Precariedad en hospitales públicos

14

Las carencias existentes en los hospitales públicos han obligado a los médicos de turno a atender a los pacientes en sillas, gradas, pasillos y hasta en el suelo.

La falta de personal médico, equipos, infraestructura, insumos y medicamentos son las principales falencias que presentan los hospitales públicos cuando la mayoría de las personas acude a los servicios de salud pública del país en busca de atención.

Los centros de salud se dividen en cuatro niveles de acuerdo con las prestaciones sanitarias que realizan. Los centros de primer y segundo nivel, conforme a la Ley de Autonomías, son responsabilidad de las municipalidades; mientras que los hospitales de tercer son administrados por las gobernaciones.

Sin embargo, ninguna de las administraciones a nivel local, regional e incluso nacional ha podido resolver la precariedad de los hospitales públicos, en este casi se ha experimentado la histórica falta de inversión. Por ejemplo, los nosocomios más antiguos del eje central como el Hospital de Clínicas de La Paz, Viedma de Cochabamba y San Juan de Dios de Santa Cruz, no tuvieron mejoras en su infraestructura desde su inauguración, en las primeras décadas del pasado siglo.

Cuando estos centros hospitalarios fueron inaugurados respondían a las necesidades de aquella época, pero con los años la población se ha multiplicado por miles, pero no así las infraestructuras, el personal y los equipos hospitalarios, razón por la que en la actualidad sufrimos la crisis en la salud.

Los ítems para hospitales públicos que entrega el Ministerio de Salud son insuficientes, razón por la que se cuenta con pocos profesionales en el sistema público y en la mayoría de los casos lo hacen sólo por horas.

Por otra parte, el mal uso de los niveles de salud, además de la falta de hospitales en el país, también aporta a la saturación de pacientes. El problema es atribuido a la poca información que tiene la sociedad sobre las atenciones salubres, según la patología que padezca. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la atención de niveles por complejidad, lo que no ocurre en nuestro medio.

HOSPITALES PÚBLICOS

El presidente del Colegio Médico de Bolivia, Luis Larrea, lamentó que el colapso de los hospitales sea un problema evidente de todos los días y nunca fue atendido.

Apuntó que el hacinamiento de los hospitales sobre todo en las unidades de Emergencia, pone en riesgo la salud de los pacientes, porque pueden contraer infecciones hospitalarias y complicar su situación.

Las denuncias de la población por las condiciones en las que se atiende en las unidades de Emergencia son interminables. En la ciudad de La Paz, las personas acuden en su mayoría al Hospital de Clínicas o al Hospital Obrero, pero las carencias existentes en estos nosocomios han obligado a los médicos de turno a atender a los pacientes en sillas, gradas, pasillos y hasta en el suelo.

Es un “privilegio”, cuando un paciente es atendido en una cama. Pero eso no es todo, hay quienes se encuentran internados más de un mes en las salas de emergencias a la espera que se desocupe un espacio en una especialidad.

SEGURIDAD SOCIAL

Por su parte, el director general ejecutivo de la Autoridad de Supervisión de la Seguridad Social a Corto Plazo (ASUS), José Luis Martínez, señaló que en promedio se reciben 80 denuncias diarias de las diferentes entidades de seguro social.

Dijo que entre las de mayor incidencia tienen que ver con afiliaciones, falta de provisión a los requerimientos de los asegurados, negación de prestaciones de Salud, entre otras.

Martínez manifestó que en diferentes estudios la Organización Mundial de la Salud (OMS) menciona que la población atendida en las unidades de emergencia no debería sobrepasar el 15 % del total de prestaciones, sin embargo, actualmente esos servicios se encuentran con un 85 % de atenciones.

De acuerdo al Ministro de Salud, en Bolivia se tienen 34 hospitales de tercer nivel, alrededor de 200 hospitales de segundo nivel y aproximadamente 1.000 establecimientos de primer nivel.

El Diario