FmBolivia
Radio FmBolivia

Solo 3 mujeres se postularon a la Presidencia de Bolivia

26

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Entre 1956, año de las primeras elecciones nacionales tras el voto universal, y 2019, solo tres mujeres fueron candidatas a la Presidencia de Bolivia y 15 a la Vicepresidencia, frente a 132 y 119 hombres, respectivamente, en la misma carrera electoral. En 63 años, las profundas brechas existentes en este ámbito de representación política no han sido superadas; nuevamente, este 20 de octubre las mujeres irán a las urnas en franca desventaja.

La iniciativa electoral #Protagonistas: Paridad-Poder-Juventudes realizada por la Coordinadora de la Mujer e IDEA Internacional, con el apoyo de la Embajada de Suecia, realizó un recuento de la presencia de la mujer en la política boliviana.

El paso de las mujeres como electoras a candidatas en la política nacional tuvo que esperar más de 25 años desde la instauración del sufragio universal. En las Elecciones Generales de 1978, por primera vez se presentó una mujer como parte del binomio presidencial.

Fue Domitila Barrios de Chungara, una luchadora por la democracia boliviana, quien se postuló a la Vicepresidencia de Bolivia por el Frente Revolucionario de Izquierda (FRI). Ella abrió las puertas para que, a partir de 1980, otras 16 mujeres se apuntaran al segundo mando del país.

Sin embargo, casi 20 años después de esta primera candidatura vicepresidencial –y 45 años después de la instauración del sufragio universal– por primera vez en la historia una mujer fue candidata a la Presidencia de Bolivia. Se trata de Remedios Loza, una comunicadora social y luchadora por los derechos de los grupos tradicionalmente relegados, quien en las elecciones generales de 1997 se postuló por Conciencia de Patria (Condepa), tras la muerte del histórico líder de este partido, Carlos Palenque.

Entonces, Loza quedó en tercer lugar, con el 17 % de los votos. Sin embargo, la historia ya le había reservado un lugar destacado, tras haberse convertido en la primera mujer de pollera en ocupar un curul en la Cámara de Diputados, en 1989.

Más tarde, en 2009, nuevamente una mujer se presentó como aspirante a la Presidencia, Ana María Flores, por el frente Muspa. Y el actual proceso electoral presenta a la tercera mujer presidenciable, ella es Ruth Nina, candidata por Pan-Bol.

De acuerdo con una revisión hemerográfica y bibliográfica realizada por la campaña Protagonsitas: Paridad-Poder-Juventudes, en más de 60 años desde la primera elección con sufragio universal, con gobiernos dictatoriales de por medio, se celebró un total de 15 comicios generales, siendo este (2019) el decimosexto.

En todo ese período, la presencia de mujeres es escasa: tres candidatas a la Presidencia (2,22 %) y 17 candidatas a la vicepresidencia (12,5 %), mientras que la presencia masculina es abrumadora con 132 candidaturas presidenciales y 119 vicepresidenciales.

Al respecto, la directora de la Coordinadora de la Mujer, Mónica Novillo, afirmó que “todavía continúa fuertemente asentado que las candidaturas a la Presidencia y Vicepresidencia de Bolivia deben ser lideradas por hombres. Haciendo una mirada histórica, han sido muy pocas las candidatas mujeres a estos cargos. Aquí tenemos que trabajar para que el criterio de paridad y alternancia también se aplique en la presentación de las candidaturas a los primeros mandos del país”.

El sufragio universal se instauró en Bolivia en 1952 como una de las medidas de la Revolución Nacional; fue el sexto país de todo el continente americano en permitir el voto a nivel nacional a toda la población adulta sin distinción de etnia, sexo o condición social. Tras esa medida y hasta la transición a la democracia, a principios de la década de 1980, se llevaron a cabo seis procesos electorales (1956, 1960, 1964, 1966, 1978, 1979) aunque todos ellos fueron cuestionados, cuando menos, por fraude, manipulación y/o restricciones a la competencia justa.

Fue precisamente en 1979 que la participación política de las mujeres alcanzó su punto más alto, cuando Lidia Gueiler Tejada fue nombrada por el Congreso Nacional como Presidenta interina de Bolivia. Su mandato duró siete meses, periodo durante el cual nombró a otras dos mujeres como ministras, Aida Claros de Bayá y Elba O’Jara de Jemio, en las carteras de Previsión y Salud y Estado, respectivamente.

Las elecciones de 1980 marcaron el inicio de la transición a la democracia. A pesar de la interrupción militar por parte de Luis García Meza, en 1982 se restituyó el Parlamento elegido dos años atrás. La Presidencia todavía no quedaba clara dado que ningún candidato había obtenido la mayoría absoluta, pero el Congreso decidió revalidar los resultados de la elección, escogiendo como presidente a Hernán Siles Zuazo, que asumió el 10 de octubre. 7 % de ministras en más de medio siglo.

Desde la instauración del sufragio universal (1952) se realizó un total de 1.072 designaciones ministeriales, de las cuales 997 han sido a hombres y solamente 75 a mujeres. Esto quiere decir que en más de 65 años de historia política en Bolivia (democrática y no democrática), solamente el 7 % de las designaciones ministeriales correspondió a mujeres.

La primera mujer en funciones ministeriales fue Alcira Espinoza, designada el 5 de mayo de 1969 como Ministra de Trabajo, durante el Gobierno de Luis Adolfo Siles Salinas.

Tuvieron que pasar otros 10 años para que Ana María Romero de Campero, durante el gobierno de Walter Guevara Arze, asuma como Ministra de Prensa e Informaciones, siendo la segunda mujer en la historia del país en asumir un cargo dentro del Ejecutivo nacional. Incluso el único Gobierno presidido por una mujer (Lidia Gueiler, 1979-1980) tuvo una presencia ministerial femenina mínima con solamente dos ministras de las 39 carteras durante su Gobierno.

Con el retorno de la democracia, en 1982, el panorama parecía mantenerse adverso para las mujeres como parte del Ejecutivo nacional (ministerios), ya que los dos primeros Gobiernos (Hernán Siles Zuazo y Víctor Paz Estenssoro) no tuvieron a ninguna mujer entre sus 84 y 47 designaciones ministeriales, respectivamente.

En 1989, con una democracia que se iba estabilizando, Jaime Paz Zamora designó a tres mujeres entre sus 44 nombramientos (7 %), y aunque parecía que el panorama iba mejorando para la presencia femenina en estos cargos, el siguiente Gobierno (Gonzalo Sánchez de Lozada, 1993-1997) volvió a relegar a las mujeres al investir hombres en sus 44 mandos ministeriales.

El final del siglo pasado y los inicios del nuevo parecían traer una tendencia positiva para la participación política de la mujer, ya que desde el Gobierno de 1997 (Hugo Bánzer) la presencia de mujeres como ministras ha ido en aumento. Sin embargo, y a pesar de que en los últimos años hay más espacios para ellas dentro de la política nacional, ningún Gobierno en más de 65 años desde el sufragio universal ha tenido o mantenido la presencia paritaria de mujeres en el Gabinete Ministerial.

Cabe mencionar, empero, que el segundo mandato de Evo Morales (2009-2014) tuvo una importante presencia femenina durante todo el periodo y que fue del 39 %. Incluso, durante dos años (2010-2011), las mujeres sí ocuparon la mitad de los ministerios como cabezas de sector.

Actualmente, la gestión de Morales cierra con tres mujeres en las 20 carteras ministeriales, lo cual representa solamente el 15 %.

El Diario.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas