Se dispara un mercado negro de dióxido de cloro en internet y nadie controla

40

Este producto se comercializa sin control a través de las redes sociales y se vende hasta por 500 bolivianos el litro. Pese a no contar con un aval científico se ofrece para tratar Covid y prevenir esta enfermedad.

Sin control y como un supuesto remedio para combatir el coronavirus, en redes sociales se vende una botella de un litro de dióxido de cloro desde 100 hasta 500 bolivianos. Para lograr mayor alcance ofrecen -a través de fotografías- recetas sobre cómo aplicar las dosis, incluso dan consejos sobre cómo usar el producto para supuestamente prevenir el virus. El Gobierno prohibió el uso de este artículo y profesionales advirtieron altos riesgo en la salud en caso de ser consumido.

“Dióxido de cloro orgánico”, “Totalmente garantizado”, “Primero la vida” o “Sí, con dióxido de cloro se puede” son algunos de los anuncios que salen en las redes sociales para ofrecer este producto. Al preguntar por éste, los vendedores fijan puntos céntricos de las ciudades de La Paz y El Alto para en entregar los artículos. Algunos advirtieron incluso que ya se agotaron los productos, pero traerán más a partir de la siguiente semana. Así, la demanda del dióxido de cloro se incrementa en un mercado negro sin control de las autoridades.

Si una persona solicita mayor información, los comerciantes pasan documentos o una “hoja técnica”. En estos documentos se lee que supuestamente el producto fue aprobado por las legislaciones peruana, argentina, uruguaya y colombiana.

Algunas de las personas que venden este producto a través de internet prometen un seguimiento personalizado, además aseguran que pueden dar las recetas de las dosis para prevenir y tratar a un infectado de Covid-19.

«Escuchamos que el dióxido de cloro ayudó a muchas personas, no queremos esperar que llegue el coronavirus a casa y decidimos comprar para estar preparados”, dijo una persona que adquirió el producto a través de las redes.

Pese a la prohibición y las advertencias por parte del Gobierno nacional, en los últimos días se vieron largas filas de gente en farmacias de ciudades capitales como Cochabamba.

Y es que pese a la prohibición del Gobierno y la advertencia de los médicos, la venta del dióxido del cloro se disparó en varias ciudades; además, salió a flote un mercado negro que se mueve y promociona en internet. Hasta la fecha ninguna institución controla este negocio.

La Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnologías en Salud (Agemed), dependiente del Ministerio de Salud, advirtió sobre los riesgos que implica el uso del dióxido de cloro. “No es un medicamento y no cuenta con registro sanitario que respalde su seguridad, calidad y eficacia para sanar Covid-19. Por lo tanto, su elaboración, importación, distribución, comercialización y uso en nuestro territorio es ilegal”, detalla el comunicado de la entidad.

La Agemed explicó que son productos químicos usados para la desinfección u otros usos industriales y que no existe evidencia científica que respalde su uso contra Covid-19 u otras enfermedades que se ofrecen de forma “engañosa” a través de redes sociales u otros medios de comunicación. “Su uso pone en grave riesgo la salud de la población que lo consume o pretende hacerlo”, advirtió la entidad.

El uso del dióxido de cloro fue defendido por varias personalidades del país, como el futbolista Julio César Baldivieso y el líder político Roberto de la Cruz, quienes destacaron las bondades de este producto en su lucha contra el coronavirus. “Como familia tomamos la decisión de consumir el dióxido de cloro. Es un producto que muchos médicos avalan y otros, no. Los que decidimos tomarlo somos nosotros, como familia. Hay varias formas de consumirlo, distintos protocolos. No soy médico, pero me gustaría que investiguen. Hay mucha gente a la que le está haciendo bien. Podemos garantizar que nos está haciendo bastante bien”, dijo Baldivieso. Lo propio hizo De la Cruz, quien aseguró que este producto le hizo bien y lo calificó como “el remedio de los pobres”.

Una de las promotoras de este producto es la doctora Patricia Callispieri, quien en una entrevista con Fides explicó que “se está evidenciando más y más su efectividad en todo rincón de Bolivia”. Aseguró que ya fue a capacitar a los municipios de Guayaramerín y Riberalta (del departamento de Beni), Oruro y muchos otros lugares. “Recibimos testimonios de doctores que están usando (el dióxido de cloro) y que se están sorprendiendo con los resultados”, dijo. Aclaró que este producto se está usando en las fases uno y dos de la enfermedad.

¿Qué es el dióxido de cloro? Según Callispieri, “es un gas que no se produce en la naturaleza. Se activa con clorito de sodio al 29% y ácido clorhídrico al 4%. De esa mezcla resulta el dióxido de cloro, lo cual es diferente del hipoclorito de sodio que es la lavandina. Eso sí mata”, dijo.

Advierten riesgos

El secretario general de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva Adolfo Vásquez no recomienda el uso de este líquido porque su éxito de mejoría en pacientes infectados se puede basar en casos aislados. “Esas mejorías tal vez sean en etapas tempranas, pero no para los moderados sean beneficiosas. De todas formas, mientras no haya una evidencia que respalde el dióxido de cloro, los médicos estaremos en contra de este desinfectante de superficies”, declaró.

El especialista reconoció que el alto consumo de este producto se debe a la imposibilidad de las personas de obtener atención médica porque los sistemas de salud público, privado y de la seguridad social quedaron rebasados. “Su uso es totalmente contraproducente. Sé que debido a la pandemia y la desesperación, la gente está tratando de probar todo lo que se puede, pero hay que tener cautela, porque consumir todo lo que sale en las redes sociales o la televisión puede producir efectos adversos”, explicó el profesional.

¿Qué puede hacer una persona con sospecha de Covid-19? El profesional recomendó, como primera medida, el aislamiento de las personas que comiencen a sentir malestar y en esta etapa recomienda tomar exclusivamente paracetamol y “nada más”. “Lamentablemente no hay ningún tratamiento efectivo para etapas asintomáticas o leves. Si la enfermedad progresa, debe acudir al hospital para un estudio de sangre que marcará la evolución de la enfermedad. Según eso, se categorizará al paciente para ver si requiere el uso del plasma que se administra en etapas tempranas pero que no tiene un 100% de efectividad”, sostuvo.

Vásquez añadió que el único medicamento que demostró efectividad en pacientes que están en un periodo más avanzado de la enfermedad -con requerimiento de oxígeno o ventilación mecánica- es la dexametasona. Se la suministra vía endovenosa por 10 días. “Este es el único medicamento que produjo beneficio en los pacientes y que fue demostrado bioestadísticamente en un estudio que se realizó en Inglaterra”, precisó.

Pero advirtió que la dexametasona no demostró efectividad en pacientes que no requieran oxigeno o que sea preventivo. “Ni el Remdesivir que Estados Unidos está comprando por millones de ampollas, demostró mejoría ni en 1% de los pacientes con Covid. Hasta el momento no hay ningún medicamento eficaz para Covid-19”, sostuvo.

Pese a las advertencias de los médicos y el Ministerio de Salud, en más de cinco regiones las autoridades locales ya dieron el visto bueno al uso de este producto. Incluso algunas como Cochabamba ya debaten la autorización para el uso del dióxido de cloro.

El uso del dióxido de cloro puede producir al menos seis efectos adversos

Ya se produce en universidades y tiene el visto bueno en 5 regiones

Luis Escobar / La Paz

El dióxido de cloro es un desinfectante de superficies y está compuesto de cloro con dos moléculas de oxígeno y no se trata de un medicamento, advirtieron los profesionales. Sin embargo, universidades públicas de Oruro y Tarija ya producen este artículo. Además, más de cinco regiones (Beni, Tarija, Oruro, Pando y Chuquisaca) -entre los Sedes, gobernaciones y municipios- ya apoyan el uso de este producto.

“En caso de ser consumido, puede tener riesgos en la salud. La FDA -entidad que aprueba los medicamentos a nivel mundial- sacó un comunicado en el que está en contra del uso del dióxido de cloro porque puede producir: hepatitis aguda, diarreas, náuseas, vómitos, distrés respiratorio, falla renal y otras dolencias que pueden agravar la reacción de los pacientes y tener más reacciones contrarias que beneficios”, dijo el secretario general de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva Adolfo Vásquez.

El especialista explicó que no hay ningún estudio publicado sobre si alivia o no el Covid. “No creo que lo haya porque los estudios en medicina se los hace a base de medicamentos y el dióxido de cloro no es un medicamento, tan sólo es un desinfectante de superficies”, declaró.

Otro profesional intensivista, que prefirió guardar su nombre, dijo que este compuesto, incluso, al respirarlo, puede corroer las vías respiratorias. “Si lo inhalamos tendremos quemaduras, naumonitis química y edema de pulmón. Si entra en contacto con nuestra piel puede generar dermatitis, o si ingresa a la nariz puede causar úlceras en las mucosas”, dijo.

Pero, ante la desesperación de la gente, las universidades Técnica de Oruro (UTO) y Juan Misael Saracho de Tarija comenzaron a producir este líquido pese a la prohibición del Ministerio de Salud. “Tomamos la decisión de elaborar el dióxido de cloro. Asumimos esa decisión por varias razones. La primera es porque sentimos una desesperación de la gente y sentimos impotencia al no poder hacer nada. Otra es que el índice de letalidad en Oruro es alto y el de recuperados es muy bajo”, sostuvo el rector de la universidad orureña David Ismael.

El rector de la Universidad Juan Misael Saracho de Tarija Gonzalo Gandarillas destacó que en esta casa de estudios también se elabora este producto, pero será de uso para “la desinfección”. Es decir se utilizará únicamente para eliminar el virus en ambientes y elementos inanimados. Pero, el gobernador Adrián Oliva dijo que ya se usó este producto en algunos pacientes. “Ahora estamos debatiendo cómo ampliar y mejorar”.

Oliva anunció que se está adquiriendo el dióxido de cloro. “Todo esfuerzo que hagamos tendrá una recompensa”, dijo.

La Gobernación de Pando y la Asamblea Departamental aprobaron el pasado lunes un convenio con un grupo de médicos que elaborará dióxido de cloro para el tratamiento contra el coronavirus. “Todos los días muere la gente (por causa del coronavirus) y la presidenta (Jeanine) Añez no está colaborando con nosotros y lo que queremos es evitar más muertes”, afirmó Magda Kerdy, miembro de la Asamblea Departamental de Pando.

En esa misma línea, el Concejo Municipal de Sucre recomendó la anterior semana al ejecutivo edil gestionar ante la Universidad San Francisco Xavier de Chuquisaca y las instancias que sean necesarias la producción de dióxido de cloro. La iniciativa se ejecuta con la finalidad de luchar contra la Covid-19, según una nota de prensa de la Jefatura de Comunicación del ente legislativo.

En los últimos días, el alcalde del municipio de Cochabamba José María Leyes dijo que el Concejo Municipal debatirá la posibilidad de la dotación gratuita de dióxido de cloro para que la población que quiera usar el compuesto lo haga de manera voluntaria y gratuita.

Página Siete