Calificación de Moody´s no tomó en cuenta medidas implementadas

16

La calificadora de riesgo Moody’s, no tomó en cuenta las medidas que implementó el Gobierno para mantener la estabilidad económica como la estabilización de las Reservas Internacionales Netas (RIN), la flexibilización de las exportaciones y el mantenimiento de inversión pública con la ejecución de proyectos que generan un impacto favorable a la expansión económica.

En su último informe, el Servicio de Inversionistas de Moody’s bajó las calificaciones de deuda no garantizada y emisor de moneda local y extranjera de Bolivia de B1 a Ba3, y cambió la perspectiva a negativa.

La decisión de bajar las calificaciones de Bolivia obedece a reducción de las reservas fiscales y de divisas del país en los últimos años, mientras el Gobierno señala que las mismas dejaron de disminuir, debido a las medidas implementadas.

«Los problemas en el sector de hidrocarburos del país, debido a factores tanto internos como externos, han reducido las perspectivas de crecimiento económico, generación de ingresos del gobierno y ganancias de divisas», señala el informe.

De acuerdo al reporte de diciembre de 2019, la calificadora internacional confirmaría la calificación de Ba3 de Bolivia si existiera evidencia clara de que las autoridades están dispuestas y pueden implementar políticas que restablezcan los niveles sostenidos de crecimiento económico y preserven las reservas fiscales y de divisas, señala una nota del Ministerio de Economía.

Sin embargo, el reporte que presenta el resultado de la evaluación parece haber omitido una serie de esfuerzos y reformas llevados a cabo por el Gobierno actual, medidas que lograron dar señales positivas en el ámbito económico que permitirá continuar con el crecimiento sostenible del país que se tiene desde hace 35 años.

De esta manera, Moody’s refleja más su percepción negativa del contexto global, agravado por la reciente caída de los precios del petróleo y la propagación del coronavirus y sus potenciales efectos en la economía mundial.

Uno de los motivos del cambio en la calificación de riesgo país según Moody’s es la erosión de las Reservas Internacionales señalando en su reporte un deterioro superior al efectivamente presentado en este indicador en Bolivia.

Al respecto, es preciso aclarar que las Reservas Internacionales Netas al 31 de diciembre de 2019 alcanzaron 6.467,5 millones de dólares, cifra que representa el 16% del Producto Interno Bruto (PIB) (no 10% como indica el reporte de Moody´s) por encima del promedio de los ratios RIN/PIB de la región, y que las mismas permiten además cubrir 6 meses de importaciones por encima del nivel mínimo de reservas con relación a importaciones establecido en 3 meses, y 5 veces la deuda externa de corto plazo.

Esás métricas muestran que las RIN continúan siendo un amortiguador importante de la economía boliviana y garantizan la capacidad del Estado para cumplir sus obligaciones con el exterior.

Sobre las medidas asumidas por el Gobierno para mantener el nivel de las reservas del país se puede mencionar la liberación a la exportación de productos agrícolas y fomento de la producción, la cual además de alentar la inversión en el sector agrícola y agroindustrial, contribuye a reducir desequilibrios y frenar el deterioro de las reservas. Claro ejemplo, el mes de enero Bolivia registró un superávit comercial de 16 millones de dólares.

En relación al crecimiento económico, también observado por la calificadora, el Gobierno Nacional ha mostrado su voluntad en mantener la inversión estatal, velando por la ejecución de proyectos rentables y eficientes, y se proyecta a pesar de la elevada incertidumbre global y un debilitamiento económico general, que Bolivia continuará reflejando un crecimiento económico sostenible como lo ha venido haciendo hace 35 años.

El Diario.