Nadia Cruz asegura que continúa como Defensora y denuncia que la quieren “silenciar”

34

Nadia Cruz, que según el Gobierno concluyó su mandato en 2019, anunció este martes que continuará como defensora del Pueblo, denunció que el Ejecutivo pretende “silenciarla” y acudirá al Legislativo, controlado por el MAS, “para que se pueda interpelar a cada servidor público que obstaculice” su labor.

Aseguró que “este Gobierno transitorio pretende silenciar las actuaciones” de la Defensoría del Pueblo y el anuncio de desconocerla como titular de la Defensoría “refleja la pretensión de dejar al Estado Plurinacional de Bolivia sin institución nacional de derechos humanos”.

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, informó que el mandato de Cruz, que reemplazó en enero de 2019 a David Tezanos Pinto, terminó en el primer semestre de 2019. “El 30 de enero de 2019, el MAS apuesta por esta decisión política (designación de Nadia Cruz como defensora interina), pero existe la sentencia constitucional 0218/2004 que establece que un interinato tiene un tiempo máximo de 90 días”, dijo.

Cruz anunció este martes que acudirá al Legislativo para solicitar la interpelación de autoridades del Ejecutivo que obstaculicen su labor. “Vamos a recurrir ante la Asamblea Legislativa Plurinacional para que se pueda interpelar a cada servidor público que obstaculice el trabajo defensorial y, en su caso, vamos activar todas las vías administrativas, constitucionales y penales contra estos malos funcionarios”, añadió.

Santamaría afirmó que “(el Gobierno) entiende que esta autoridad ejerce el cargo de manera ilegal, por tanto los distintos ministerios del Órgano Ejecutivo, a través de las diferentes instancias en las que se hubiera requerido alguna información a través de la institución (Defensoría), que sea firmada por la señora (Nadia) Cruz, que ha vencido en el mandato, no será atendido, y con una comunicación y en base a la fundamentación legal serán devueltos”.

Cruz afirmó que llamar a que funcionarios públicos para que omitan las solicitudes de la Defensoría es instigación a incumplir deberes, lo cual tendría sanción penal. Aseveró que el Gobierno busca neutralizar a la Defensoría, porque le incomoda verse descubierto e interpelado en la violación de derechos humanos. Anunció que ha pedido a la Federación Iberoamericana de Ombudsman y a otras defensorías que se manifiesten al respecto.

Santamaría afirmó que el accionar de Cruz en el último tiempo tuvo un supuesto “sesgo” político. “Es importante dejar clara nuestra posición porque, además, de percibirse un sesgo político, se percibe también una acción política en varios departamento a través de sus funcionarios (de la Defensoría) que no cumplen la tarea encomendada” pues “hoy tenemos una Defensoría del Pueblo que más parece la Defensoría del MAS”.

Al respecto, Cruz rechazó la acusación de que sirve a los intereses del MAS, sostuvo que, como Defensora, no responde a un partido político, sino a la población boliviana.

Brújula Digital