Jefe del Ejército afirma que no permitirá intentos separatistas de “vendepatrias”

El comandante del Ejército, Juan José Zúñiga, arremetió ayer contra quienes –según él– promueven una administración federalista y son opositores al actual gobierno, los calificó de “separatistas” y “vendepatrias”. En su discurso por los 212 años de la institución, el militar ofreció su vida al presidente Luis Arce, afirmó que no se quedará en silencio y neutralizará a las “pequeñas logias oligárquicas”.

“Las logias, que enfrentados a lo que denominan un centralismo maldito promueven un federalismo que luego deviene en separatismo (…). No debemos quedarnos en silencio ante los aprestos desestabilizadores de pequeñas logias oligárquicas que van en contra de la unidad de la patria, que se resisten al imperio de la Constitución, vendepatrias que no cesan en su afán estéril de dañar a la democracia”, dijo Zúñiga.

El militar hizo alusión a líderes cívicos y políticos de Santa Cruz ―que en el cabildo del 13 de noviembre hicieron conocer su voluntad de “revisar” la relación con el Estado. Luego surgieron algunas voces, como la del asesor del comité interinstitucional, Jorge Santistevan, quien afirmó: “Se está planteando una nueva forma de estados, un Estado federal o una confederación de estados…”.

Zúñiga dijo que ellos―no respetan la ley y sólo tienen dos caminos: “un golpe de Estado o promover un proceso separatista”. Luego de ese discurso, el presidente Arce tomó la palabra y refrendó la postura política expresada por el jefe del Ejército. “El enemigo interno no descansa y pretende oponerse a las ansias de libertad de nuestros pueblos mediante conjuras antipatrióticas, que se expresan en intentos de división y separatismo”, sostuvo el mandatario.

El gobernador de Santa Cruz, Fernando Camacho, defendió la idea del federalismo como una “medida política histórica”, así como fueron las autonomías. “La unidad del país no se logra con discursos, sino con democracia, con libertad y con gobiernos que respeten las leyes y no aspiren a perpetuarse en el poder a toda costa, utilizando la justicia y persiguiendo a la oposición”.

La senadora de Creemos Centa Rek calificó a Zúñiga como “un peligro” para el país y pidió que sea alejado del cargo. “Es más masista que los del MAS, un mercenario de ese partido, con un discurso extremista, sin una relación con la realidad. Se declaró enemigo y criminalizó a todo el pueblo de Santa Cruz en nombre de un partido y de una ideología”, afirmó.

“Ojalá que ese discurso cargado de odio, de racismo y de servilismo, que mancha el uniforme del Ejército de Bolivia, no esconda detrás una intención más negra y más perversa. Hasta el ‘patrón del Chapare’ (Evo Morales) acusó a Zúñiga de ser experto en sembrar pruebas para inculpar a los opositores de Arce”, dijo la diputada de Creemos Laura Rojas.

El senador de Comunidad Ciudadana (CC) Rodrigo Paz observó que el discurso de Zúñiga revela dos aspectos: “que la crisis al interior del Gobierno es más grave” y que el militar busca congraciarse con el presidente del Estado. Pero pidió a Arce “que se cuide”, porque el “mensaje subliminal” del discurso de Zúñiga es que, si el mandatario no logra vencer a sus rivales políticos, él estaría listo para “asumir el mando de la patria, por sobre la constitución”, señaló.

Zúñiga fue designado comandante del Ejército el 1 de noviembre de este año. En 2014, fue sancionado con siete días de arresto por el desfalco de 2,7 millones de bolivianos que estaban destinados al pago de bonos Juancito Pinto y Dignidad, en la ciudad de Viacha.

Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más