FmBolivia
Radio FmBolivia

Jóvenes, refuerzo principal de la vigilia nocturna en La Rinconada

56

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Los jóvenes se han convertido en el refuerzo principal de la vigilia nocturna en La Rinconada. Desde hace 17 días, por turnos, llegan cuando oscurece y se van en la mañana para volver nuevamente en la noche siguiente.

“Son los jóvenes los que se quedan de noche junto con los mineros. Algunos se han enfermado porque están en el frío y en la lluvia”, dice María Teresa Tola, una de las integrantes de la Resistencia DP1 de San Pedro.

La urbanización La Rinconada se levanta en medio de una quebrada flanqueada -ahora- por policías, activistas, mineros y varios jóvenes que se denominan “los escuderos de la resistencia de kilómetro cero”.

Los vecinos van a La Rinconada para entregar alimentos.

El lugar sólo tiene un ingreso que de día y noche es resguardado y en cuyo alrededor se han instalado al menos siete carpas.

Nadie que no viva o trabaje en La Rinconada puede ingresar sin permiso. Los vehículos son requisados al entrar y al salir. Todo el que esta ahí -uniformado o civil- está atento a cualquier movimiento inusual.

“No es sencillo. Vivimos en una tensión constante”, afirma una vecina de la urbanización. “Adentro hay más policías cerca de la residencia y en las noches se los ve andar por todo el cerro. No se puede dormir con tranquilidad, porque en cualquier momento puede pasar algo”, dice.

“Quisiera que esto ya acabe. Que se entreguen de una vez”, señala Teresa Tola. Se refiere a las 11 exautoridades del MAS que permanecen asilados en la residencia mexicana y cuya fuga se quiere evitar.

Hace 17 días que está a puertas de La Rinconada. Llega entrada la tarde y se va a su casa a ver a su familia pasada la medianoche.

“La noche es donde hay más tensión. Lo sabemos por los chicos que se quedan a hacer guardia”, afirma.

Y es que en la oscuridad es cuando más movimiento hay en La Rinconada. Mientras que en la tarde la vigilia no pasa de las 20 personas, a partir de las 19:00 el grupo va creciendo hasta llegar a pasar de los 60 vigilantes.

Pero no sólo llegan los que hacen la guardia nocturna, sino también habitantes de la zona Sur. Llegan en vehículos tocando las bocinas y gritando “que no se escapen”. Algunos pasan por el lugar para curiosear y otros a modo de no dejarlos solos.

Los vecinos más cercanos salen de sus casas con galletas y café. “Para los policías y los mineros no hay que hacer faltar coquita, lejía y cigarro”, comenta una de las visitas.

Pero no se puede vivir de bocados nocturnos; por ello, entre las carpas que representan a diferentes grupos de resistencia, han instalado una olla común. Cada persona se acerca con su taza y plato para recibir su ración.

Aseguran que todos los alimentos provienen de las donaciones de la ciudadanía y de las plataformas que conforman el movimiento. Hasta el momento alcanza, pero desde el interior del país, los refuerzos ya han anunciado su llegada y es necesario empezar a recolectar frazadas y otros insumos.

Los mineros de la Chojlla dicen que ya tienen experiencia en el tema, pues estuvieron dos años en una vigilia en puertas del Ministerio de Trabajo a la espera de ser atendidos.

Ya entrada la noche, con el cambio de turno de la Policía también llegan refuerzos del verde olivo. Entran y salen camionetas cargadas de efectivos.

¿A qué resistencia perteneces? preguntan en cuanto se percatan de la presencia de un extraño. Hay temor de ser “fichados”.

Un reguetón suena en un parlante portátil y a su alrededor se amontonan para jugar a las cartas unos 15 chicos y chicas que apenas llegan a los 30. Se reúnen en grupos y sus carcajadas se pierden con las horas.

De noche La Rinconada se congela. El viento corre y golpea contra la quebrada. La lluvia cae y se convierte en riachuelos que bajan de los cerros. “Parece que va a llover / Quintana está llorando”, cantan algunos mientras distraen al frío.

17 días de vigilia

Tras la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia, la Embajada de México recibió en su residencia a 20 exautoridades del MAS. Quedan 11, entre ellos Juan Ramón Quintana.

2019 El 27 de diciembre, ciudadanos instalaron una vigilia al ingreso de La Rinconada, luego de que agentes GEO de España intentaran ingresar a la residencia mexicana. Se presume que iban a sacar a los asilados.

2020 El 2 de enero, parlamentarios opositores de España llegaron a La Paz para investigar los vínculos entre el MAS y el partido Podemos, liderado por Pablo Iglesias. Visitaron la vigilia para obtener detalles del incidente con los GEO.

11 son las personas que permanecen al interior de la residencia mexicana de las 20 que fueron albergadas al inicio. Entre ellos están: Quintana, Víctor Hugo Vázquez, Wilma Alanoca y Nicolás Laguna, quienes enfrentan procesos.

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas