Las denuncias contra el chef Marco Quelca activan las alarmas de acoso

Al menos una decena de mujeres, involucradas en la gastronomía, dieron testimonio de haber sido acosadas y violentadas sexualmente por el chef Marco Quelca. El acusado dice que es inocente y prepara su defensa formal.

La gastrónoma y socióloga María René Parada fue la primera en hablar públicamente de la situación durante una exposición en la Reunión Anual de Etnología (RAE), el 25 de agosto. Su testimonio detonó otras denuncias, la mayoría desde el anonimato por miedo a represalias, que apuntan a Quelca por actos intimidantes en espacios de trabajo, acoso sexual, manipulación, chantaje y violación con uso de narcóticos.

Durante su segunda participación en la mesa Pasantías, violencia y machismo en alta cocina, Parada dijo que el chef se propasó con ella y que estaba consciente de que no era un hecho aislado. Hizo su denuncia, según publicó luego en su cuenta de Facebook, al enterarse de que el Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef) organizaría el acto de clausura con personalidades de la cocina incluyendo a Marco Quelca.

“Estaba contrariada porque, por un lado, la RAE este año nos está proporcionando el espacio para reflexionar sobre los alimentos desde otras perspectivas; pero me decía, cómo es posible que estos espacios también estén siendo ocupados por personas que tienen esas actitudes, porque además sé que mi caso no fue un hecho aislado, pero me preguntaba si los organizadores sabían algo al respecto”, posteó.

La Dirección del Musef, organizadora de la RAE, canceló esa presentación tras conocerse la denuncia. El chef Quelca, que alcanzó reconocimiento por el emprendimiento Sabor Clandestino, conversó con Página Siete negando todas las acusaciones. “Mi persona se siente muy asombrada de todo lo que está pasando y circulando en redes sociales en cuanto a las acusaciones anónimas en mi contra”, indicó.

El acusado ya cuenta con una abogada que lleva su caso. “Ya estamos listos para presentar nuestra defensa de forma oficial para que todo se aclare por vía legal. El daño ahora mismo es irreparable para mi persona, integridad y mi vida profesional”, concluyó el cocinero.

Parada, por su parte, ratificó su denuncia en otras publicaciones desde sus cuentas de redes sociales y agradeció el apoyo recibido. Después de sus palabras otras voces se sumaron para reflexionar acerca de la violencia contra la mujer en rubro gastronómico.

Los testimonios

“Yo me uní a Sabor Clandestino el 2017. Un día tuvo una colaboración con un grupo de cocineros de un restaurante reconocido. Marco me llamó para preguntar si podía asistir (…) Fuimos algunos cocineros y Marco nos invitó a celebrar (…) esa única cerveza y de repente empecé a sentir mareos y a sentirme mal. No recuerdo más”, indica el primer testimonio, que fue compartido por diferentes colectivos feministas.

“Al despertar a las 3 de la mañana estaba desnuda en una cama y con dolor corporal, Marco estaba durmiendo sobre mí (…) Él trató de disuadir y sólo me dijo que tal vez los había olvidado en algún lugar. La semana siguiente lo encaré en persona y lo único que me dijo fue que si me estaba protegiendo, porque no usamos protección y que no quería sorpresas”, finaliza.

Movilización de redes

El Colectivo Ch’ixi agrupó y recibió varias de estas denuncias que fueron replicadas por otros colectivos. Sin embargo, otras están siendo canalizadas mediante redes sociales de las propias mujeres. También se han sumado algunas instituciones de defensa de los derechos de la mujer.

Una de las integrantes indicó que por ahora esperan que los casos de violencia sean de conocimiento público y dijo que están enfocadas en proteger a quienes dieron su testimonio. Se difundieron cuatro declaraciones, pero aseguran que existen otras no publicadas.

“Temen ser marcadas porque están en el ámbito de la alta cocina. Es un espacio que debería ser para aprendizaje, pero está plagado de violencia y es un escenario pequeño, en el que los hombres han logrado un ejercicio de poder”, indicó la integrante.

“Somos varias mujeres autoconvocadas y preocupadas por todo esto. Hay ejercicios de poder y violencia en la cocina. Hay personajes que se aprovechan de eso”, explicó. “Nosotras no esperamos una disculpa sino justicia y por eso estamos en esta acción social”, expresó la activista que pidió no publicar su nombre.

“¡Que quede claro que él es un peligro! No callemos esto. No permitamos acoso en las cocinas. No a la violencia clandestina”, indicaba la chef Ana Zalles también desde sus redes sociales.

Hasta el momento Marco Quelca ha guardado silencio en redes sociales sobre las sindicaciones y limitó a quienes comentan sus publicaciones pasadas. El talento y la fama del chef le han llevado a ser una figura reconocida en todo el país. Mientras tanto, las denuncias se avivan con más testimonios públicos.
“Al despertar a las 3 de la mañana estaba desnuda en una cama y con dolor corporal, Marco estaba durmiendo sobre mí”.
Uno de los testimonios
4
denuncias
Han sido difundidas en las diferentes redes sociales hasta el momento.

Cronología de las denuncias

Primera • La gastrónoma e investigadora María René Parada fue la primera en denunciar los supuestos atropellos de Marco Quelca, el 25 de agosto .

Reacción • El Museo Nacional de Etnografía y Folklore canceló la actividad que Quelca tenía programado realizar el viernes 26 de agosto.

Redes • El jueves 8 de septiembre el Colectivx Ch’ixi publicó en su cuenta de Facebook un manifiesto público en el que reclamaban por justicia y seguridad en la cocina.

Apoyo • Ese mismo día el colectivo Cosecha Colectiva anunció que suman su apoyo a Parada y las otras denunciantes.

Acusado • Actualmente Quelca limitó quienes pueden hacer comentarios en sus cuentas de redes sociales.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más