FmBolivia
Radio FmBolivia

PGE: endeudamiento, gastos y déficit preocupan a los expertos

21

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

El riesgo de sobreendeudamiento, el elevado déficit fiscal, gasto corriente y empresas estatales son los temas que preocupan a los expertos del Presupuesto General del Estado (PGE) 2022.

En el proyecto de PGE se prevé la emisión de bonos soberanos por 2.000 millones de dólares, proyecta una recaudación de 50.470 millones de bolivianos, pero el gasto en sueldos, salarios, aportes a seguridad social y beneficios sociales llegará a 51.504 millones de bolivianos.

El gasto para sueldos y salarios será de 45.235 millones de bolivianos. Lo cual representa el 19,2% del presupuesto del próximo año, que es de 235.090 millones de bolivianos. Esta partida se incrementará en 4,7% con relación a este año.

La Fundación Milenio observa que la previsión del financiamiento externo está estimada en 36.649 millones de bolivianos (5.342 millones de dólares), de los cuales casi 14.000 millones serían obtenidos con la emisión de bonos soberanos.

“Si esta meta se cumple, se alcanzarían los límites recomendados de endeudamiento sobre el PIB (40%), lo cual dejaría a Bolivia sin márgenes suficientes para una expansión económica de mediano y largo plazo”, advierte la fundación.

Añade que otras fuentes de financiamiento son los créditos del BCB y las captaciones del TGN en el mercado interno de valores. Esta última ha sido muy importante durante el año que concluye, ya que han superado, a la fecha, los 12.000 millones de bolivianos (la cifra más alta de la historia), obtenida principalmente de las AFP.

“Desde luego, los créditos del BCB representan una forma de financiamiento inorgánico, que tiene impactos directos y negativos sobre la estabilidad macroeconómica”, puntualiza.

Milenio también indica que el déficit fiscal continúa siendo extremamente elevado y no hay señales de que se quiera ajustar el excesivo gasto público.

“Si bien el endeudamiento externo es relevante, el PGE descansa sobre todo en las recaudaciones y el endeudamiento interno, lo que lleva a la discusión sobre la carga tributaria y las obligaciones que recaen en un reducido número de contribuyentes De continuar esta senda de financiamiento, los equilibrios macroeconómicos podrían verse afectados”, alerta Milenio.

El analista de la Fundación Jubileo René Martínez sostuvo que la emisión de bonos ya estaba programada este año y no se concretó porque con las calificaciones de riesgo que tiene el país es más difícil y costoso acceder a este tipo de financiamiento y en condiciones favorables.

Añadió que se debería evaluar si al país le conviene seguir endeudándose, si se tiene ya montos elevados de obligaciones y en un contexto con elevado déficit fiscal, desequilibrios y descenso de las reservas internacionales netas (RIN).

Tampoco es sostenible, dijo, que se siga apostando con mayor inyección de recursos a las empresas estatales, si es que esto es a costa de mayor endeudamiento externo.

Según los datos del proyecto de PGE, estas compañías públicas tendrán un presupuesto de 78.423 millones de bolivianos.

El economista Rolando Morales opinó que el Gobierno debe prestar una mayor atención al desempeño de las empresas públicas porque muchas andan mal y necesitan de un manejo más gerencial. “No sólo es un problema de administración, sino institucional, las empresas dependen de algún ministerio, eso no está bien, los empleados del sector público no necesariamente tienen capacidad gerencial, se necesita otra estructura como antes con la Corporación Boliviana de Fomento”, precisó. Añadió que las empresas no pueden seguir así porque están a la “mano de Dios” y sus resultados son preocupantes y el temor es que si se les sigue inyectando dinero y están mal manejadas, se cometerá un error.

Morales también considera que si bien el déficit fiscal es elevado, este es un problema de todos los países por los efectos de la pandemia y será posible financiarlo con créditos.

El viceministro de Presupuesto, Zenón Mamani, aclaró que ninguna empresa estatal en este momento se encuentra subvencionada por el Estado.

“Ninguna empresa pública se subvenciona, éstas deben generar utilidades y garantizar sus operaciones y un ejemplo es Boltur, como no tenía capacidad de generar ingresos se la cerró, no podemos mantener empresas deficitarias, el resto sí deben generar utilidad operativa, producto de mayor inversión pueden generar pérdida, pero a la fecha todas se han reactivado y generan mayores ingresos”, aclaró en Radio Fides.

El economista Antonio Saravia señaló en un artículo de opinión que el 40% de los recursos que gastará el Gobierno el próximo año viene de financiamiento interno o externo.

Esto significa créditos de organismos multilaterales, préstamos del Banco Central, venta de bonos a las AFP y plata no usada de la gestión pasada.

“En suma, el Gobierno piensa gastar un 40% más de lo que generará como ingresos el próximo año. El segundo componente del financiamiento es ingresos de operación (23%) y el tercero es impuestos que paga el ciudadano y las empresas de a pie como el IVA, IT (18%)”, subrayó.

Añadió que las rentas petroleras (IDH e IEHD) representan solo el 3% de los ingresos. “El gobierno elefantiásico no se financia mayormente con venta de gas, sino con deuda y nuestros impuestos. Considerando además que solo el 30% de la economía es formal y paga impuestos, el baile lo está pagando un segmento muy chico de la población nacional”, cuestionó.

Montenegro: Los niveles de endeudamiento son sostenibles

La deuda pública del país alcanza el 31% del Producto Interno Bruto (PIB) y se encuentra en los umbrales de sostenibilidad internacionales, aseguró anoche el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, en la discusión del Presupuesto General del Estado (PGE) 2022 en la Cámara Baja.

“Japón está con 200%, Estados Unidos 100% del PIB, Bolivia 31% y en los países de la región entre 40% a 45%. El manejo de la deuda pública está en umbrales de sostenibilidad de los organismos internacionales”, precisó la autoridad.

El pleno de la Cámara de Diputados comenzó anoche el debate del proyecto de PGE 2022. Hasta el cierre de esta edición (0:30) seguía el análisis. Los legisladores escucharon en primera instancia la presentación de las principales variables del PGE del ministro de Economía.

Luego continuaron las consultas de los legisladores que estuvieron centradas en críticas al elevado déficit fiscal, al financiamiento a las empresas estatales, el endeudamiento y el tipo de cambio.

El PGE agregado llega a 304.045 millones de bolivianos, mientras que el consolidado llega a 235.090 millones de bolivianos para 2022.

Prevé una tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 5,1%, una inversión pública de 5.015 millones de dólares. También proyecta una tasa de inflación de 3,4%; un déficit fiscal de 8% del PIB para el siguiente año.

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas