Iglesia Católica pidió “prudencia a fieles”

En la festividad de Corpus Christi, celebrada ayer, la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) pidió a la población, a través de un comunicado, mantener la prudencia y responsabilidad para evitar todo lo que pueda contribuir al contagio del Covid-19, mientras el número de casos continúe en ascenso.

Este llamado también fue remitido por la Iglesia Católica a todas sus jurisdicciones eclesiales aun teniendo la excepcionalidad para celebraciones religiosas mediante Decreto Supremo 4245 que permitía a los fieles asistir a misas presenciales con un aforo reducido al 30 por ciento.

“Como Iglesia Católica, no favorecimos la excepcionalidad otorgada a las celebraciones religiosas por el Decreto Supremo 4245, sino que se recomendó a los obispos, de las diferentes jurisdicciones, prudencia y responsabilidad para no hacer uso de ella hasta que la curva de contagios en Bolivia entrase en una fase descendente”, señala el comunicado.

Asimismo, la Iglesia pidió no equiparar la práctica de la religión con una actividad lúdica o de entretenimiento y reafirmó su misión de acompañar la fe y la vida espiritual del pueblo boliviano en este tiempo de pandemia.

MISA

En la misa de Corpus Christi, celebrada en la Catedral Metropolitana de la ciudad de La Paz, participó la presidenta Jeanine Añez, acompañada de algunos ministros, en la oportunidad pidió paz y solidaridad, con todas las personas afectadas por el Covid 19.

La Presidenta de Estado también manifestó que la primera preocupación del Gobierno es atender la salud de la población ante la emergencia sanitaria que se vive por la pandemia del coronavirus.

La Jefa de Estado arribó a la Catedral acompañada del ministro de Gobierno, Arturo Murillo, el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, y autoridades militares y policiales, para participar de la ceremonia eucarística.

El Corpus Christi es una celebración de carácter religioso en honor al Sacramento de la Eucaristía. También recibe el nombre de fiesta del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo.

Luego de la misa, se realizó una procesión en la que participaron contados miembros de la Iglesia Católica, la misma que partió de plaza Murillo y recorrió varios puntos de la ciudad de La Paz, como la zona Central, Miraflores hasta llegar a la zona Sur, Sopocachi y retornar al central. En su recorrido los vecinos salieron a sus ventanas para recibir la comitiva religiosa con aplausos y pañuelos.

El Diario

Los comentarios están cerrados.