Correa y García Linera, detrás de encuestas favorables al MAS

31

El Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) es dirigido por líderes populistas. No tiene permiso del TSE para publicar encuestas.

El expresidente de Ecuador Rafael Correa, el exvicepresidente de Bolivia Álvaro García Linera, entre otros, están detrás de la encuesta publicada en redes sociales sobre la intención de voto para las elecciones del 6 de septiembre, que dan como ganador al candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS) Luis Arce. Es más, le dan la victoria en primera vuelta, con más de 10 puntos de diferencia respecto al siguiente.

La organización que lanzó las encuestas, a pesar de no figurar en la lista de las entidades autorizadas por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) para difundir encuestas, es el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), del que García Linera y Correa son parte de su consejo consultivo.

Y las bolivianos que figuran como parte del equipo de investigación del Celag son las exministras Gabriela Montaño y María Teresa Morales, del entorno cercano a Evo Morales.

También forman parte del consejo consultivo del Celag la diputada del Partido Comunista de Chile Camila Vallejo, quien en varias oportunidades expresó simpatía por Morales; la colombiana Patricia Villegas, presidenta de la cadena Telesur; y el senador colombiano Gustavo Petro, quien, el 10 de noviembre de 2010, el día de la renuncia del entonces presidente boliviano, dijo: “Volvimos a las dictaduras como en los últimos 30 años del siglo XX, la primavera ha terminado”.

La última encuesta es el quinto estudio de opinión que publica el Celag sobre la situación política y social de Bolivia y en la intención de voto favorable al MAS.

Los otros candidatos que participarán en las elecciones del 6 de septiembre obtienen un bajo apoyo de los encuestados.

Encuesta por teléfono

Según su ficha técnica, la encuesta se realizó entre el 13 de junio al 3 de julio de este año a 2.000 personas en una población mayor de 18 años en todo el país, bajo el sistema CATI, es decir, la consulta fue por teléfonos fijos y celulares.

La ficha técnica dice que la entidad realizó el estudio de opinión “a nivel nacional”; sin embargo, en la intención de voto aparte del resultado general, por departamentos sólo se muestra a La Paz y Santa Cruz.

El Celag no está en la lista de empresas especializadas, medios de comunicación, instituciones o entidades habilitadas por el TSE para elaborar estudios de opinión en materia electoral.

Al respecto, Ricardo Paz, vocero de Comunidad Ciudadana, en contacto con Página Siete afirmó que la constante en “sus mediciones es que ellos tienen un sesgo de favoritismo hacia el MAS, siempre”.

Además, el político ve que la presidencia del país se disputará entre Carlos Mesa y Luis Arce. “Lo evidente es que esta elección sigue siendo una elección básicamente de dos contendores, entre el MAS y Comunidad Ciudadana. Eso es algo que se va a establecer con más claridad”, afirmó Ricardo Paz.

Este medio consultó sobre este tema con Edwin Herrera, vocero de Juntos , quien se limitó a decir que no va a comentar “una encuesta sobre la que no se conoce su metodología”.

Sobre la situación de los políticos con miras a las elecciones de septiembre, el analista Marcelo Arequipa plantea la hipótesis de que aquellos puntos que Añez vaya a perder no pasarán directamente a Carlos Mesa, sino se distribuirán entre Jorge Tuto Quiroga, Luis Fernando Camacho y Carlos Mesa.

En tanto, el politólogo Franklin Pareja sostiene que en los comicios próximos “se van a restablecer las mismas condiciones del 20 de octubre”: MAS vs. CC.

El Grupo de Puebla, nacido para apoyar a líderes populistas

Página Siete / La Paz

En los últimos meses se activó en Latinoamérica una línea ideológica y política de la izquierda populista internacional que se articuló en varios frentes, pero la componen los mismos personajes. Uno de ellos es el Grupo de Puebla, integrado por expresidentes de corte socialista, entre ellos el exmandatario de Bolivia Evo Morales y el expresidente de Ecuador Rafael Correa, quien también lidera el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) que publicó la encuesta que da la victoria en primera vuelta al candidato del MAS.

Además de Correa y Morales, en el Grupo de Puebla, que ayer celebró su primer aniversario de creación, están los expresidentes José Mujica de Uruguay, Dilma Rousseff de Brasil, Ernesto Samper de Colombia, Martín Torrijos de Panamá, Leonel Fernández de República Dominicana y José Luis Rodríguez Zapatero de España.

También figuran el exvicepresidente Álvaro García Linera, y las exministras Gabriela Montaño y Teresa Morales como investigadores del grupo.

Una de las acciones del Grupo de Puebla se realizó el 9 de junio, cuando en un comunicado público “solicita a la OEA que convalide los resultados electorales del 20 de octubre de 2019 y declare la legitimidad de la elección a la presidencia de Evo Morales”.

La demanda se basa en un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Pensilvania y la Universidad de Tulane, Rodríguez, Idrobo y Kronick y publicado por The New York Times, en el que asegura que “la OEA no ofreció evidencias de fraude en las elecciones”.

Otra organización también de la línea de izquierda es el Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR, por sus siglas en inglés) que desde noviembre de 2019 publicó dos estudios que aseguran que en Bolivia no hubo fraude electoral. Dichos análisis se publicaron en el diario estadounidense Washington Post.

Punto de vista
MIGUEL SERRANOAnalista de procesos electorales

Este estudio genera dudas

Son varias preguntas que se pueden hacer en torno a cómo se ha elaborado esta encuesta. Sería interesante ver qué tan imparcial ha sido Celag sabiendo que tiene como miembros a personas del anterior Gobierno. Habría que ver la imparcialidad de la entidad.

Por eso no se descarta la tendencia que ha tenido Celag que siempre se ha mostrado con una preferencia más socialista que imparcial en las otras encuestas que ha publicado.

Para comenzar. Una ficha técnica muy interesante. Me aparecen algunas preguntas. Una: mayores de 18 años, ¿si se utilizó un CATI, cómo validaron la autenticidad de los encuestados? Dos: el empleo de teléfonos fijos y celulares. La ficha técnica no señala la forma de obtención de esa muestra, ya que una encuesta poblacional difiere en la dimensión del modelo muestral cuando se habla de celulares, ya que de acuerdo con una normalización un teléfono fijo es de familias o empresas. En el caso de celulares, el análisis es inverso, ya que una persona puede tener más de un celular. Sería interesante tener una mejor explicación de la forma del uso del CATI. Tres, la frase, en la misma proporción poblacional no aplicaría, ya que se requiere un censo de teléfonos celulares y fijos antes que de personas. Cuatro, me llama la atención que la muestra no genere sesgos de género, etario y rural. El índice de tenencia de celulares según un estudio es más en jóvenes que en personas de otros grupos etarios.

Todo esto genera preguntas hacia la entidad encuestadora: la forma en que se ha hecho el análisis, por ejemplo, y el método CATI que han usado tendría que ser en una sociedad un poco más tecnologizada.

Página Siete