Piden obras masistas para centros médicos

35

El diputado por Unidad Demócrata (UD) Amílcar Barral pidió usar el museo de Evo Morales en Orinoca y otros elefantes blancos construidos por el masismo en todo el país como centros médicos para atender la emergencia sanitaria del coronavirus, además calificó de “estúpidas” las declaraciones del diputado Edgar Montaño Rojas sobre la existencia de 10.000 infectados.

El legislador mencionó que las sede de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) en Cochabamba, el museo de Orinoca y el centro de alto rendimiento de Cochabamba sean convertidos en centros, en los que se atiendan las contingencias sanitarias por el coronavirus, señalando que se les deben dar utilidad a los elefantes blancos construidos por la gestión del movimiento al socialismo.

Señaló como uno de los ejemplos más patéticos el de un hospital en la región de los Yungas que a la fecha funciona como mercado.

“Tenemos en nuestro país lugares que están de elefantes blancos que no los están utilizando y que tienen las instalaciones para ser adecuados tranquilamente para un hospital de prevención y tratamiento por lo menos para ese tema, por ejemplo la sede de la Unasur que se está llenando de maleza porque no se lo utiliza”, añadió.

Con relación a las palabras vertidas por un diputado masista el día lunes en las que indicaba sobre la existencia de varios infectados con coronavirus en la ciudad de la paz, fueron calificadas como una clara muestra de intentar politizar la emergencia sanitaria por la que atraviesa el país.

“Me parece una declaración estúpida de un diputado, de una autoridad, que venga y especule que hay más de 10.000 infectados en La Paz, que sea más responsable y vaya a decir al Ministerio de Salud que aquí hay un infectado. No puede, una autoridad, largar así nomás cifras” señaló Barral calificando de irresponsables las declaraciones del diputado masista.

Lamento que psicosis en el país esté reinando por culpa de alguna gente que desinforma y se tenga que lamentar que haya enfermos que estén peregrinando de un hospital a otro sin que los reciban precisamente por el miedo a esta enfermedad.

El Diario.