Dos campañas oftalmológicas de Cuba y Bolivia, en una desigual competencia

2

En 1990, 27 comunarios del municipio de Coroico fueron operados por oftalmólogos bolivianos. Para los pobladores, el éxito de las cirugías representó un milagro y una gratitud eterna. Este hecho fue también el impulso para crear el Departamento de Proyección a la Comunidad del Instituto Nacional de Oftalmología (INO).

Años más tarde el proyecto se convirtió en la Operación Celestial. Con ese programa, los especialistas bolivianos se enfrentaron a una competencia desigual con los galenos cubanos de la campaña Operación Milagro.

“Cuando nos informaron que la Operación Milagro de médicos cubanos llegaba a Bolivia, nos alegramos porque creíamos que venían para intercambiar experiencias y trabajar de forma conjunta. Pero lamentablemente no fue así”, contó el director del Instituto Nacional de Oftalmología (INO), Joel Moya.

El especialista recordó que en un principio las brigadas médicas de Cuba se instalaron en un quirófano del INO. “Se aislaron, trabajaban solos y no compartían nada con los bolivianos”, contó.

Este proyecto de los galenos cubanos no representaba una preocupación para los oftalmólogos bolivianos, porque ellos desde años antes ya realizaban recorridos por el área rural. En estos viajes atendían a la gente más necesitada de forma gratuita.

“Nosotros no teníamos el apoyo del Gobierno. Buscábamos ayuda del Club de Leones y de Deseret International”, dijo y recordó que veían con sorpresa y tristeza cómo el gobierno del expresidente Evo Morales daba todas las condiciones y las comodidades para que los galenos cubanos trabajen en Bolivia.

“En grupos, ellos iban a la plaza San Francisco para buscar pacientes. Encontraban a una persona que requería una operación e inmediatamente la trasladaban en movilidades de lujo. Aquí entraban, operaban y salían” dijo.

Moya contó que las misiones cubanas llegaron en 2006 al INO con microscopios e instrumentos modernos. “En el quirófano que atendían operaban simultáneamente a dos pacientes. Pero, ningún médico boliviano podía ingresar a esos ambientes y eso comenzó a molestarnos porque pensamos que venían para compartir conocimientos. Así que decidimos seguir con (nuestro propio proyecto)”, aclaró.

Los especialistas bolivianos bautizaron al Departamento de Proyección a la Comunidad decidimos con el nombre Operación Celestial. Con este proyecto, los profesionales recorrieron por toda Bolivia para hacer atenciones oftalmológicas gratuitas. “Hicimos operaciones de cataratas (envejecimiento del cristalino) de pterigium (crecimiento de tejido en el ojo debido a una alta exposición al viento y sol), además de medición de lentes, entre otros tratamientos”, dijo.

Según los profesionales del INO, la campaña se realizaba en el área rural y urbana. “En el hospital había dos filas para las cirugías, unos buscaban la atención de los médicos cubanos y otros requerían a los bolivianos”, relató un trabajador.

Moya explicó que al principio la fila de los galenos extranjeros era la más larga y la de los bolivianos era más corta. “Nosotros no teníamos campaña gubernamental”, sostuvo. Con el paso del tiempo, la fila de los médicos cubanos se redujo y la de los bolivianos se incrementó.

Según el informe del Ministerio de Salud difundido en marzo, la brigada médica cubana a través de Operación Milagro atendió a 707.737 en 12 años. Todos los pacientes recuperaron la vista.

Aunque los datos no fueron difundidos, se sabe que hasta la fecha los especialistas bolivianos de Operación Celestial atendieron a más de 60.000 pacientes.

Moya recordó que los galenos cubanos se fueron del INO en 2007. “Cuando se fueron no permitimos que saquen los equipos, ahora trabajamos con eso”.

Tras el último conflicto social en el país, 702 miembros de la brigada cubana fueron replegados. Mientras tanto, en el INO, la Operación Celestial no paró su trabajo. Los médicos realizan cirugías en el nosocomio y visitas al área rural.

Pagina Siete.