Moody’s: Riesgo político y débil crecimiento afectarán a la banca

2

La calificadora internacional de riesgos Moody’s advirtió ayer que el riesgo político y el débil crecimiento económico del país afectarán al sistema bancario nacional.

“Esperamos que el crecimiento del PIB se desacelere debido a los mayores riesgos políticos. También esperamos que los amortiguadores fiscales y de divisas continúen deteriorándose a medida que los déficits fiscales y de cuenta corriente sigan siendo grandes. Esto, a su vez afectará las perspectivas comerciales de los bancos y presionará el riesgo de sus activos y los perfiles de financiación y liquidez”, evaluó Moody’s, en su informe.

La calificadora observó que los “mandatos de préstamos y los límites de las tasas de interés” limitarán la capacidad que tienen las instituciones financieras para fijar los precios de los riesgos de una manera adecuada.

Asimismo, Moody’s reportó que la calidad de los activos es fuerte, pero continuará deteriorándose por la coyuntura.

“La interrupción de la actividad económica en las semanas que siguieron a las elecciones de octubre y la desaceleración esperada en el crecimiento económico también elevarán la morosidad. Sin embargo, hay factores atenuantes; los niveles de morosidad siguen entre los más bajos de la región”.

Presión por la dolarización

La calificadora de riesgos comunicó que la mayor incertidumbre con respecto a las políticas públicas futuras puede generar “un aumento en la dolarización de depósitos”, lo que afectará los perfiles de financiamiento de los bancos y su muy necesaria liquidez en moneda local.

“Como los depósitos minoristas se han estancado e incluso disminuido, los bancos confían cada vez más en la financiación institucional, que los expone a las condiciones cambiantes del mercado y la sensibilidad a la confianza”, dice el informe.

En términos de rentabilidad, Moody’s explicó que ésta continuará siendo modesta y el capital llegará a estabilizarse.

“Las ganancias continuarán siendo presionadas por los límites de las tasas de interés, los mayores costos de financiamiento y el aumento de las provisiones en respuesta al deterioro de la calidad de los activos. A pesar de las menores ganancias, el nivel de capital promedio del sistema continuará estabilizándose a medida que se desacelere el crecimiento de los préstamos y, por ende, el consumo de capital”.

La agencia de calificación de riesgo también se refirió al escenario político y social en el que se desenvuelve la economía, y advirtió que la incertidumbre en la administración del país repercutirá en la actividad financiera.

“Si aumenta la incertidumbre política y surgen dudas sobre la continuidad del tipo de cambio, los fondos y la liquidez de los bancos se verían afectados”.

Moody’s ve que si la economía se desacelera, se deteriorará la operatividad de los bancos.

Pagina Siete.