Un mes de Jeanine Añez: destacan la pacificación y critican exceso de símbolos religiosos

8

Hoy, la presidenta Jeanine Añez cumple un mes en el poder y cuatro especialistas hacen un balance de las luces y sombras de su gestión. Destacan como aspectos positivos la pacificación del país y la viabilización de los comicios de 2020, pero observan un uso excesivo de símbolos religiosos, que -indican- le dieron al Ejecutivo la imagen de un gobierno “conservador de derecha”.

Lo expertos Jorge Dulon, Sonia Montaño, Carlos Cordero y Marcelo Silva resaltan que el Gobierno de transición se encaminara al cumplimiento de dos metas principales, que son la pacificación y la organización de elecciones. Destacan también como una labor fundamental la gestión pública, que a su criterio es encarada de forma positiva.

“Dentro de las cosas positivas se puede destacar haber construido el primer objetivo que tenía que ver con pacificar el país. Tenemos un país relativamente estable, las instituciones volvieron a funcionar de manera adecuada”, expresó Dulon.

Por su parte, Silva señaló que “se logró cumplir con las condiciones mínimas para garantizar estabilidad social, ya no se vive un momento confrontacional”.

Montaño resaltó la participación de la presidenta del Senado Eva Copa para que el Gobierno de Añez cumpla con la misión. Cordero enfatizó: “Se cumplió con la palabra empeñada de pacificar el país”.

Los analistas reconocen también los esfuerzos para garantizar elecciones. “Estamos a puertas de que la Asamblea Legislativa elija a los vocales del Tribunal Supremo Electoral y los Tribunales departamentales. La presidenta Añez hizo con mucha justicia las designaciones de personalidades que garantizan la idoneidad y la experticia en el proceso”, indicó Silva.

Tanto él como Cordero coinciden en que en el tema de gestión pública logró mantener la estabilidad en cuanto a los servicios básicos, educación, salud y pago de sueldos, entre otros.

Entre los aspectos negativos, tanto Dulon como Montaño advierten un contraproducente uso de símbolos religiosos. “Se habló mucho de la Biblia, no fue positivo para la imagen del Gobierno, hubo rechazo”, dijo Montaño.

Dulon señaló: “La utilización excesiva de símbolos religiosos no fue bien vista por algunos sectores que tienen creencias religiosas. La cruz, las posiciones de los ministros, el hablar excesivamente del retorno de la Biblia no fue bien tomada. (Por otro lado), en algunos países se ve como una señal de un gobierno conservador de derecha, eso generó una percepción negativa”.
Añez en la mesa de negociación con organizaciones sociales.
Foto:ABI

De manera general, los expertos advierten que hay una percepción de la población de que el Gobierno incurre en “tareas” que no le corresponden, siendo una gestión de transición. “No tienen que perder de vista que es un Gobierno de transición y que deben guardar un equilibrio entre la gestión de cosas que hay que hacer de forma urgente y no ver al Estado como un botín que hay que repartirse. Se vieron muchos nombramientos. Hay vacíos que llenar en el aparato estatal, pero en ese sentido tiene que haber equilibrio”, indicó Cordero.

El analista advirtió que una gran debilidad del primer mes del gobierno de Añez fue la política comunicacional para combatir la arremetida.

“Hay que consolidar una fuerte política comunicacional frente a la descalificación desarrollado adentro, pero sobre todo afuera del país por Evo Morales y Álvaro García Linera”, indicó y manifestó la necesidad de clarificar la relación que hubo con Venezuela, Cuba y Argentina.

Pagina Siete.