Maria Pincker: En enero ya tendremos un plan para salvar la Chiquitania

7

La comisión del Gobierno boliviano que participa en la Cumbre Mundial del Clima COP25 (Madrid) informó que en enero del próximo año estará listo el plan de trabajo para salvar la Chiquitania. Bolivia tiene previsto exponer en el evento de Madrid detalles del daño causado por el mayor incendio en esa región cruceña y conseguir apoyo.

Desde Madrid, en contacto con Página Siete, la ministra de Medio Ambiente y Agua, María Elva Pincker, informó que presentará un plan a la COP25 y hasta el 10 de enero habrá toda una recopilación de las acciones a seguir por la Chiquitania. “Hemos traído un plan del ministerio. La Gobernación tenía otro plan. El lunes 16 de diciembre nos reuniremos en un foro, en Santa Cruz, para hacer un plan de acción con 10 mesas de trabajo sobre las tareas a realizar. En base a eso, hasta el 10 de enero tendremos la recopilación de lo que vamos a ejecutar”, adelantó.

La Ministra de Medio Ambiente explicó que uno de los problemas más serios que enfrentó el país con respecto al cambio climático fue el incendio de la Chiquitania, el Cerrado, Pantanal y Chaco. “Hemos tenido una quema de más de cinco millones de hectáreas y durante todos esos días del incendio generamos 540 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), mucho más de lo que se pensaba”, informó.

Ante esta situación, enfatizó que el reto de Bolivia es recuperar el bosque seco chiquitano. “Hicimos esta visita para que nos puedan ayudar en la reconstrucción de la Chiquitania y que de aquí en adelante veamos todos los compromisos que tenemos para poder asumirlos”. Garantizó que el gobierno transitorio, durante estos meses, realizará todas las tareas posibles para trabajar por el bosque.

En la COP24 Bolivia se comprometió a alcanzar una cobertura boscosa de 54 millones de hectáreas hasta el año 2030. Según indicó la abogada y concejala paceña Cecilia Chacón, con esa propuesta se dio a entender que se deforestarían 3,3 millones de hectáreas.

“No obstante, en los incendios forestales, sólo este año deforestamos unos cinco millones de hectáreas. Dicho de otro modo, Bolivia está cada vez más lejos de cumplir los compromisos asumidos voluntariamente en el Acuerdo de París”, escribió en un artículo de opinión.

Para Pablo Solón, activista sobre medioambiente, las posiciones de los países en la COP25 no auguran algo bueno. “Los augurios no son buenos, todos esperamos que los países puedan bajar las emisiones de gases de efecto invernadero, pero hasta el día de hoy no hay signo que demuestre que haya reducciones ambiciosas”, declaró a RTP.

Ante la pregunta sobre las promesas incumplidas en la COP, Ruth Alípaz, representante de la nación Uchupiamona, enfatizó sobre el “doble discurso” del gobierno anterior. “Las políticas económicas extractivistas contribuyen al calentamiento global (…). La puesta en riesgo de poblaciones de hermanas indígenas en aislamiento voluntario con exploraciones petroleras en Madre de Dios” lamentó.

Punto de vista
Ruth Alipaz Representante uchupiamona

“Preocupan acuerdos con empresarios”

El nuevo reto del gobierno de transición es que nos conduzca a unas elecciones transparentes.

Nos preocupa que se van pactando ciertos acuerdos con sectores de poder, en concreto con el empresariado del agronegocio cruceño, para reforestar la Chiquitania, y que algunas autoridades designadas sigan la línea de continuar con políticas extractivistas. Estos son indicadores de que no habrá muchos cambios para nosotros los pueblos indígenas

Por otro lado, en el ámbito de la democracia, el reto para el país es cumplir la CPE para que desde políticas gubernamentales se puedan desarrollar cambios estructurales y recuperar la institucionalidad, que la población tenga confianza en el nuevo gobierno, que se redireccionen las políticas económicas para que éstas sean plurales e inclusivas. Por ejemplo, en el caso de los pueblos indígenas, desde los territorios, dar oportunidades para crear nuevas formas de economía, tomando en cuenta a la población joven para reactivar la misma.

Se espera que los nuevos gobiernos sean capaces de escuchar propuestas de verdaderos planes de vida, versus la política desarrollista y progresista que nos lleva a la crisis social.

Pagina Siete.