FmBolivia
Uniendo a más bolivianos en todo el planeta.

Infiltración y suplantación: Denuncian intento de espionaje a defensores de derechos humanos por falso periodista

  • La Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia y la Asociación de Periodistas de La Paz alzan la voz ante la amenaza a la libertad de prensa y la seguridad de los defensores de derechos humanos.

En una escalofriante revelación, la Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia (ANPB) y la Asociación de Periodistas de La Paz (APLP) han expuesto públicamente un caso de infiltración y suplantación que pone en peligro la seguridad de los defensores de derechos humanos en el país.

El pasado 8 de diciembre, Jhanisse Daza, directora de la ONG Ríos de Pie, fue víctima de un presunto agente de inteligencia que se hacía pasar por periodista. Daza, quien había visitado al dirigente cocalero César Apaza en la cárcel de San Pedro de La Paz, fue sorprendida por un individuo filmando su salida del recinto penitenciario desde la acera opuesta.

Al confrontar al sujeto, identificado como Grover Quenallata, este afirmó ser periodista de radio Libertad de El Alto, FM 97. Sin embargo, la investigación de la Asociación de Radiodifusoras de Bolivia (Asbora) reveló que dicha emisora no está registrada en esa organización. La única radio con ese nombre se encuentra en Los Yungas de La Paz, cuyo jefe de prensa negó la vinculación de Quenallata con el medio.

Quenallata no presentó credenciales ni documentos de identidad, y sus supuestas redes sociales no tienen rastro de su existencia. La ANPB confirmó que no forma parte de ningún grupo de periodistas para la cobertura informativa. Este hecho, por segunda vez, levanta la alarma sobre la infiltración de individuos bajo la fachada de periodistas con el objetivo de realizar tareas de inteligencia.

La ANPB y la APLP condenan enérgicamente estas prácticas, considerándolas un atentado grave contra la libertad de prensa y los derechos humanos. Ambas asociaciones recalcan que la suplantación de identidad es un delito agravado cuando involucra funciones profesionales, subrayando la importancia de preservar la integridad de la prensa y la seguridad de los defensores de derechos humanos.

En una declaración conjunta, ambas asociaciones expresaron su rechazo ante la posibilidad de que agentes de seguridad del Estado se hagan pasar por periodistas para cometer actos arbitrarios. Advierten que estas tácticas atemorizantes son propias de regímenes dictatoriales, poniendo en riesgo derechos fundamentales como la libertad de asociación, circulación, prensa y expresión en el país.

El incidente plantea la urgente necesidad de fortalecer los mecanismos de protección de la libertad de prensa y garantizar la seguridad de aquellos que luchan por la defensa de los derechos humanos en Bolivia. La ANPB y la APLP exigen una investigación exhaustiva para esclarecer la identidad y motivaciones del individuo en cuestión, así como medidas concretas para evitar futuras infiltraciones de esta naturaleza.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más