes.

“En Potosí no encontrábamos medicamentos y anticoagulante que necesitaban mis tíos porque habían comenzado los bloqueos. Así que tuvimos que hacer el viaje hasta Sucre, sorteando trancas, caminando”, relata la sobrina. En esas circunstancias el periplo que debería durar tres horas se triplicó.

“Ese día la medicación llegó a las seis a la tía. No hubo mucho que los médicos puedan hacer, no había anticoagulantes ni antibióticos. Carmen era genial y nos dejó tanto dolor a la familia porque se podía haber salvado si sólo nos dejaban pasar en los bloqueos”, lamenta la sobrina.
Mario Limachi en el video donde pide que dejen pasar oxígeno .
Foto:Captura de Video

No hay cifras ni listas oficiales de decesos

Hace una semana, el responsable de Epidemiología del Ministerio de Salud Virgilio Prieto denunció ante la OEA que los bloqueos que impiden el suministro de oxígeno medicinal a hospitales ya habían provocado la muerte de 31 pacientes con coronavirus.

Según sus datos, hasta el viernes 7 de agosto, en La Paz habían fallecido 23 personas, en Oruro cinco y en Cochabamba tres. La autoridad detalló entonces que esas cifras había sido proporcionada por los Servicios Departamentales de Salud (Sedes).

Consultados por Página Siete, los directores de los Sedes citados no confirmaron la información de Salud.

“Estamos preparando un reporte sobre decesos y situación de todos los centros de salud del departamento de La Paz para entregarlo al Ministerio de Salud. En muchos casos los últimos decesos se deben a falta de oxígeno que no llega a los hospitales”, dijo el director del Sedes La Paz Ramiro Narvaez.

El responsable departamental de Salud de Cochabamba Yercin Mamani aseguró que no tenía registro de decesos por falta de oxígeno por los bloqueos. “No hemos tenido reportes de muertes por esa deficiencia”, declaró.

Henry Tapia, director del Sedes Oruro, informó que en su región no hay confirmación de fallecimientos por falta de oxígeno a causa del cierre de caminos. “Estamos esperando el reporte de la CNS que dijo que había cinco muertos pero hasta ahora no lo ha presentado. En Oruro tenemos oxígeno para unos cuatro días”, informó.

El Gobierno no ha actualizado listas ni cifras de muertes por esa causa.

Pagina Siete