Deslizamiento: hay recelo y disputas por las donaciones

3

Reclamos y descontento de los damnificados del deslizamiento San Jorge Kantutani que viven en el campamento de Emaverde obligaron a la Subalcaldía de Cotahuma a distribuir las donaciones entre las 120 familias que residen en el sector. Este conflicto se originó días antes del retorno de un grupo de vecinos a sus viviendas.

“Hubo malos entendidos por las donaciones. Dijeron que unos reciben, mientras que otros no. Al parecer no fue correcta la distribución y eso causó molestia entre los vecinos. Esperamos que las cosas se pongan en orden. No puede ser que peleemos por fideo o arroz. Hay muchas injusticias porque muchos no recibieron lo que les correspondía”, contó ayer el vecino Marcos Guachalla.

Esta molestia se expresó el fin de semana. Los damnificados, en especial los que aseguran ser los más perjudicados porque perdieron sus casas en el deslizamiento del pasado 30 de abril, trasladaron sus carpas a la avenida Libertad. Ellos dejaron el lugar donde fueron ubicados al inicio, cerca de la avenida Francisco Bedregal.

Ante este hecho, y a pedido de los propios vecinos, la Comuna de La Paz anunció que la distribución de las donaciones será a todos por igual.

“Para evitar conflictos, acordamos que la distribución de donaciones se realizará a las 120 familias que viven en el sector”, dijo el subalcalde José Quiroga.

La autoridad municipal reconoció que este hecho no es justo porque “se debería dar preferencia a quienes perdieron todo”. “Hay muchas personas que no tienen las características de damnificados, pero quieren que las donaciones también les lleguen. Son sólo evacuados y no son personas que perdieron sus casas. No hay solidaridad, hay egoísmo. (Ellos piden) que aquellos alimentos que llegaron acá (al campamento Emaverde) se distribuyan entre todos, entre los que han perdido sus casas y los que no”, afirmó.

Esta acción se debe a que alrededor de 30 familias que tenían sus inmuebles en la zona 14 de Septiembre e Inmaculada Concepción recibieron su memorando para retornar a sus casas porque ya tienen alcantarillado y agua potable.

Quiroga sostuvo que analizará caso por caso y concertará con los vecinos que no tienen dónde ir para que se trasladen al campamento de la cancha Fígaro.

“Ojalá podamos consensuar. No puede haber imposición de ningún lado. Arbitrariamente los vecinos trajeron las carpas sin autorización y esta acción puede dificultar los trabajos en el sector”, afirmó.

Una vez que se reduzca el número de damnificados, la Alcaldía de La Paz proyecta la sustitución de las carpas plásticas por casas prefabricadas. Con ellas espera dar mayor comodidad a las familias afectadas que perdieron todo en el deslizamiento y aún no tienen opción de ir a otro lugar.

Pagina siete.