FmBolivia
Radio FmBolivia

Defensoría: Castigos contra los niños son cada vez más crueles

3

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Vanessa (nombre ficticio), una niña de siete años, llegó a la Defensoría de la Niñez con moretones y heridas en todo su cuerpo. La pequeña tenía además varias cicatrices de agresiones anteriores.

“Cuando atendimos este caso, me sentí bastante conmovida. La niña presentaba marcas en todo su cuerpo. El equipo de la Defensoría acudió a su casa, hizo el rescate (de la pequeña) y cuando la vimos, las marcas eran evidentes. Tenía cicatrices en todo el cuerpo, tenía agujeritos en la mano, en el cuello, en los brazos y las piernas”, relató indignada la directora de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia del municipio de La Paz, Jacqueline Llanos.

“La faltaban mechones de cabello y tenía su brazo hinchado”, añadió la autoridad edil. Contó que la pequeña era golpeada por su madre. “La niña veía como un referente de protección al padrastro porque le decía a la madre: ‘no la pegues, no le hagas’”, comentó.

Llanos sostuvo que este fue uno de los casos más extremos que registraron desde hace dos años. Aseguró que la Defensoría de la Niñez identificó que con el tiempo, la violencia contra los niños, niñas y adolescentes “se ha endurecido”.

Los puntapiés, los puñetazos y las sacadas de mechones de cabello son las agresiones más crueles que se registran mayormente. Los agresores son principalmente personas que forman parte del entorno familiar.

“Ahora ya no usan chicote o palo. Ahora los agarran a patadas, a puñetes, los tironean al suelo, los golpean contra la pared y les quitan mechones de cabello”, puntualizó la autoridad edil.

El caso de Vanessa no es el único. Según la directora de la Defensoría edil, la entidad atendió a una niña de cinco años que “recibió una dura agresión de parte de su padrastro”. “Este hombre pateó y golpeó en el suelo a (la pequeña). Ahora este agresor está en la cárcel”, acotó.

Según datos de la Defensoría Municipal de la Niñez de La Paz, durante el primer trimestre de este año se registraron 1.308 denuncias de diferentes formas de violencia. Llanos apuntó que Cotahuma es el macrodistrito donde más casos se reportaron: 238. Le siguen la zona Sur con 206, Max Paredes con 181, San Antonio con 180 y Periférica con 178.

De acuerdo con la institución edil, reportan anualmente un poco más de medio millar de denuncias. Sólo en 2018 se registraron 6.744 casos de violencia, es decir que en promedio se reportan 18 casos por día. “Obviamente estos casos son los más visibles, pero seguramente hay más casos que no se hacen eco”, recalcó.

Llanos dijo que por eso, a inicio del mes del niño, se trabaja para sensibilizar a la población a partir de la muestra de 620 pares de calzados, que representan casi el 10% del total de los casos de violencia. “En cada zapatito colocamos las historias que viven y sufren los niños o adolescentes en sus hogares”, añadió.

De acuerdo con los datos de la Defensoría, los tipos de la violencia más comunes son: la psicológica, física y económica (falta de pago de la asistencia familiar). En el caso de los adolescentes, es el consumo de alcohol.

Tanto varones como mujeres sufren violencia psicológica y falta de pago de asistencia familiar, según la Defensoría. En el caso de violencia física y sexual, las mujeres son las principales víctimas. “La edad a la que más afecta es entre los siete hasta los 17 años”, puntualizó Llanos.

Se informó que respecto a los casos de violencia física, siempre existe una relación de poder entre madre e hijo, padre e hijo, profesor y estudiante. “Lastimosamente esta forma de violencia busca causar daño y a veces terminar con la vida de un ser humano”.

Según un análisis de la Defensoría al círculo cercano a los niños, se evidenció que el padre y la madre son los que más generan vulneración de derechos por omisión, ya que no dan asistencia familiar o por negligencia, ya que no cuidan debidamente a sus hijos. Por ejemplo, en muchos casos, dejan solos o encierran a los pequeños por consumir bebidas alcohólicas o realizar otras actividades.

También se presentan casos “por acción pensada”, como golpes, insultos, abandono físico y emocional, violación e infanticidio. “Es una acción pensada y buscada para querer hacer daño a otro ser humano”.

Los casos que indignaron a los bolivianos

Infanticidio La justicia dictó detención preventiva en la cárcel de Palmasola a la madre de 21 años, acusada de ahogar en una bañera a su niña de un año y tres meses. La mujer también es imputada por el intento de homicidio contra su hijo de cinco años, quien logró sobrevivir a la misma agresión. El hecho se registró el 7 de abril, en la comunidad Limoncito de Santa Cruz.
Abandono El lunes, una bebé recién nacida fue abandonada en una bolsa negra que estaba colgada en una puerta en El Alto. El jefe de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia del municipio alteño, Harry Suaznábar, reportó que la infante “fue remitida a un hospital para evaluar su estado de salud”. Días después, las autoridades encontraron a la mujer, quien ayer fue enviada a la cárcel.

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas