Periodistas fueron agredidos y secuestrados en K’ara K’ara

50

La zona K’ara K’ara se convirtió en centro de una alarmante violencia en los últimos tres días. Esta madrugada fueron agredidos y secuestrados por una turba cinco periodistas: dos de la red Unitel, una del periódico El Deber, de Santa Cruz, y dos periodistas de Cochabamba; además, en el lugar fue destruido una torre de telecomunicación el martes, hecho que fue calificado como una acción terrorista efectuado por afines al Movimiento al Socialismo, según autoridades del Gobierno.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, mediante su cuenta en Twitter, denunció: “En la madrugada (fueron) secuestrados 2 periodistas de Unitel. Ya están a salvo resguardados por la Policía. Los mismos violentos que hace pocos días volaron una torre, hoy secuestran periodistas. El MAS se equivoca al recurrir a la violencia política. Responderemos con democracia y ley”.

Asimismo, dijo que se trata de las mismas personas que volaron una torre en K’ara K’ara. Informó que la Policía ya tiene bajo resguardo a los comunicadores.

La turba comenzó el ataque cuando el periodista y el camarógrafo estaban haciendo un despacho en vivo. Les obligaron a apagar la cámara. El equipo de prensa fue golpeado por varias personas que lo rodearon; los tres se metieron en el vehículo que los transportaba, pero los agresores empujaban el vehículo de un lado a otro y amenazaban con prenderle fuego con sus ocupantes en el interior.

Imágenes de esa red televisiva detallan que el periodista afectado es Rodolfo Orellana y su camarógrafo, quienes fueron hostigados por pobladores en el municipio de Entre Ríos, sobre la carretera que une a Cochabamba con Santa Cruz.

En la grabación se escucha: “apague, apague (la cámara)”, “vendidos” y otros insultos hacia los comunicadores, que debieron dejar de transmitir ante la inminente agresión del grupo de bloqueadores.

Por testimonios de la corresponsal de El Deber, se sabe que el periodista pudo zafarse y logró correr hacia el comando policial para pedir ayuda. En ese momento se dieron cuenta de que estaba siendo seguido por un grupo de mototaxistas que amenazaban a los policías, les decían que no se metan porque empeorarían la situación. No obstante, los uniformados acudieron al lugar e impidieron que el ataque termine en un linchamiento.

Mientras tanto, otros mototaxistas rodearon el comando policial y querían ingresar cuando los reporteros de Unitel y de El Deber estaban en el interior. Había pugna entre los atacantes, unos aceptaban que los periodistas abandonen Entre Ríos y otros planteaban que no. Finalmente, la policía negoció y logró sacarlos escoltados.

La Policía de Entre Ríos entregó la escolta a la Policía de Yapacaní y fue así que lograron salir con vida de este lugar que se ubica en la zona de Chapare. El reportero de Unitel dio a conocer que los agresores destrozaron su cámara e hicieron desaparecer el micrófono que utilizaban para efectuar su trabajo.

REPUDIO

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, lamentó las agresiones y el secuestro sufrido por dos periodistas en la localidad de Entre Ríos en Cochabamba el jueves en horas de la mañana; por lo que, criticó las posiciones radicales de dirigentes del Movimiento al Socialismo (MAS) acompañados de las acciones del Legislativo que tratan de restringir el trabajo de las fuerzas del orden.

Murillo indicó que son tristes las actitudes de la dirigencia del Movimiento al Socialismo, que tratan de llevar a su militancia camino hacia la violencia y llevándolos a la muerte mintiendo sobre la peligrosidad del coronavirus. Estas actitudes no dejan que se avance en democracia, sostuvo.

Expresó su molestia por el manejo mezquino que la mayoría parlamentaria masista le brinda a la atención de leyes prioritarias para la población y su salud, en comparación con normativas como la ley que trata de regular los estados de excepción, aprobada por la cámara de senadores recientemente y con premura.

“Para eso sirven los dos tercios del Movimiento al Socialismo en la Asamblea Legislativa. Es vergonzoso que hayan pasado más de 180 días y no puedan aprobar la ley del 10 % para la salud. Es vergonzoso que hayan cobrado seis meses de salario y no les dé la gana de aprobar esta normativa, eso les dice claramente a todos los ciudadanos bolivianos que al MAS no le interesa la vida, sino la confrontación y la muerte”, lamentó la autoridad.

El titular de la cartera de Gobierno también expresó su reclamo por la falta de atención brindada por la Defensoría del Pueblo en este y otros casos, en los que militantes masistas se ven envueltos en calidad de agresores contra los derechos de la población y por atentados que vulneran la libertad de expresión y el trabajo de la prensa.

Por otro lado, el comandante provincial de Ichilo (Santa Cruz), Franklin Villazón, informó ayer que en coordinación con el Comando del trópico de Cochabamba iniciarán las investigaciones para identificar a los responsables de las agresiones que sufrieron algunos periodistas en la localidad de Entre Ríos, del departamento de Cochabamba.

El Diario