Juez Tomka: El fallo del Silala decide casi nada

Peter Tomka, juez de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), indicó que la sentencia de ese tribunal por el caso Silala “decide casi nada”. El jurista manifestó que resta saber qué papel jugará ese fallo en las relaciones de Bolivia y Chile.

“Lo más probable es que la Sentencia de la Corte sea una sorpresa para las partes, en particular el solicitante. De hecho, decide casi nada. Se determina que cuatro de las presentaciones finales de Chile ya no tiene ningún objeto, y la última es rechazada. De las tres reconvenciones presentadas por Bolivia, se encuentra que las dos primeras ya no tienen ningún objeto, y la última es rechazada”, manifestó Tomka, en la declaración que adjuntó al fallo de la CIJ.

El magistrado, que fue presidente de la corte de La Haya, expresó que “queda por ver qué papel útil, si lo tiene, jugará esta sentencia en las relaciones entre Chile y Bolivia”.

El 1 de diciembre, la CIJ leyó la sentencia por el caso del Silala y señaló que las posiciones de Bolivia y Chile sobre la naturaleza jurídica del Silala “han ido convergiendo a lo largo del procedimiento”. Agregó que, como no hay controversia, dado que las partes están de acuerdo en que se trata de un curso de agua internacional, la corte no requiere dirimir al respecto.

Santiago, en junio de 2016, interpuso la demanda ante ese tribunal, en busca de que esa corte declare que el Silala es un curso de agua internacional, y que su uso se rige por el derecho internacional consuetudinario.

“Bolivia, en varias ocasiones, expresó su acuerdo con la declaración de Chile, según la cual las aguas del Silala constituyen un curso de agua internacional, según el derecho internacional consuetudinario”, señala el fallo que fue leído por Joan E. Donoghue, presidenta de la CIJ.

Además de ese petitorio, Chile hizo cuatro solicitudes a La Haya. De esas cuatro, en tres la corte dijo que se quedaron sin objeto, porque ya no hay controversia. Sí se refirió a la última, referida a la obligación de notificación y consulta. Santiago, entre sus alegaciones, acusó a Bolivia de incumplir dichas obligaciones. La Haya concluyó que el país no incumplió nada.

Bolivia interpuso una contrademanda en 2018. De los tres petitorios que interpuso, en dos La Haya concluyó que no hay desacuerdo entre las partes, por lo que no está llamada a manifestarse. En cambio, sí se pronunció sobre el tercero, relacionado con “compensaciones a pagar”, a futuro, sobre el flujo mejorado. La Haya concluyó que no le corresponde pronunciarse sobre “situaciones hipotéticas”.

Fuente: Pagina Siete.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más