Maestros y padres ven que la aprobación no es la solución

107

Profesores calificaron la decisión de Cárdenas como “desafortunada”. Pidieron buscar soluciones para que los estudiantes concluyan con el programa 2020.

El domingo, el ministro de Educación Víctor Hugo Cárdenas informó que este año no habrá reprobados en los colegios por la pandemia del coronavirus. Los padres de familia y los maestros no recibieron de buen agrado la decisión. Indicaron que no es la solución al problema que atraviesa el sector y pidieron garantizar el aprendizaje de los estudiantes.

El Ministro de Educación y los sectores involucrados -padres de familia, maestros urbanos y rurales, universidades, colegios privados, entre otros- se reunieron ayer por unas horas y definieron instalar el diálogo para hoy. Cárdenas dijo que se avanzó en la elaboración de una agenda educativa.

“Muchos padres quieren que sus hijos aprendan. No quieren que pasen de curso por decreto”, dijo José Antonio Pereira, presidente de la Asociación de Padres de Familia de Colegios Particulares. Indicó que la determinación del Gobierno “es un anuncio del fracaso de las clases virtuales”.

“¿Cuál es el sentido de que sigan pasando clases virtuales?”, se preguntan muchos padres de familia, según Pereira. “A criterio personal, creo que estamos camino a la clausura del año escolar porque como dijo el ministro no descarta (esta situación). A tanta irregularidad e improvisación creo que el camino es ése”, dijo.

Los maestros rechazaron la medida de Educación. “Nadie está de acuerdo porque no había necesidad de anunciar nada. Lo que se tiene que buscar es un consenso para que todos los estudiantes, donde sea que se encuentren, tengan acceso a la educación. Se tiene que buscar la manera de cómo llegar ahí y no simplemente con un decreto declarativo, que no resuelve absolutamente nada”, dijo Jorge Baldivieso, secretario ejecutivo de la Confederación de Maestros Urbanos.

El dirigente calificó la medida como “desacertada” y “desafortunada”. Lamentó que la determinación sea unilateral y consideró que “todo empeoró con esa declaración”. Pidió buscar soluciones para que alumnos y estudiantes concluyan con el programa previsto para esta gestión.

Baldivieso advirtió que a raíz de esta medida, los ánimos de los profesores y estudiantes podrían bajar. “Hay muchos maestros que hacen un esfuerzo muy grande para tratar de dar a sus estudiantes algo que les pueda servir en la vida y puedan aprender algo más. Con esas declaraciones supongo que todo se derrumba. Es lamentable”, dijo.

Pidió además al Gobierno y a las autoridades de Educación escuchar al sector que pide acceso a internet gratuito y a la tecnología para que los estudiantes puedan pasar clases.

Severo Apaza, secretario ejecutivo del magisterio urbano de El Alto, aseguró que la declaración de la autoridad es totalmente irresponsable y dijo que tanto estudiantes, maestros y padres deben cumplir con sus deberes. “No es una cuestión de aprobar o reprobar así de manera mecánica”, reclamó y consideró que la medida es un fracaso. “Para nosotros es una expresión de incapacidad que demuestra el ministro. Ratificamos todas nuestras peticiones”, explicó.

Andrés Huayta, secretario ejecutivo de la Confederación Nacional de Maestros de Educación Rural de Bolivia, dijo que con la medida el estudiante “pierde la disciplina y formalidad”. “Creo que ningún padre de familia estará de acuerdo con que su hijo pase de curso sin haber generado un proceso de aprendizaje en las diferentes áreas y niveles del sistema educativo”, sostuvo.

Por horas, el Ministro de Educación y los sectores se reunieron en el colegio Don Bosco. Anoche, los maestros rurales fueron los primeros en dejar el encuentro y pidieron dialogar con otra autoridad; además, insistieron en exigir la renuncia de Cárdenas y la abrogación del Decreto Supremo 4260 sobre educación virtual. Recordó que el sector instaló 25 piquetes de huelga de hambre e indicó que hoy protagonizará movilizaciones.

Cárdenas dijo que se logró fijar una agenda con temas como la educación virtual, su implementación, el Decreto Supremo 4260, el acceso a internet, y la existencia de equipos de computación y celulares.

Página Siete