Incendio en Chiquitania dio viraje a campaña electoral

13

A 40 días de las elecciones presidenciales, la campaña electoral, en especial de los partidos políticos cuyos candidatos están en los primeros lugares de preferencia, dio un viraje inesperado porque el tema de principal atención y preocupación desde hace un mes son los incendios en la Chiquitania que aún no son controlados.

Los llamados de emergencia y los pedidos de que el Gobierno declare desastre nacional por los incendios en la Chiquitania obligaron el domingo 18 de agosto, al presidente y candidato del MAS, Evo Morales, a suspender sus actividades electorales, quien, después de una caravana ciclística en Cochabamba, anunciaba la conformación de un gabinete medioambiental para apagar los focos de calor que hasta esa fecha habían consumidos cientos de miles de hectáreas.

Sin embargo, la presencia de los ministros y las Fuerzas Armadas no fue suficiente. Días después anunciaron la llegada del avión cisterna estadounidense Súpertanker y aseguraron que con él, todos los focos de calor se controlarían.

El hecho tampoco fue suficiente y, mientras tanto, empezaron a trasladarse grupos de bomberos voluntarios hasta distintos sectores de la Chiquitania y empezaban a llegar reportes entre fotografías y videos que relataban la pesadilla de un infierno en la tierra con las principales víctimas, cientos de miles de especies de animales que murieron calcinados por el fuego y hasta la fecha, tres hombres perdieron la vida tratando de apagar el fuego.

La tragedia de quienes vivían tratando de apagar ese infierno no daba tregua a los lamentos. Mientras en las capitales de las principales ciudades del país se realizaban marchas de protesta hasta los días domingo, exigiendo que se declare desastre nacional y se pida ayuda internacional, el Gobierno no oía los pedidos.

Mientras, los candidatos empezaban las campañas de recolección de insumos, víveres, vituallas y todo lo que hacía falta en la Chiquitanía, el Presidente-candidato del MAS llegaba hasta un lugar de la tragedia vestido con un overol azul y provisto de un extinguidor doméstico y un séquito de camarógrafos y fotógrafos para apagar un foco de calor.

El hecho fue destacado por los oficialistas, la oposición lanzó duras críticas afirmando que el Gobierno utiliza la tragedia para hacer campaña electoral.