Devaluación del yuan afecta a países de América Latina

7

La devaluación del yuan, que llegó a su mínimo en los últimos 11 años, estremeció Wall Street esta semana. Aunque la calma volvió transitoriamente a los mercados después de la tormenta desatada el lunes por la devaluación del yuan, las consecuencias de la caída de la moneda china siguen afectando a la economía mundial y a los países de América Latina, señala en su artículo Cecilia Barría, publicado en BBC News Mundo.

China devaluó su divisa a un mínimo en los últimos 11 años, solo días después de que la Casa Blanca anunciara que impondrá otro 10 % en aranceles a los productos procedentes del gigante asiático por un valor de 300.000 millones de dólares a partir de septiembre.

Washington no demoró ni un segundo en calificar a Pekín como un “manipulador de divisas” y el gigante asiático le advirtió que esas acusaciones pueden provocar el caos en los mercados financieros.

Con la tensión comercial elevada a ese nivel, las bolsas registraron su mayor caída del año y el dólar se disparó frente a las monedas de los países emergentes, algo que ocurre cada vez que Donald Trump o Xi Jinping sacan sus armas.

¿Por qué la caída del yuan dispara el dólar?

Ante la incertidumbre generada por la escalada de la guerra comercial y la devaluación del yuan, los inversores movieron sus capitales esta semana buscando refugio en monedas duras como el yen japonés, el dólar estadounidense o el franco suizo, mientras que otros compraron oro para protegerse de la volatilidad (que está marcando máximos desde 2013).

“China deprecia su moneda y genera un movimiento global de aversión al riesgo”, le dice a BBC Mundo Federico Furiase, economista director de la consultora Eco Go y profesor de la universidad argentina Torcuato Di Tella.

Básicamente, un yuan tan bajo enciende la alerta, los inversores huyen de mercados inestables o peligrosos y se protegen dolarizando sus capitales.

“Esto es consistente con el descenso de las tasas de interés de bonos soberanos, la caída de los índices bursátiles, el aumento de la volatilidad financiera y depreciaciones de las divisas de los países emergentes”, dice Furiase, tal como está pasando en América Latina.

Sin embargo, en Bolivia la divisa estadounidense tiene un tipo de cambio fijo, mientras sus vecinos variables, lo que podría aumentar las importaciones de productos, en desmedro de la industria nacional, ya advirtieron economistas bolivianos.

“Estamos frente a una ola de depreciación de las monedas contra el dólar”, explica, en un contexto de aumento del riesgo de recesión global y expectativas de que la Reserva Federal (el banco central de EEUU) recorte nuevamente el costo del crédito bajando las tasas de interés.

¿Cuánto han bajado las monedas en la región?

Las monedas en América Latina perdieron valor en los últimos días, aunque la tendencia a depreciarse existía desde hace varias semanas.

“En comparación con el dólar, el peso chileno ha perdido 5,5 %, el real brasileño 4,4 %, el peso mexicano 2,2 % y el sol peruano 3 % desde comienzos de julio”, dice Diego Mora, consultor de inversiones de la firma XTB, en diálogo con BBC Mundo.

¿Y qué pasa con las exportaciones a China?

Los países devalúan sus monedas para que sus productos sean más competitivos, es decir, que sus productos de exportación sean más baratos.

Con la devaluación del yuan, los productos chinos se abaratan cuando ingresan a los mercados latinoamericanos. Y también pasa al revés: los productos de la región se vuelven más caros en el mercado chino, especialmente los metales.