Persecución y detenciones pueden dañar imagen y relaciones del país

Tras las observaciones y preocupación expresada por representantes del departamento de Estado de los Estados Unidos, ante hechos de violencia en el país luego de la detención del gobernador cruceño, Fernando Camacho, parlamentarios de oposición señalaron que las acciones del Gobierno pueden perjudicar las relaciones internacionales y aislar al país ante la comunidad internacional.

Los cuestionamientos se dirigen a la peligrosa imagen que se proyecta desde el país al contexto internacional, al grado de llamar la atención de Estados cuya opinión es importante más allá de las diferencias ideológicas de sus Gobiernos.

Para el diputado por Comunidad Ciudadana, Alberto Astorga, el punto de vista de una potencia como los Estados Unidos siempre debe ser tomado en cuenta, pese a las diferencias que pueda haber a nivel político.

“La opinión de los Estados Unidos es importante, es necesario coordinar con este país más allá de las ideologías a las que nos tiene acostumbrados el actual Gobierno. Todo esto nos puede perjudicar, en las relaciones comerciales, créditos y demás”, sostuvo el legislador paceño en conferencia de prensa.

Señaló además que, el no hacer caso de las observaciones de este y otros países puede dañar la imagen de Bolivia como país y generar un aislamiento perjudicial para los intereses del Estado boliviano. “Podemos quedar aislados al mostrarnos como un país totalmente antidemocrático donde existe persecución política hacia la oposición y la detención ilegal a una autoridad electa”, dijo.

A criterio del parlamentario, las observaciones a la actual situación del país no deben ser consideradas como una injerencia o intromisión extranjera, sino como la preocupación de países amigos e instancias internacionales ante serias denuncias de vulneraciones y persecución política en territorio nacional.

“Aquí no hay ningún tipo de intromisión, simplemente son opiniones de lo que está ocurriendo en nuestro país, hay organismos internacionales que así como Estados Unidos han repudiado la violación de derechos y los juicios, bajo la falsa teoría del golpe”, afirmó.

Esta semana, el secretario adjunto para el Hemisferio Occidental del departamento de Estado de los Estados Unidos, Brian A. Nichols, expresó su preocupación por los hechos de violencia registrados en el país tras la detención del gobernador cruceño, Fernando Camacho, llamando a respetar los derechos humanos y el debido proceso, establecidos en la Constitución Política del Estado y los tratados internacionales.

“Nos preocupan los reportes de violencia en Bolivia desde 28 diciembre. Exhortamos a todos los bolivianos a dialogar por la paz y la unidad y respetar los derechos humanos, que incluyen el debido proceso y la libertad de expresión, establecidos en la CPE y convenciones internacionales”, expresó Nichols desde su cuenta de Twitter.

Desde el Ministerio de Relaciones Exteriores, el canciller Rogelio Mayta, califico estas manifestaciones como una injerencia directa del gobierno de los Estados Unidos en asuntos internos del país. “Comentarios de este tipo no son apropiados en las relaciones internacionales. Las relaciones entre estados se llevan adelante en base al principio de respeto mutuo y no injerencia. Puede entenderse desde esa perspectiva este tuit”, sostuvo la autoridad.

Adelantó que no se presentará un reclamo, sin embargo, se hará un “comentario respectivo” al encargado de negocios de la embajada norteamericana en Bolivia.

Anteriormente, los senadores estadounidenses Dick Durbin, Bob Menendez, Bill Cassidy, Ben Cardin, Tim Kaine y Jim Risch, habían emitido un pronunciamiento conjunto en relación a la situación del país, rechazando la persecución y encarcelamiento de líderes opositores, cuestionando al gobierno del presidente, Luis Arce, por ejecutar “mezquinas venganzas políticas”.

Inmediatamente, el presidente de la Cámara de Senadores, Andrónico Rodríguez, respondió a este pronunciamiento rechazando que el gobierno del presidente Arce atraviese por una supuesta “prueba crítica de liderazgo”, y que la detención del gobernador Fernando Camacho tenga que ver con una venganza. “Repudiamos y rechazamos, la declaración”, expresó desde su cuenta de Twitter.

Fuente: El Diario.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más