YPFB: Víctor Hugo Zamora asume titularidad del directorio y expertos critican

31

El ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, decidió asumir la presidencia del directorio de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) con el fin de “fiscalizar” y “definir políticas” sobre la petrolera estatal. La medida fue cuestionada por expertos del sector, quienes dijeron que la institución requiere de técnicos y no de políticos.

“Hoy (ayer) vamos a tener un hecho de connotación histórica en lo que respecta a fiscalización y definición de políticas de YPFB, vamos a dar cumplimiento a la Ley 970, que establece que el directorio de YPFB debe estar presidido por el Ministro de Hidrocarburos. Hoy vamos a asumir esa presidencia, a la que durante la anterior gestión no se dio curso ni se permitió y, es más, por la información que tenemos se evitó que así ocurra”, afirmó la autoridad en rueda de prensa.

En agosto de 2017, antes de que se promulgue la Ley 970 -que modifica un artículo de la Ley 3058 de Hidrocarburos (2005), que señalaba que el titular de YPFB Corporación será presidente del directorio de YPFB-, el senador Óscar Ortiz cuestionó la decisión, que calificó de inconstitucional porque convertía a YPFB en una dependencia del Ministerio de Hidrocarburos.

No obstante, por las críticas de varios expertos, la disposición no fue concretada por el Ministerio de Hidrocarburos.

Zamora argumentó que la medida se asume en virtud de que un directorio debe estar presidido como ente fiscalizador por una instancia superior y cabeza de sector, para que fiscalice al órgano operativo, en este caso, la institución estratégica de YPFB.

Incluso mencionó que en la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) sucede algo parecido, ya que también está presidida por el ministro del área.

Fuentes allegadas al ministerio y a YPFB afirmaron que esta medida evidencia “fricciones” entre el ministro Zamora y el titular de la petrolera estatal, Herland Soliz, quien ayer no participó de la reunión de directorio.

Incluso señalaron que no hay coordinación entre ambas instituciones, una situación similar a la que ocurrió durante la gestión del entonces ministro Luis Sánchez y Guillermo Achá.

Las repercusiones

El experto en hidrocarburos Hugo del Granado cuestionó la disposición y afirmó que un Gobierno transitorio no debería tomar decisiones sobre la estructura de una empresa como YPFB, menos una asamblea, cuyo mandato está en el límite de sus funciones, ya que debe abstenerse de cambiar leyes y estatutos.

“Este punto es de sentido común, YPFB es una autarquía, es decir, una institución administrativa estatal con personalidad jurídica y patrimonio propio. El ministerio ejerce tuición sobre YPFB para cuidar, guardar o defender; no dirigir, como se pretende cambiar ahora. No se debe permitir que intereses personales o coyunturales vayan contra los intereses del Estado”, dijo.

Del Granado agregó que el ministro es una figura política y no técnica, y la empresa debe estar dirigida por personal técnico.

Comparó que la politización introducida por el MAS fue “tremendamente perjudicial” al sector petrolero y, por ello, el Gobierno debería tomar otro rumbo y no profundizar el daño.

“Hace años, el ministerio presidía el directorio, pero se eliminó esa atribución debido a que esa autoridad nunca asistía a las reuniones y delegaba (sus funciones) a un viceministro o a un director. A cambio se incorporó a un representante del ministerio, de esta manera se mantuvo la centralidad de las decisiones”, rememoró el experto.

Asimismo, el exministro de Hidrocarburos Álvaro Ríos señaló que desde hace años se evidenció en YPFB una “galopante corrupción”, inversiones en proyectos nada rentables pero con fines electoralista (“elefantes blancos”), fuentes de empleo pleno para allegados políticos y parentela de los gobernantes de turno, entre otros hechos.

“(YPFB y ENDE) no tuvieron ni un ápice de gobierno corporativo y fueron manejadas con extrema politización, tornando su futuro incierto como estamos observando con las cifras que van saliendo a la luz pública (…). Si decidimos salvaguardarlas es para que se tornen en sólidos pilares económicos y estratégicos para Bolivia. Deben ser sostenibles y generar utilidades y no ser solo botín para los futuros gobiernos y políticos de turno, como hemos observado”, escribió en su artículo Cómo blindar a YPFB y ENDE de los políticos de turno.

Agregó que para evitar la politización de las grandes estatales se deben cerrar las unidades no productivas y reducir su fuerza laboral a lo necesario. Además, propuso a los candidatos que presenten planes que de forma imprescindible incluyan un “blindaje” de las empresas estatales al poder político de turno.

Elevarán muros y habrá torres en Senkata

El ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, detalló ayer las medidas de seguridad del cerco perimetral de la Planta de Senkata, en El Alto, que tendrá un costo de 68 millones de bolivianos.

Precisó que los predios serán cercados con muros de hormigón armado de resistencia incluso a impactos de vehículos que puedan colisionar con las paredes.

Además, están previstas 56 plataformas de vigilancia de cuatro metros de altura, otras 15 de seis metros altura y se tendrá cinco casetas de vigilancia, que estarán situadas en la “zona crítica” de almacenamiento de combustible, infraestructura que dará seguridad a la instalación que es administrada por YPFB.

En noviembre, la planta fue cercada por un grupo afín al expresidente Evo Morales que exigía su retorno tras renunciar a la Presidencia. Uno de los muros fue dinamitado y causó riesgo de explosión de los carburantes.

Pagina Siete.