HRW exige investigar violencia ejercida contra periodistas

El investigador para América Latina de Human Rights Watch (HRW), César Muñoz, condenó la violencia contra trabajadores de la prensa durante la cobertura de los conflictos en Santa Cruz de la Sierra el pasado viernes. Exigió a las autoridades garantizar la labor periodística e investigar los hechos.
“Bolivia: Condenamos la violencia contra periodistas que cubren las manifestaciones en Santa Cruz. Las autoridades locales y nacionales deben garantizar la seguridad de los reporteros e investigar las agresiones contra ellos. No pueden quedar impunes”, escribió en sus redes sociales.
El viernes, periodistas que realizaban la cobertura del vigésimo primer día de paro cívico en el departamento de Santa Cruz, que demanda la realización de un censo nacional en el año 2023, fueron agredidos por grupos afines con el gobierno nacional y contrarios a la protesta regional.
La Asociación Nacional de la Prensa (ANP) exigió que cese la violencia contra reporteros, camarógrafos y fotógrafos que cumplen su labor periodística y hacen posible que los ciudadanos sean informados de manera oportuna.

ATAQUES SIN INVESTIGACIÓN
La organización que representa a los medios impresos informó que hasta el momento no se investigó ni se detuvo a los responsables del ataque a periodistas que cubren el movimiento cívico, desde el pasado 22 de octubre.
La mañana del viernes 11 de noviembre, en inmediaciones del Parque Urbano, punto de inicio de la marcha alentada por el oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), donde los periodistas Guíder Arancibia del periódico El Deber y Silvia Gómez de la red televisiva Unitel, fueron agredidos verbalmente.
“Comenzamos a realizar entrevistas y nos acusaron de ser vendidos, de apoyar a los ricos contra los pobres, el discurso de siempre”, relató Arancibia a la Unidad de Monitoreo de la ANP.
Uno de los dirigentes de comerciantes callejeros (gremiales) que organizó la protesta contraria al movimiento cívico de Santa Cruz, René Troncoso, intentó justificar las agresiones verbales al indicar que “respetos guardan respetos; los periodistas también deben mostrar la otra parte (de la noticia)”.
La marcha que se opone al paro cívico avanzó con resguardo policial, para retirar llantas de caucho y banderas colocadas por los vecinos para bloquear el paso de vehículos en respaldo a las determinaciones de un cabildo realizado en octubre pasado, en protesta contra la decisión gubernamental de diferir por dos años el censo nacional que estaba programado para este 16 de noviembre de 2022.
PUBLICIDAD

PERIODISTA AGREDIDO
El hecho de mayor violencia ocurrió cerca al mediodía, cuando la marcha contraria al paro cívico llegó hasta inmediaciones de la rotonda en el mercado La Ramada, donde el periodista Yerko Guevara, de Unitel, fue atacado mientras realizaba un informe en directo.
Un hombre cubierto con barbijo y vestido de negro que surgió del bando de los afines al partido oficialista arremetió contra el enviado de prensa.
Guevara recibió un empujón que lo derribó y en el suelo recibió golpes, hasta que fue protegido por otros periodistas y vecinos. Las imágenes captadas por reporteros mostraron a una mujer que al advertir la gravedad del ataque al periodista caído, se lanzó para cubrir con su cuerpo a la víctima.
El diario El Deber reportó que otro equipo fue atacado, muy cerca del lugar donde se registró la agresión a Guevara. Una turba arrebató una cámara a un periodista de un canal de televisión y la destruyó, según el informe periodístico.

ASESINATO EN GRADO DE TENTATIVA
El 2 de noviembre pasado, el periodista Mario Alberto Rocabado Román, fue víctima de violencia, delito tipificado en el Código Penal como “asesinato en grado de tentativa”. La ANP que reclamó a la Fiscalía el inicio de investigaciones para la aplicación de la pena de 20 años de prisión, que corresponde a un tercio de la pena establecida por no haberse consumado el hecho.
Rocabado y su camarógrafo, Enrique Sánchez, ambos del equipo de prensa de Unitel cubrían enfrentamientos en el municipio de La Guardia, distante a 20 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, fueron atacados esa madrugada por personas “que llegaron junto a la Policía con palos”, según el testimonio del periodista.
Rocabado fue rescatado por vecinos de La Guardia aproximadamente a las 00.45 horas del 2 de noviembre, y las imágenes de varios medios mostraron el rostro y la cabeza del reportero ensangrentada como efecto de la agresión con patadas, golpes de puño y piedras.

El Diario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más