Juventus empata sin goles y avanza a la final de la Copa Italia

5

En un estadio desierto, Juventus, con Cristiano Ronaldo como titular, se clasificó a la final de la Copa Italia tras empatar 0 a 0 con Milan en el partido de vuelta de una de las semifinales y sacar ventaja del gol como visitante que había logrado en la igualdad 1 a 1 registrada en la ida.

El otro finalista del certamen se definirá este sábado, cuando Napoli reciba a Inter en el San Paolo, a partir de las 15.00. En el duelo de ida, en Milán, el equipo en el que brilló Diego Armando Maradona se impuso 1 a 0.

Los más de tres meses sin fútbol, se notaron desde el arranque. Lentitud, imprecisión, decisiones desacertadas y algunas piernas fuertes marcaron la pauta. En ese contexto, el local fue superior y tuvo las mejores ocasiones para quebrar la parda en el capítulo inicial.

La más clara fue a los 14 minutos, cuando el árbitro Daniele Orsato, tras un animado debate a distancia con los encargados del VAR, recurrió a la pantalla disponible en el campo y terminó sancionando penal por una mano de Andrea Conti en el área de Milan.

De la ejecución se hizo cargo Cristiano Ronaldo, quien en el duelo de ida disputado el 11 de febrero, cuando el mundo era otro, había convertido el tanto de su equipo desde los 12 pasos. Pero esta vez su potente remate se estrelló contra la base del poste derecho del arco defendido por Gianluigi Donnarumma. En la continuidad de la maniobra, el croata Ante Rebic le aplicó un brutal planchazo en el pecho a Danilo y se hizo acreedor a una indiscutible tarjeta roja.

Con superioridad de efectivos en el campo, la Vecchia Signora consolidó su dominio y generó algunas ocasiones más, entre ellas un zurdazo del francés Blaise Matuidi, que Donnarumma rechazó a puro reflejo, aunque no consiguió gritar. Para Milan, el área en la que esperaba el inoxidable Buffon fue territorio inaccesible.

El complemento no hizo más que profundizar la tendencia del capítulo inicial. Sin demasiada claridad, el local siguió dominando, mientras la visita se replegó bien cerca de su área y apostó a un contraataque que le permitiera conseguir el gol que le concediera el pasaje a la final.

Aprovechando la modificación transitoria que habilitó la realización de cinco cambios, Maurizio Sarri procuró dar más juego a su equipo y en un mismo movimiento mandó a la cancha a Sami Khedira, Adrien Rabiot y Federico Bernardeschi (por Matuidi, Miralem Pjanic y Douglas Costa). Pero ninguno le ofreció soluciones.

El Diario

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More