Bolivia entra al grupo de países de “desarrollo humano alto”

3

Bolivia ingresó por primera vez al grupo de países de “desarrollo humano alto”, según el último informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) 2019, que en su medición combina ingresos, esperanza de vida y educación. Pese a esto, aún ocupa el penúltimo lugar de Sudamérica, después de Guyana.

De acuerdo con el Informe sobre Desarrollo Humano 2019: Más allá del ingreso, más allá de los promedios, más allá del presente: desigualdades del desarrollo humano en el siglo XXI, basado en datos de 2018, Bolivia alcanzó por primera vez ese rango (desarrollo humano alto) desde 2000, cuando se inició el cálculo, al obtener un Índice de Desarrollo Humano (IDH) de 0,703, puntaje que lo sitúa en el puesto 114 de 189 países estudiados.

Así, Bolivia subió cuatro puestos en comparación con el informe Índices e Indicadores de Desarrollo Humano: Actualización Estadística de 2018, con base en datos de 2017, cuando ocupó el puesto 118 con un IDH de 0,693.

Entre los países de América Latina y el Caribe los mejor ubicados son Chile, en el puesto 42, con un IDH de (0,847), Argentina (48), Barbados (56), Uruguay (57) y Bahamas (60), que son considerados por el PNUD como naciones con “desarrollo humano muy alto”, al igual que la mayoría de los europeos.

Les siguen Panamá (67), Costa Rica (68), Cuba (72), San Cristóbal y Nieves (73), Antigua y Barbuda (74), México (76), Granada (78), Brasil y Colombia empatados en el 79; Perú (82), Ecuador (85), República Dominicana y Santa Lucía, las dos en el 89, y San Vicente y las Granadinas (94), que forman parte de los países con “desarrollo humano alto”.

En ese grupo están también Venezuela y Jamaica, que comparten el lugar 96, así como Dominica, Paraguay y Surinam, en el 98; Belice (103), Bolivia (114), Guyana (123), El Salvador (124), Guatemala y Nicaragua igualados en el puesto 126, y Honduras (132). El único país de la región latinoamericana que aparece entre los de “desarrollo humano bajo” es Haití, que ocupa el puesto 169 y un IDH de 0,503.

¿Por qué Bolivia mejoró?

Según el informe, Bolivia mejoró en varios componentes de los cuales son estudiados por el PNUD. Por ejemplo, la esperanza de vida al nacer subió entre 2000 y 2018, en 8,7 años.

En ese mismo periodo, los años esperados de escolaridad ascendieron en 0,3 años y los años promedio de escolaridad en 1,6 años. Asimismo, el ingreso nacional bruto (INB) per cápita o por persona ( del 2011) aumentó en aproximadamente 60%.

Con esos datos, dice el PNUD, “se muestra un desempeño positivo y sostenido del desarrollo humano en el tiempo debido, fundamentalmente, a las mejoras en los ingresos y en la esperanza de vida al nacer. Sin embargo, al ajustar el IDH por desigualdad, el país pierde 24,2% de progreso en desarrollo humano y su valor desciende a 0,533”.

De acuerdo con el informe, el componente con mayor pérdida por el ajuste a la desigualdad es el ingreso (29,7%), lo que significa que a pesar del alto crecimiento económico del país con respecto a su PIB (4,9% de crecimiento anual en promedio en los últimos 10 años), los ingresos derivados no se han podido distribuir de una manera más equitativa entre la población.

Por ello, aún persisten desigualdades significativas por área geográfica, condición étnica, género y estrato socio-económico.

El PNUD indica que en 2018, en el área rural el 54% estaba en situación de pobreza moderada y el 33,4% de pobreza extrema. En tanto en el área urbana, el 26% en pobreza moderada y el 7,2% en pobreza extrema.

Con el informe se demuestra que aún hay brechas significativas en desarrollo humano de Bolivia.

Datos negativos

PNUD El informe plantea la creciente generación de nuevas desigualdades en torno a la educación, tecnología y cambio climático, áreas desde las que se podrían desencadenar nuevas divergencias en la sociedad no vistas desde la Revolución Industrial, dejando por detrás a personas y países.
Violencia Mientras el silencio por la violencia y abuso hacia las mujeres se está rompiendo, aún no ha pasado lo mismo con el techo de cristal que evita su progreso.

Punto de vista
cECILIA rEQUENA Analista

Hay brechas de desigualdad

Ocurre que las características de los promedios pueden arrojar imágenes muy distorsionadas, especialmente cuando hay brechas de desigualdad que son acentuadas. Es una de las correcciones destacadas y desarrolladas por el informe. El punto es que “al ajustar el nivel de IDH por desigualdad, el país pierde 24,2% de progreso en desarrollo humano y su valor desciende a 0,533”. Si el análisis se complejiza con la volatilidad de los ingresos de la enorme mayoría de la población boliviana, dada su dependencia estructural e histórica de shocks externos de precios de materias primas, o con el hecho de que buena parte del crecimiento del PIB se sustentó en la ampliación de la devastación ambiental propia del patrón extractivista de “desarrollo”, o con que fue logrado a costa de desbalances en factores clave de la macroeconomía, que empiezan a evidenciarse, se concluye que la realidad es menos halagüeña.

Pagina Siete.